Martes, 18 Junio 2019

Presidente del COM Pontevedra, Dr. Campos Villarino: “Atención Primaria, ¿y ahora qué?”

Presidente del COM Pontevedra, Dr. Campos Villarino: “Atención Primaria, ¿y ahora qué?”

Análisis

El presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra, Dr. Luis Campos Villarino, ha difundido una carta abierta sobre la compleja situación que vive la Atención Primaria en Vigo, al tiempo que subraya el compromiso profesional de sus médicos, de su espíritu de trabajo y colaboración, de su capacidad de diálogo, de su afán por conseguir una asistencia sanitaria pública, gratuita y universal basada en la excelencia, de su absoluta dedicación a atender las necesidades de salud de la ciudadanía y de su lealtad para con la Administración

Pontevedra 24/05/2019 medicosypacientes.com

Presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra, Dr. Campos Villarino.

Dr. Luis Campos Villarino, presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra
 
Nada responde mejor a la realidad que la tan manida frase de que “a los médicos no nos gusta hacer huelga” y ciertamente es así, ya que en la propia filosofía de la profesión subyace el compromiso de que la salud y la vida de los enfermos son nuestras primeras preocupaciones.
 
Pero es verdad que desde la adaptación en 1.948 en la convención de Ginebra del juramento hipocrático, ha habido en la Sociedad muchos y profundos cambios que, con diferentes perspectivas, han modificado el escenario de la práctica profesional del médico transformando la relación médico-paciente desde un enfoque tradicional, hacia un modelo más intervenido por las Administraciones Públicas, en el caso del Sistema Nacional de Salud; respecto a si este cambio ha sido o no positivo, el futuro dictará su veredicto.
 
La situación de la Atención Primaria en el área de la EOXI de Vigo es límite y el deterioro general en nuestra Comunidad patente. Para nosotros como Colegio, no cabe la menor duda que el deber de esta situación es responsabilidad de los gestores sanitarios, quienes no han querido o sabido ver un problema que a modo de iceberg ha ido emergiendo en el tiempo, en la atención sanitaria pública de Galicia.
 
Es fácil, como discurso simple, acusar a los profesionales de estar “deslegitimados” como interlocutores, por no ser “partícipes” en los foros creados para abordar la problemática de la Atención Primaria, o decir que han rechazado los canales de diálogo con el SERGAS. Pero esas afirmaciones no se corresponden con la verdad y no hay más que tirar de los archivos o la hemeroteca para echarlas por tierra.
 
Recordar a quienes tienen frágil memoria que los “grupos de traballo”, creados para debatir la problemática de la Atención Primaria, lo fueron a iniciativa del SERGAS y los Colegios y que en febrero de 2016 se realizó la primera convocatoria de reunión; dichos grupos constituidos por el SERGAS, las Sociedades Científicas de Atención Primaria y los Colegios de Médicos, se articularon en 4 mesas “área de xestión de actividades das consultas”, “área de relación con atención hospitalaria”, “área de xestión de recursos humanos” y “área de formación y docencia”; siendo coordinados por responsables del SERGAS. En enero de 2017, y ante la falta de avances significativos en la mejora de las condiciones para el ejercicio profesional de los compañeros de Atención Primaria, el Colegio de Médicos de Pontevedra abandonó dichos grupos, si bien más tarde, en junio de 2017, el Consello Galego de Colexios de Médicos dio traslado del documento de conclusiones finales a la Consellería. ¿Qué se hizo entonces? pues muy poco o nada, y ello contribuyó a cronificar una situación de deterioro, ya conocido, que desembocó en las recientes protestas de los profesionales.
 
¿Es coherente entonces, trasladar ahora a los medios que los profesionales de la Atención Primaria están deslegitimados por no ser partícipes de los foros y que han rechazado los canales de diálogo con el SERGAS? Nada más lejos de la realidad salvo para quienes persisten en su contumaz falacia.
  
Que no dude nunca el SERGAS del compromiso profesional de sus médicos, de su espíritu de trabajo y colaboración, de su capacidad de diálogo, de su afán por conseguir una asistencia sanitaria pública, gratuita y universal basada en la excelencia, de su absoluta dedicación a atender las necesidades de salud de la ciudadanía y de su lealtad para con la Administración; los médicos vivimos por y para los pacientes y quienes no quieran ver, como gestores de la sanidad, que esa es nuestra premisa fundamental y no la de generar “agravios”, que se dediquen a otra cosa.