Domingo, 26 Mayo 2019

Dr. Miguel Ángel Cuervo: "El compromiso paliativo"

Dr. Miguel Ángel Cuervo: "El compromiso paliativo"

Artículo

Dr. Miguel Ángel Cuervo, Médico Internista. Equipo de Cuidados Paliativos de Badajoz y director de la Revista Medicina Paliativa hace un recorrido en este artículo por el tratamiento e interés por parte de los políticos en los cuidados paliativos. Entre otros aspectos le llama la atención llama la atención  "el maridaje erróneo que utilizan prácticamente todos para hablar de cuidados paliativos y eutanasia". Además, observa que "un escenario muy pobre" el que ofrecen los gestores "parar una situación tan compleja"

Badajoz 06/07/2016 medicosypacientes.com
“Más de la mitad de los pacientes españoles que se podrían beneficiar de una atención paliativa de calidad, no tienen acceso a recursos específicos”. “Cada semana 1000 enfermos españoles con patología crónica avanzada mueren con un sufrimiento que podría ser evitable”. Estas cifras, a todas luces intolerables, fueron recientemente reveladas por el hasta entonces Presidente de la SECPAL, D. Alvaro Gándara del castillo.
 
España, que ocupa el cuarto puesto en el ranking de potencias europeas, se ve relegada, año tras años a posiciones no concordantes en materia paliativa. Por primera vez, según el estudio del Dr Centeno (universidad de Navarra) presentado en el Congreso Europeo de Cuidados Paliativos-2016, nuestro país no figura entre los 10 primeros países que más invierten en recursos paliativos.
 
Si usted tuviera una enfermedad cardíaca compleja, ¿quién le gustaría que le atendiera: El cardiólogo o sólo el médico de familia?. Si a mí me formularan esa pregunta, yo contestaría: los dos. 
 
¿Y qué ocurre con la situación más compleja a la que se puede enfrentar el ser humano, cuando la curación no es posible? Pues dependiendo del lugar de España donde haya nacido sufrirá más o menos, con lo que una vez más la equidad se vuelve a vulnerar.
 
Pero es más, en España no existe una especialidad de Medicina Paliativa, y no será porque la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) no lo viene demandando desde hace más de 7 años, con las buenas palabras de los  representantes de los diferentes ministerios de Sanidad y la nula puesta en práctica de los mismos. Esa ansiada área de capacitación específica, que en los países de nuestro entorno se está convirtiendo en normal, aquí, en mi querida España, sigue siendo una quimera.
 
Podría seguir esgrimiendo argumentos que pintan el escaso compromiso de nuestros políticos, y es que parece que interesa más elucubrar sobre “Eutanasia sí, Eutanasia no, o Leyes de muerte Digna”,  que por lo que de verdad interesa: Implementar programas de cuidados paliativos que ayuden a minimizar el sufrimiento.
 
Es rara la semana que en algún medio de comunicación, a raíz de algún caso excepcional, no se intente reabrir el debate sobre la despenalización de la Eutanasia. Pero a pesar del esfuerzo que se viene llevando a cabo desde SECPAL, la Organización Médica Colegial o la Asociación Europea de Cuidados Paliativos (EAPC), ni nosotros mismos los médicos tenemos claro el concepto, y se escuchan cosas tan raras como Eutanasia Pasiva o Activa, directa o indirecta, voluntaria, involuntaria…, que entendíamos superadas desde hace varios años.
 
Le preguntaba, antes del 26 de junio a un amigo mío (político extremeño), que si estaba a favor de la eutanasia, a lo que me respondió categóricamente que SI. A continuación y por la confianza que me une le pedí que me definiera el concepto de Eutanasia. Lo que me contestó fue algo parecido a la sedación y a la adecuación del esfuerzo terapéutico.
Insistí: Si tú padecieras una enfermedad terminal que te generara sufrimiento, aunque me solicitaras adelantar la muerte, ¿qué preferirías : Opción A: Intentar aliviar el sufrimiento, y si fuera difícil que te vieran también expertos en cuidados paliativos. Opción B; Alguna medida para acortar la vida? Hombre, Miguel Ángel, siempre empezaría por la A, 
 
Es más, solo dos enfermos de más de  5000 que he tenido el privilegio de atender al final de la vida, han solicitado la eutanasia.
 
Hace pocas semanas en el Diario Regional Hoy de Extremadura, me atreví a pedir el voto para aquellos partidos políticos que velasen por la atención de nuestros enfermos con patología terminal. Espero que no haya unas terceras elecciones, pero quería resumir las medidas que plantean nuestros principales partidos políticos, para poder actuar en consecuencia, y así poder exigir su compromiso.
 
Lo primero que llama la atención prácticamente en todos, es el maridaje erróneo que utilizan para hablar de cuidados paliativos y eutanasia.
 
El Partido Popular, en el capítulo de Eutanasia comenta: “No estamos a favor de la eutanasia”, aunque creen que la regulación actual es “correcta”, a su juicio la eutanasia es un asunto clínico y no político: “Aquí no tienen que entrar los políticos, es algo clínico. Deben decidirlo los médicos, ellos son quienes deben decidir qué proceso se debe seguir”.
 
El  PSOE se compromete a "promulgar una Ley de Muerte Digna y de cuidados paliativos" al tiempo que abrirán el "debate sobre la eutanasia" si hay un "consenso" al respecto. Sin embargo, no especifican cómo sería esa legislación.
 
La formación UNIDOS-PODEMOS  pretende  aprobar una ley que permita "la libre disposición de la propia vida". Igualmente, promete derogar el apartado 4 del artículo 143 del Código Penal, el cual pena con cárcel la cooperación activa con "actos necesarios y directos a la muerte de otro".
 
Por último, Ciudadanos apuesta por una Ley para la Muerte Digna que ayude a las personas a "evitar el sufrimiento en caso de enfermedad no tratable con consecuencia irreversible de muerte".
 
Este es el escenario, en mi opinión muy pobre, que nos ofrecen nuestros gestores parar una situación tan compleja, que genera tanto sufrimiento  y a la que una de cada tres personas nos veremos abocados.  
 
En un reciente informe (Cariotipo)  sobre la campaña electoral en las redes sociales, y en materia de sanidad se muestra que en la pasada campaña electoral no hubo una sola referencia en redes sociales por parte de los partidos políticos a la obligada mejora de los cuidados paliativos y la atención al final de la vida. ¿Desconocimiento? ¿Desinterés? ¿Falta de compromiso? ¿No están bien asesorados?...
 
Y vuelvo a pedirles, como lo hice a los familiares de mis enfermos (más de 5000) que exijan el compromiso de implementar medidas para aliviar el sufrimiento al final de la vida. Creo que una vez tengamos una cobertura del 100 % de programas de cuidados paliativos bien dotados, es cuando podemos empezar a  hablar, si a lugar,  de una posible despenalización de la Eutanasia o el Suicidio Médicamente Asistido, no antes.