Martes, 2 Junio 2020

Dr. Juan José Torres: “La maldición de la tropa española. La historia se repite”

Dr. Juan José Torres: “La maldición de la tropa española. La historia se repite”

Blog AP25

El Dr. Juan José Torres, vocal de Atención Primaria del Colegio de Médicos de Badajoz, analiza en este artículo opinión la situación de los profesionales sanitarios afectados por coronavirus en España

Madrid 31/03/2020 medicosypacientes.com
Dr. Juan José Torres, vocal de Atención Primaria del Colegio de Médicos de Badajoz
 
El verano de 1921 alrededor de trece mil soldados españoles fueron masacrados por los rebeldes rifeños liderados por Abd El-Krim. El episodio despertó la indignación de la opinión pública.
 
Las crónicas del momento describen la equitación de la tropa en los siguientes términos: “En alpargatas. Calzados con unas rudimentarias abarcas, inadecuadas para moverse por aquel accidentado terreno, equipados con unos fusiles obsoletos y defectuosos, y mandados por unos oficiales más pendientes de encadenar permisos que de la guerra que estaban librando, los soldados españoles combaten la sed y la tensión en blocaos situados a pleno sol acechados por los guerreros nativos que desde los cerros colindantes contemplan la absurda operación hispana esperando su momento”
 
Un siglo después, la historia se repite y vemos cómo los dirigentes de nuestro país equipan a su ejército de sanitarios con medios insuficientes, obsoletos y defectuosos para luchar contra un enemigo mortal, que les obliga a confeccionar medios caseros de autodefensa para protegerse ante la inoperancia de sus gestores. Esto ha ocasionado hasta la fecha más de 12.298 profesionales sanitarios afectados por Coronavirus con cinco médicos y una enfermera fallecidos.
 
Esto puede interpretarse como la maldición de la tropa española, en este caso de un ejército de sanitarios, dirigidos por gestores que están recogiendo las consecuencias de diez años de recortes para cuadrar cuentas intervenidas que han roto las costuras del sistema. Diez años de maltrato a profesionales que se han esforzado en zurcir esas costuras con dedicación vocacional y entrega. 
 
Solo nos queda la esperanza de doblar la curva epidémica con las menos bajas posibles. 
 
Cuando has perdido la fe en tus dirigentes solo te mantiene en pie el compromiso hipocrático y los aplausos de las ocho de la tarde de un país que se desangra a diario con centenares de cadáveres.