Domingo, 24 Enero 2021

Dr. Esteban Sanmartín. “Longitudinalidad”

Dr. Esteban Sanmartín. “Longitudinalidad”

Blog AP25

El Dr. Esteban Sanmartín Sánchez, vocal de Atención Primaria Rural en el Colegio de Médicos de Huesca, explica, en este artículo de opinión publicado en el Blog AP25, la importancia de la longitudinalidad en Atención Primaria, entendida esta como “la relación personal que se establece a lo largo del tiempo entre el médico y los pacientes de una consulta”

Madrid 08/01/2021 medicosypacientes.com
Dr. Esteban Sanmartín Sánchez, vocal de Atención Primaria Rural en el Colegio de Médicos de Huesca
 
“La longitudinalidad es la relación personal que se establece a lo largo del tiempo entre el médico y los pacientes de una consulta (Starfield)”.
 
“Esta relación aporta a ambas partes un conocimiento mutuo que reduce la incertidumbre, genera satisfacción y confianza, mejora los resultados de la atención y alarga la vida.
Aunque puede darse en otros ámbitos, la longitudinalidad es uno de los atributos esenciales de la AP”. (1)
 
Desde el 14 de marzo con el inicio del confinamiento y el cierre de los consultorios locales se viene hablando de la muerte de la Atención Primaria (A.P.), lo cierto es que si no muerta si herida, pero de toda crisis hay que sacar beneficios.
 
Nuestro sistema sanitario considerado “uno de los mejores del mundo” ha sido tocado en su línea de flotación y ha estado a punto de hundirse. Las causas han sido múltiples, en primer lugar, el desconocimiento a lo que nos estábamos enfrentando y la falta de equipamiento necesario, por otra parte como ya veníamos anunciando, en “A.P. 25”, la falta de profesionales en todas las especialidades y más todavía en A.P. No digamos nada de la falta de un departamento de Salud Pública Nacional que seguimos echando en falta.
 
Como comentaba anteriormente hemos encontrado nuestros puntos débiles a los que tenemos que añadir el fiasco de las comunicaciones con los centros de salud, centralitas saturadas por las llamadas dando la sensación de no responder a los teléfonos con el consiguiente mosqueo de los usuarios. Por otra parte, las tele-consultas aumentaban todavía más el bloqueo de las comunicaciones.
 
Las “consultas a demanda no presencial” se han colado en nuestro quehacer diario de golpe, sin preparación previa, ni por nuestra parte ni la de nuestros pacientes, en ocasiones parece peligrar la relación médico paciente.
 
Por todo lo anteriormente expuesto ha cundido el desánimo entre los profesionales sanitarios y aumentado la agresividad de los usuarios que se sienten desatendidos sin que las autoridades sanitarias den explicaciones al respecto.
Al desánimo de los profesionales se suma el aumento de la carga de trabajo que conlleva el sumar a la consulta diaria el rastreo y seguimiento de casos COVID.
 
Cada día en los centros de salud oigo las quejas, con razón, de mis compañeros y el desánimo en el que estamos cayendo.
Conforme pasan los días, semanas y meses de pandemia me voy acoplando y encontrándome mejor, he encontrado un sentido a mi trabajo, en abril escribí unas reflexiones sobre la desescalada en los Centros de Salud, desde entonces comenzamos a la consulta casi normal de crónicos y a demanda con las debidas
precauciones. Ha llegado “la consulta a demanda no presencial” y poco a poco me he ido sintiendo más a gusto, más útil, y buscando las razones creo que las he encontrado. La razón principal es que estoy trabajando sobre una comunidad que me es cercana, es mi comunidad, son mis vecinos y amigos, llevo trabajando para ellos desde hace 40 años, se dice pronto…La razón pues es la LONGITUDINALIDAD.
 
La longitudinalidad de la asistencia prestada me da una visión más certera de los problemas, mejora mi manejo de la incertidumbre, casi reconozco el estado de salud y la urgencia, según el tono de la voz, al teléfono, de mis pacientes. Ellos también saben quién es el que responde al otro lado y se sienten mejor, más confiados.
 
No debemos confundir longitudinalidad con continuidad, esta última está conseguida con instrumentos como la historia clínica, es mas de nuestro tiempo. Como me comenta José Luis, (un compañero de Centro de Salud), la longitudinalidad parece más de antes, es más emotiva más costosa, difícil…penosa. Es como el matrimonio para toda la vida, como el empleado de banca que no nos pedía el carnet de identidad, no lo necesitaba. (2)
 
La penosidad (ruralidad, aislamiento, dispersión, zonas desfavorecidas o marginales, etc.) produce elevada rotación que anula la longitudinalidad. Por lo tanto, también hay que incentivar esta penosidad (3) con un complemento salarial, y/o con otro tipo de soluciones como mejorar la carrera profesional, rotaciones en otras zonas, aumento de vacaciones, becas para nuestros hijos, etc...
 
Hemos comentado muchas veces la falta de profesionales sanitarios, las causas, el abandono del medio Rural, pero no debemos de olvidarnos de favorecer la permanencia en los centros de trabajo, con ello mejoramos la calidad de la asistencia y hace nuestro trabajo más agradable. Aumentemos la longitudinalidad de nuestra asistencia.
Cuidaros mucho, un abrazo
 
Bibliografía
 
-Jesus Palacio Lapuente , ( A.M.F.)(1)
 
-Juan Simó Miñana — Pamplona 29 Ene, 2019 (ACTA SANITARIA) (3)
 
- José luis Pérez Albiac (conversaciones) (2)