Jueves, 24 Octubre 2019

Dr. Eloy Girela: “Debilidades en la guarda del secreto profesional médico en la práctica clínica”

Dr. Eloy Girela: “Debilidades en la guarda del secreto profesional médico en la práctica clínica”

Artículo

La ruptura de la confidencialidad de los pacientes continúa siendo uno de los principales problemas deontológicos que surgen en la práctica clínica diaria, de ahí la importancia de contemplar dicha confidencialidad como una obligación ética y legal fundamental, como expone en este artículo el presidente de la Comisión de Deontología Médica del Colegio de Médicos de Córdoba, Dr. Eloy Girela

Madrid 19/04/2016 medicosypacientes.com

Dr Eloy Girela López.

Dr Eloy Girela López. Presidente de la Comisión de Ética y Deontología. Colegio de Médicos de Córdoba
 
Con este título, acabamos de terminar la realización de una Tesis Doctoral en la Universidad de Córdoba, cuya autora es la colegiada Cristina Mª Beltrán Aroca, y cuyos directores son los Dres Eloy Girela López y Eliseo Collazo Chao, ambos miembros de la Comisión de Ética y Deontología de este ilustre Colegio.
 
La importancia de mantener la confidencialidad de los datos que nos confía el paciente en nuestra relación clínica asistencial es una obligación ética y legal importantísima, que por desgracia con mayor frecuencia de lo deseable nos olvidamos de cumplir. El ejercicio de la medicina en equipo, junto con el carácter difuso y vago del secreto compartido origina determinadas situaciones en las que se pone en peligro el mantenimiento de la confidencialidad de los pacientes.
 
Con motivo de investigar las debilidades de la guarda del secreto profesional en la práctica clínica diaria, nos planteamos realizar un estudio observacional durante la realización de las prácticas clínicas de estudiantes de medicina de los últimos cursos en un Hospital de tercer nivel, con un total de 99 observadores participantes, que cubrieron 37 Unidades de Gestión Clínica y 33157 horas de observación.
 
Los resultados de esta Tesis se publicarán en breve en dos prestigiosas revistas, mediante sendos artículos que están actualmente en prensa (Confidentiality breaches in clinical practice: what happens in hospitals? en BMC Medical Ethics;  y ¿Cómo afectan los medios sociales a la confidencialidad de los pacientes? Revisión de los potenciales problemas y recomendaciones en Acta Bioethica). 
 
Las principales conclusiones del estudio, que esperamos sirvan para “resensibilizar” a los médicos con respecto a este deber de secreto, son las siguientes:
1. La ruptura de la confidencialidad de los pacientes, continúa siendo uno de los principales problemas deontológicos que encontramos en la práctica clínica diaria, con un índice de frecuentación global de una incidencia cada 62,5 horas.
 
2. Se ha demostrado que todo el personal sanitario se encuentra implicado en la ruptura de la confidencialidad, en nuestro estudio especialmente los facultativos (51,4%), debido en parte a que los observadores eran estudiantes tutorizados por los mismos, y a su función principal como responsables de la información clínica de los pacientes.
 
3. El tipo de incidencias observadas de forma más frecuente, implica la consulta o revelación de datos clínicos o personales por parte del profesional a personas ajenas a la asistencia y al propio paciente (54,6%), lo cual supone una situación real de divulgación de los datos, ocurriendo este fenómeno principalmente en las zonas comunes del propio centro (37,9%).
 
4. Según nuestra clasificación, el mayor número de incidencias observadas son graves (46,7%), aunque no resulta despreciable el número de aquellas cometidas de forma reiterada (9,5%), lo cual pone de manifiesto una falta de cuidado, en la mayoría de los casos por desconocimiento y de forma no intencionada, respecto a ciertas conductas que ponen en peligro la confidencialidad de los pacientes.
 
5. La importancia del fenómeno radica en las consecuencias que conlleva esta ruptura de la confidencialidad, tanto desde el punto de vista legal como deontológico, en la relación asistencial con el paciente. La incertidumbre de no conocer el tratamiento que puede tener información tan íntima, se puede traducir en una falta de confianza hacia el profesional, y en última instancia hacia el sistema sanitario.
 
6. Los resultados obtenidos hacen aconsejable seguir una serie de recomendaciones,  relacionadas con aspectos que dependen de la organización o infraestructura del hospital, con la imprescindible formación médica, incluido pregrado, e incidiendo especialmente en actitudes que fomenten un mayor cuidado y atención en el manejo de la información clínica.