Lunes, 30 Marzo 2020

Dr. Bátiz: “Los sanitarios, un recurso humano fundamental frente al COVID-19”

Dr. Bátiz: “Los sanitarios, un recurso humano fundamental frente al COVID-19”

Artículo

El Dr. Jacinto Bátiz, director del Instituto para Cuidar Mejor Hospital San Juan de Dios de Santurtzi, y secretario de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), analiza la situación de los profesionales sanitarios ante la pandemia de coronavirus

Madrid 16/03/2020 medicosypacientes.com

Dr. Bátiz.

Ahora sí, los profesionales sanitarios son muy queridos, muy deseados, muy reclamados. A los gestores sanitarios de nuestro país les preocupa que estos sanitarios no enfermen para que la actividad asistencial sanitaria no se resienta por su escasez para resolver las necesidades desbordantes debido a la pandemia del coranovirus. Sin duda, es un recurso que hay que cuidar, pero no sólo en estas circunstancias, en las que hemos entrado en pánico por la integridad de quienes nos tienen que atender profesionalmente, sino en todas. Siempre deben estar cuidados estos profesionales por lo que pueda ocurrir. Además, esos gestores que ahora se preocupan solo por la integridad física para que no sean contagiados por el virus, debieran tener en cuenta siempre, incluso cuando no hay ninguna pandemia creando problemas a toda la sociedad. En esas circunstancias, de ausencia de pandemias, no han tenido muy en cuenta que estos mismos sanitarios enfermaban física y psicológicamente por una sobrecarga laboral debido a plantillas insuficientes como consecuencia de los recortes presupuestarios, así como por sus contratos basura, que en ocasiones ha sido de horas de duración, discontinuos y con una oferta precedida de “esto es lo que hay, si lo quieres bien…”, así como un lago etc. que podría citar. Estos eran los mismos sanitarios que ahora son imprescindibles para cuidar de nuestra salud puesta en grave peligro y tratar de minimizar las consecuencias importantes de esta pandemia. ¿Por qué sólo hay que cuidarles ahora y no siempre? No solo son responsables de estos cuidados los gestores sanitarios, también el resto de los ciudadanos tienen esta responsabilidad. Veíamos ayer cómo se les reconocían con emoción a las 10 de la noche desde los balcones con los aplausos en todo el país, pero también en los últimos años estamos comprobando el aumento de las agresiones a los profesionales sanitarios. Estos profesionales necesitan siempre respeto y reconocimiento.

Esperemos que esta situación sanitaria creada en todo el mundo. y que como estamos comprobando en nuestro país, nos está ayudando a crecer en solidaridad y responsabilidad por parte de todos los ciudadanos, y ayude a reflexionar a los gestores sanitarios para que valoren a sus profesionales no solamente ahora, sino siempre, en cualquier momento, en momentos de epidemias o en momentos de tranquilidad sanitaria. La inversión en recursos humanos sanitarios es una inversión rentable para la salud de los ciudadanos en cualquier momento.

En esta situación de pandemia, dentro del colectivo de sanitarios, la profesión médica desarrolla una función muy importante desde la investigación para encontrar herramientas preventivas como una vacuna o un tratamiento eficaces contra el COVID-19, además de cuidar a quienes padecen la enfermedad. La profesión sanitaria conoce sus funciones profesionales y además tiene presente cuáles son sus compromisos deontológicos con el paciente y con la sociedad ante una situación de pandemia, como la que estamos viviendo, que se reflejan en el actual Código de Deontología Médica vigente:

“La profesión médica está al servicio del ser humano y de la sociedad. Respetar la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de la salud del individuo y de la comunidad son los deberes primordiales del médico” (Art. 5.1)

“La principal lealtad del médico es la que debe a su paciente y la salud de éste debe anteponerse a cualquier conveniencia. El médico no puede negar la asistencia por temor a que la enfermedad o las circunstancias del paciente le supongan un riesgo personal”. (Art. 5.3).

“El médico no abandonará a ningún paciente que necesite sus cuidados, ni siquiera en situaciones de catástrofe o epidemia, salvo que fuese obligado a hacerlo por la autoridad competente o exista un riesgo vital inminente e inevitable para su persona. Se presentará voluntariamente a colaborar en las tareas de auxilio sanitario”. (Art. 6.2).

Espero que nuestros políticos tomen buena nota de esta pandemia, no solamente para salir como se pueda de esta situación concreta, sino para que en cualquier circunstancia nuestros profesionales estén reconocidos como agentes fundamentales para el equilibrio económico de nuestro país, además para mantener el prestigio de ser uno de los sistemas sanitarios mejores del mundo. No es razonable que se ofrezcan servicios sanitarios sin la debida dotación de medios humanos y materiales. Los sanitarios necesitan algo más que aplausos.