Viernes, 23 Octubre 2020

Dr. Barón Duarte: “Una verdad incómoda”

Dr. Barón Duarte: “Una verdad incómoda”

Artículo

El Dr. Francisco Javier Barón Duarte, miembro de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) analiza en este artículo la repercusión del Informe Abril y la situación actual generada por la segunda ola de la COVID19

Madrid 09/10/2020 medicosypacientes.com

Dr. Francisco Javier Barón Duarte.

El 25 de septiembre del año 1991 fue presentado en el Congreso de los Diputados el Informe Abril. El informe era un análisis en el que se evaluaba nuestro sistema sanitario público emitiendo una serie de recomendaciones para su planificación posterior. La comisión fue presidida por el diputado valenciano Fernando Abril Martorell que dio nombre al informe. Yo era un veinteañero que acababa de terminar mi formación MIR como especialista de Oncología y leí aquel informe, aunque no me sentía capacitado para juzgarlo. 

Mis compañeros veteranos, algunos directivos, me decían que en el informe se decían verdades políticamente incorrectas, pero necesarias. Este informe fue muy criticado en su momento y quedó relegado en el olvido. Fernando Abril murió en el año 1998 sin que el buen trabajo de la comisión que el presidió viera aplicaciones prácticas.

Entre otras realidades-diagnosticas el informe reseñaba el hospitalocentrismo del sistema sanitario, la degradación de Atención Primaria, la burocratización del sistema, el abandono de la Sanidad Publica y la desmotivación de los profesionales.

En el año 2012, en plena crisis económica, se promulgó el Real Decreto 16/2012, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. Este decreto conllevó en la practica un ERE con reposiciones de uno de cada 10 profesionales y desmantelamiento parcial del sistema y según los expertos pudo contribuir a hacer un sistema sanitario sostenible pero también más injusto y degradado. Algunos dijeron que si se hubiese aplicado las enseñanzas del informe Abril los recortes en sanidad no habrían sido necesarios.

En marzo del 2020 el Tribunal Superior de Justicia europeo reconoce que el Estado español infringe la normativa comunitaria contra la temporalidad abusiva de sanitarios y avisa de problemas estructurales en nuestra sanidad.

El trampantojo (de «trampa ante el ojo») es una técnica artística que intenta falsear a la vista jugando con el entorno, con las sombras y la perspectiva y con otros efectos ópticos para conseguir una “realidad aumentada”. Los procedimientos técnicos  brillantes y  los programas sanitarios mediáticos han sido “trampantojos” que nos hicieron pensar que teníamos el “mejor sistema sanitario del mundo”.

En la segunda ola del COVID vuelvo a leer el informe Abril a los 29 años de su presentación en el Congreso. Ya pocos de atreven a decir que tenemos el mejor sistema sanitario del mundo y el trampantojo se desmorona. 

La nueva lectura de este informe me hace cambiar mi percepción de los políticos porque descubro que sí hubo, y seguramente habrá hoy en día, políticos discretos y honestos que son capaces de plantear verdades incomodas, aunque después no se les haga caso.