Sábado, 21 Septiembre 2019

Dr. Antonio Ares Camerino: “El planeta en el plato”

Dr. Antonio Ares Camerino: “El planeta en el plato”

Artículo

Dr. Antonio Ares Camerino, delegado territorial del Colegio de Médicos de Cádiz, analiza en este artículo el crecimiento de la población y los cambios en el consumo de alimentos. Destaca que la adopción de modelos más sostenibles de explotación de la tierra reduciría el riesgo de eventos climáticos extremos, desertización, degradación de la tierra y de inseguridad alimentaria

Madrid 10/09/2019 medicosypacientes.com

Dr. Antonio Ares Camerino.

En junio de 1972 se celebró en Estocolmo (Suecia) la Primera Gran Conferencia Internacional en la que se abordaron las cuestiones medioambiantales. Fue la primera vez que se vinculó “Hombre y Medio”. En la misma se creó el Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA). Nadie cuestiona ya que detrás del cambio climático está la mano del hombre. La tozuda realidad cada vez es más contundente y da la razón a la comunidad científica, que insiste en aportar más datos sobre lo que está a punto de ser un desastre sin vuelta atrás.

Las hipótesis más agoreras se están cumpliendo. La crisis climática deja temperaturas de record y olas de calor nunca conocidas en latitudes norteñas. Pocos podrían pensar que parte de la responsabilidad de esta catástrofe podría venir también de nuestra forma de alimentarnos. Hasta ahora pensábamos que nuestra alimentación era un acto de responsabilidad individual, o a lo sumo familiar, que nos reportaba beneficios para llevar una vida sana o, en su defecto, nos acercaba al abismo de la enfermedades crónicas más prevalentes (diabetes, hipertensión, hiperlipemias, obesidad, etc.).

El panel de científicos de referencia de la ONU en materia de cambio climático, conocido por las siglas IPCC, reunido recientemente en Suiza, alerta de la urgencia de un cambio en el modelo de alimentación para reducir los gases de efecto invernadero que sobrecalientan nuestro planeta. Por primera vez se cambia el foco de la responsabilidad. Ya no sólo se culpa a las grandes industrias, a las empresas energéticas, al uso indiscriminado de combustibles fósiles, ahora toca el turno de esa costumbre tan humana y tan necesaria, que en el mejor de los casos, practica la humanidad dos veces al día.

Se ha calculado que sólo el desperdicio de alimentos, del mal llamado primer mundo, causa el 10% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano, de los que el principal es el dióxido de carbono. No todos los alimentos que se producen emiten la misma cantidad de estos gases. Las legumbres, verduras, frutas y cereales, y sobre todo si son cultivadas en cercanía al consumidor, producen menos gases que la producción de proteínas de origen animal. Reducir el consumo de carne y grasas de origen animal se puede convertir en una responsabilidad individual qué no sólo beneficie a nuestra salud sino que también pueda salvar a nuestro planeta.

El IPCC informa que el crecimiento de la población y los cambios en el consumo de alimentos, piensos, maderas y energía, y la ingesta excesiva de calorías y de proteínas y grasas de origen animal han causado tasas sin precedentes de la explotación de la tierra y consumo de agua dulce. Para los expertos la adopción de modelos más sostenibles de explotación de la tierra reduciría el riesgo de eventos climáticos extremos, desertización, degradación de la tierra y de inseguridad alimentaria.

Marta G. Rivera, Directora de la Cátedra de Agroecología y Sistemas Alimentarios de la Universidad de Vic, que ha participado en la elaboración del in forme del IPCC, constata que en los últimos treinta años se ha incrementado mucho el consumo de proteínas de origen vacuno, lo que supone una emisión importante de gas metano a la atmósfera, con un potencial veintiocho veces mayor de calentamiento que el dióxido de carbono, y que puede durar en la atmósfera más de diez años.

Los expertos proponen medidas que deben ser aceptadas por los gobiernos e implementadas con medidas de todas índoles (legislativas, administrativas y educativas).

Potenciar el uso de cultivos más diversos y resistentes a las sequías.

Mejorar la gestión de las tierras de pastoreo, mejorar la gestión del estiércol, potenciar en la ganadería una alimentación de más calidad y incrementar el uso de razas con mejoras genéticas.

Disminuir el consumo de proteínas y grasas de origen animal y aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres y cereales, no procesados, de temporada y de cercanía.

Ajustar el nivel de producción, mejorar las técnicas de alimentación, de conservación, de transporte y de empaquetado.

Apelar al consumo responsable para así evitar que el treinta por ciento de los alimentos acaben en la basura.

Mejorar la seguridad alimentaria y evitar que se puede especular con el precio de alimentos básicos para miles de millones de personas (cereales, arroz, etc)

Reducir la desforestación ya que los bosques son los únicos que pueden absorber los gases de efecto invernadero. 

La alimentación es necesidad, es cultura, es tradición, pero también es responsabilidad con el planeta. Sólo consumimos una pequeña parte de lo que la naturaleza nos brinda.

Los pueblos indígenas de nuestra tierra atesoran el 80% de la biodiversiad de este planeta, que cada vez extinguen más sus recursos naturales. La presión sobre estas comunidades hace peligrar lo que puede ser la reserva nutricional del planeta en los próximos siglos. Existen más de seis mil especies de plantas que se cultivan para obtener alimentos, menos de doscientas contribuyen a la producción alimentaria mundial, y sólo nueve representan más del sesenta por ciento del total de la producción agrícola mundial.

Seamos conscientes de que nuestras decisiones a la hora de alimentarnos, de que nuestras elecciones a la hora de realizar la compra de los alimentos, son también importantes, no solo para nuestra salud y la de los nuestros, sino también para la del Planeta. 

BIBLIOGRAFÍA

- Así es la dieta que ayuda a luchar contra el cambio climático. https://www.abc.es/.../abci-dieta-ayuda-luchar-contra-cambio-climatico-20

- El planeta necesita un cambio del modelo alimentario para ... - El País. https://elpais.com › Sociedad

- La ONU alerta: salvar la Tierra exige poner a dieta al ser humano. https://www.lavanguardia.com › Vida › Natural › Cambio climático

- 2019/24/PR COMUNICADO DE PRENSA DEL IPCC 8 de agosto de 2019. https://www.ipcc.ch/.../2019/.../2019-PRESS-IPCC-50th-IPCC-Session_es.p...