Sábado, 8 Agosto 2020

Dr. Alfonso Carmona : “La hora de la justicia… 30 años después”

Dr. Alfonso Carmona : “La hora de la justicia… 30 años después”

Artículo

El Dr. Alfonso Carmona, presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, muestra su satisfacción con la medida anunciada por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía de extender el Complemento Específico por Dedicación Exclusiva, de manera que lo puedan percibir todos los médicos con independencia de su régimen de compatibilidad de actividad.

Sevilla 15/07/2020 medicosypacientes.com

Dr. Alfonso Carmona.

Ha llegado la hora de felicitarnos. Ha llegado la hora de sentirnos orgulloso por nuestra perseverancia y nuestro tesón. Sentirnos satisfechos porque, por fin, un gobierno andaluz nos ha escuchado.

Por primera vez en más de 30 años, la Administración de Andalucía ha sido capaz de enfrentarse a muchas dificultades de todo tipo, desde económicas y políticas hasta sindicales para, qué fácil y qué difícil, hacer lo que hay que hacer. En este caso, acabar lo que nunca puede ocurrir en una organización: en un mismo trabajo, dos varas de medir. Hablo, por supuesto, del complemento de exclusividad; un agravio comparativo que penalizaba a buenos y grandes trabajadores.

Esto no es una subida a los médicos, como pretenden confundir algunos sindicatos y grupos contrarios a este trato de justicia. Esto es corregir un hecho indigno para cualquier profesional que, con la misma cualificación, mismo trabajo, mismos resultados y de una misma jornada, a uno le pagaran entre 600 y 900€ más. ¿En qué concepto? En el de castigar a aquellos médicos en el uso de su libertad individual, al finalizar su jornada se dedicaban a seguir viendo enfermos en las consultas privadas/concertadas.

El médico trabajara donde quiera y le apetezca, pero ahora sin espadas de Damocles encima de su cabeza. Tengo que decir que esto no va a producir una marea en ningún sentido público o privado, esto va a equilibrar las aguas y habrá trasiego en ambos sentidos, y eso es bueno para nuestra Sanidad tan escasa de profesionales en algunas especialidades.

Por otro lado, no es menos importante la justicia de subir económicamente las horas de guardia, así como acelerar una medida propuesta para el año que viene como es el premio al gran esfuerzo y riesgo en el que se han visto inmersos los sanitarios en esta espantosa pandemia. 

Este éxito, no nos engañemos, viene provocado por un clamor en el colectivo médico que proviene del lejanísimo año 87, cuando el SAS decidió que, o se trabajaba sólo para él o se cobraba menos. Ahora no son pocos los que quieren ponerse la medalla, pero los que llevamos años en el Colegio de Médicos porfiando por terminar con esa injusticia, tenemos la enorme tranquilidad de sentir que el deber está cumplido.

Aquí los que realmente han cogido el guante son los médicos y, por fin, la Consejería de Salud y Familias, con Jesús Aguirre a la cabeza. Su equipo ha tenido la honradez profesional, en contra de muchas “fuerzas vivas”, de alzarse con la espada de la verdad y de romper de un plumazo lo que durante más de 30 años de anterior gobierno nos han estado negando a los facultativos. Y confío en que seguirán cumpliendo sus compromisos para seguir dignificando la figura del médico y colocarlo en la posición de la que nunca debió caerse.

Insisto, no me importan las medallas. Nosotros desde el Colegio hemos luchado hasta la extenuación para conseguir lo que hoy es una realidad. Estoy seguro de que otros compañeros, como el Sindicato Médico y médicos individualmente también han luchado. Toca felicitarlos y mandarles un abrazo, pues cada uno sabe lo que ha hecho para alcanzar el objetivo. Ahora no podemos parar, debemos seguir avanzando y esperando que este Gobierno siga haciendo lo que debe hacer un buen político, velar por sus representados. Seguid por ese camino, eso os engrandecerá.

Las medallas que se las pongan otros. El Colegio lo que ha hecho, hace y seguirá haciendo es trabajar por la defensa del médico en todas su facetas y vertientes, las medallas para el que las quiera, yo me conformo con que nos den “al médico lo que es del médico”.