Domingo, 26 Enero 2020

"La paradoja hispana también en pacientes traumatizados"

Firmas

"La paradoja hispana también en pacientes traumatizados"

Bajo el telón de fondo de las elecciones primarias de EE.UU., el Dr. Landa centra este artículo en la "paradoja epidemiológica hispana", relativa a la discordancia entre factores de riesgo y menor mortalidad por enfermedades vasculares o coronarias que se observa en la población hispana en Norteamérica comparada con otros grupos raciales de dicho país

José Ignacio Landa García
Dr. Landa García, cirujano general y del aparato digestivo. Miembro del Consejo Asesor del CGCOM
 
En estos últimos años se han publicado algunos trabajos en los que se demostraba una mejor salud y expectativas de vida de la población de origen hispano de EEUU comparada con la población blanca no hispana. Se le reconoce al profesor de la Universidad de Galveston (Tejas) Kyriacos S Markides, como el pionero en publicar hace ya treinta años este fenómeno al que denominó la "paradoja epidemiológica latina".
 
A pesar de tener una alta prevalencia de factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y la diabetes y, otros factores que influyen en la salud, como una menor accesibilidad a los cuidados médicos, una baja situación socioeconómica y bajos niveles de educación, la población de origen hispano tiene una menor incidencia de muertes por enfermedades vasculares o coronarias comparada con la población de raza blanca no hispana.  Esta discordancia entre mayores factores de riesgo y una menor mortalidad en general se ha venido llamando la "Paradoja Hispana" y hasta ahora no han podido encontrarse suficientes razones que la justifiquen.
 
Especialmente llamativo ha sido el trabajo publicado en el American Journal of Public Health  en el año 2013, por JM Ruiz y otros con una revisión sistemática de la literatura y Meta-Análisis (Hispanic Mortality Paradox: A Systematic Review and Meta-Analysis of the longitudinal Literature. Am J Public Health 2013; 103: 53-60). A través de la revisión de 58 publicaciones, con más de cuatro millones de participantes estudiados, concluyeron que la población hispana tiene un 17.5% menor riesgo de mortalidad comparada con otros grupos raciales de EEUU incluida la población blanca no hispana.
 
Se manejan dos teorías o hipótesis para intentar explicar esta "paradoja hispana". La llamada teoría del "emigrante saludable", basada en que hay una selección de inmigrantes más jóvenes y con mejor salud que llegan a EEUU y, la teoría del  "sesgo del salmón", que explica que muchos inmigrantes de origen hispano regresan a su país cuando se jubilan o padecen una enfermedad grave (especialmente inmigrantes mejicanos que son los más numerosos), por lo que no se recogen en los registros de mortalidad de EEUU. La primera teoría creo que puede ser más discutible, ya que por nuestra experiencia en la inmigración, si bien son los más jóvenes y con mejor salud los que pueden llegar, también es cierto que se deterioran rápidamente al estar sometidos a enfermedades marginales, malas condiciones de vida y desnutrición.
 
Por otro lado, también se han publicado estudios que demuestran que algunas minorías étnicas y raciales tienen un riesgo incrementado de morir por un traumatismo. Algo que puede estar sujeto a una lógica. Sin embargo, hasta ahora no se había realizado ningún estudio comparando la mortalidad de los pacientes traumatizados de origen hispano exclusivamente como grupo racial, con los de origen afroamericano o los de raza blanca no hispana. Se podría suponer que la población de origen hispano por su situación socioeconómica estaría más expuesta a traumatismos, especialmente penetrantes y de origen violento.
 
Con esta idea TL Overton y otros,  de los Servicios de Trauma de la JPS Health Network de Fort Worth (Tejas, EEUU), han realizado un estudio para conocer si la "paradoja hispana" se podía también hallar en pacientes traumatizados. (The hispanic paradox: does it exist in the injured?). Su trabajo se puede leer on-line, admitido y pendiente de publicarse este año en "The American Journal of Surgery". Es muy interesante y lo recogen en la introducción, la importancia que la población de origen hispano tiene en EEUU, ya que es la que más rápidamente está creciendo. Actualmente representa el 17% de la población total (53 millones) y se calcula llegaran a superar los 100 millones para el año 2060.
 
Analizan estos autores datos del Banco Nacional de Trauma del año 2010, seleccionando pacientes a partir de los 18 años de edad con traumatismos cerrados o penetrantes y que tuvieran el origen raza/etnia registrado. Recogen así 118.413 pacientes, divididos en tres grupos: De origen Hispano (13.652), de origen Afroamericano (19.585) y de raza blanca no hispanos (85.176).
 
Respecto a los dos factores reconocidos asociados a la mortalidad por traumatismo, el traumatismo penetrante y la ausencia de seguro médico, se recoge en el estudio que los hispanos sufren tres veces más traumatismos penetrantes (la mayoría procedentes de agresiones) que los blancos no hispanos. Un 40% no disponen de seguro médico, frente al 16% de los blancos no hispanos. La mortalidad debería seguir una lógica relacionada con estos factores. Sin embargo, los resultados demuestran que los pacientes de origen hispano no tienen un mayor riesgo de mortalidad, comparándolos con los otros dos grupos étnicos/raciales del estudio, siendo el riesgo de mortalidad esperado significativamente menor. Así, una nueva "paradoja hispana" se produce con los pacientes traumatizados.
 
Concluyen el artículo refiriendo que los hispanos, con un mayor porcentaje de traumatismos penetrantes y una menor cobertura de seguro médico, no tienen un mayor riesgo de muerte por trauma comparándola con la población blanca no hispana. La causa de estos mejores resultados no esperables, que creen debido a un potencial efecto protector de la raza/etnia hispana, es desconocida y se necesitaran más estudios para entenderlo.
 
Probablemente alguien que lea este artículo -yo me adelanto por si acaso-  pensara en la problemática,  con gran repercusión internacional,  que estos días se está produciendo en las elecciones primarias de EEUU con el candidato Donald Trump y los inmigrantes hispanos. No voy a entrar a juzgarlo y tampoco es mi intención opinar, pero creo que la "Paradoja Hispana" y la curva ascendente/imparable de la población de origen hispano le tienen que disgustar bastante.