Sábado, 27 Febrero 2021

Una de cada 10 parejas presenta dificultades para tener hijos

16/06/2008

El varón es responsable del 40 por ciento de los problemas de infertilidad de la pareja y en la mayoría de los casos el origen de la infertilidad puede ser identificado. El estrés, sobre todo en las parejas de más edad, influye negativamente y dificulta el embarazo

Barcelona, 17 junio 2008 (Redacción)

La infertilidad es cuestión de dos, y en el caso del varón los expertos estiman que es responsable del 40% de las situaciones en las que la pareja tiene problemas. En España, entre el 10 y 15% de las parejas encuentran dificultades para tener hijos y conforme van retrasando la edad de concebir, el riesgo de infertilidad aumenta en ambos sexos. En el varón la esterilidad viene siempre motivada por una mala calidad del semen. “En la mayoría de los casos el origen de la infertilidad puede ser identificado”, explica el doctor Ignacio Moncada, jefe de la Unidad de Andrología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid. Los problemas de infertilidad constituyen uno de los contenidos del LXXIII Congreso Nacional de la Asociación Española de Urología que estos días tiene lugar en Barcelona.

Gracias a los últimos avances en el campo de la Andrología, ya se encuentra una explicación para dos terceras partes de las situaciones de infertilidad en el varón, lo cual permite en muchos casos actuar sobre ellas con éxito con el fin de recuperar su capacidad reproductiva. Se considera que una pareja es infértil cuando después de un año de mantener relaciones sexuales sin utilizar anticonceptivos, la mujer no logra quedarse embarazada. En cuatro de cada diez parejas con problemas de infertilidad la causa es de origen masculino (40%), mientras que en un porcentaje similar se debe a la mujer (40%), y el resto responde a factores mixtos que afectan a ambos miembros de la pareja (20%).

Cuando el responsable es varón

Detrás de la gran mayoría de los problemas de infertilidad en el varón está la presencia de varicocele “Se trata de una dilatación varicosa de las venas del cordón espermático que provoca que el testículo genere demasiado calor y acabe dañando la calidad de los espermatozoides”, explica el doctor Moncada. Pero por la consulta del urólogo desfilan otros casos que pueden responder a problemas de tipo obstructivo en las vías de los órganos genitales, infecciones en los conductos seminales, factores hormonales o genéticos.

La exposición a la radiación, el empleo de pesticidas o de sustancias tóxicas utilizadas en la industria son, junto al tabaquismo, factores que pueden contribuir al deterioro del semen aunque los urólogos no se atreven a determinar en qué medida. “El estrés, sobre todo en las parejas de más edad, influye negativamente y dificulta el embarazo”, concluye el doctor Moncada.

Diagnóstico de infertilidad

En un 70-80% de los casos de infertilidad del varón que atiende el urólogo es posible el diagnóstico gracias al seminograma. Esta técnica consiste en evaluar el número de espermatozoides, la concentración por centímetro cúbico y la movilidad y morfología de los mismos. Según el doctor Ander Astobieta, coordinador del Grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología, “una vez que el seminograma alerta de una posible alteración, es importante someter al varón a una exploración física a fin de valorar el volumen del tamaño testicular, la presencia o no de varicoceles y tratar de descartar otros problemas de tipo obstructivo”.

Los expertos cuentan con otros métodos de diagnóstico para problemas de infertilidad masculinos como son el estudio hormonal básico, el análisis de orina y semen (para descartar la existencia de infección seminal), las técnicas ecográficas (que permiten diagnosticar problemas en el testículo), las técnicas radiológicas (para valorar la permeabilidad de las vías seminales), la ecografía transrectal de próstata (para examinar la parte final de la vía seminal), la biopsia testicular (que proporciona información sobre posibles causas de la infertilidad) y los estudios genéticos.

Tratamiento de las causas

En la actualidad, se dispone de tratamientos que permiten a un gran número de varones estériles recuperar su capacidad reproductiva. Estas terapias actúan directamente sobre la patología que causa la infertilidad. Los tratamientos farmacológicos permiten a los pacientes con infecciones en la vía seminal recuperar su fertilidad en un 70% de los casos. Otros problemas de esterilidad encuentran solución en la terapia hormonal sustitutiva o en la cirugía. La intervención quirúrgica resulta especialmente eficaz en varones con varicocele u obstrucciones en los conductos eyaculadores.

Los expertos coinciden en destacar la necesidad de un abordaje multidisciplinar cuando se afronta un problema la infertilidad en la pareja. “Es un trabajo conjunto de ginecólogos y urólogos con el objetivo común de identificar al origen del problema”, subraya el doctor Astobieta.

Otro motivo más para acudir al urólogo son los riesgos asociados que entraña la esterilidad en el varón. Estudios recientes demuestran que la incidencia de tumores en el testículo es mayor en aquellos hombres que expresan infertilidad o azoospermia; “de ahí que la exploración física sea clave en este tipo de pacientes”, según el doctor Astobieta.