Sábado, 21 Julio 2018

Estudio en “The Lancet Infectious Diseases”

Un rápido diagnóstico de la meningitis permite la administración del tratamiento más adecuado

Investigadores de Reino Unido han elaborado un documento sobre las causas y consecuencias de la meningitis, publicado en “The Lancet Infectious Diseases”, que llega a la conclusión de que los virus representan el desencadenante más común de esta patología en los adultos y que sería necesario mejorar sus pruebas diagnósticas 

Madrid 03/07/2018 medicosypacientes.com/E.P.
El estudio, realizado por científicos del Instituto de Infecciones y Salud Global de la Universidad de Liverpool, publicado en 'The Lancet Infectious Diseases', financiado por la Fundación de Investigación de Meningitis (MRF, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NHS, por sus siglas en inglés), analizó el diagnóstico y tratamiento de más de 1.000 pacientes con sospecha de meningitis.
 
Los autores encontraron que el diagnóstico de meningitis a menudo se retrasa debido a exámenes cerebrales innecesarios que se realizan antes de la punción lumbar, que es la investigación esencial para determinar la causa de la enfermedad. La mayoría de los pacientes (81 por ciento) se había sometido a un escáner cerebral y el 70 por ciento de ellos fueron antes de la punción lumbar.
 
Las recomendaciones de las directrices nacionales instan a los médicos a realizar una punción lumbar en la primera hora en pacientes con meningitis sospechosa a menos que el paciente presente síntomas particulares que hagan que no sea seguro hacerlo. Solo el 12 por ciento de los pacientes analizados deberían haber tenido una exploración cerebral antes de la punción lumbar si se siguieron las pautas.
 
Los casos de meningitis bacteriana, la forma potencialmente mortal de la enfermedad, se han reducido significativamente en las últimas décadas después de la introducción de vacunas contra algunos de los tipos más comunes, y el estudio encontró que la meningitis viral ahora representa la mayoría de los casos. Ser capaz de determinar rápidamente qué bacteria o virus está causando la enfermedad es esencial para el tratamiento adecuado de los pacientes. Los antibióticos deben administrarse con urgencia a aquellos con meningitis bacteriana, pero no a la meningitis viral, ya que los virus no responden a los antibióticos.
 
Las demoras en el diagnóstico significan que los antibióticos a menudo se utilizan de manera inapropiada en pacientes con meningitis viral, lo que resulta en una hospitalización más prolongada que la necesaria, representando una carga considerable para los pacientes y el NHS y también contribuye al problema de la resistencia antimicrobiana.
 
Los pacientes en el nuevo estudio que fueron investigados rápidamente con punción lumbar también fueron más propensos a identificar una causa específica de la meningitis y pasar menos tiempo en el hospital. En general, el virus específico o las bacterias que causan la enfermedad no se identificaron en el 43 por ciento de los pacientes.
 
En opinión de la doctora Fiona McGill, del Instituto de Infección y Salud Global de la Universidad de Liverpool, este estudio proporciona la primera estimación de la incidencia de meningitis viral en adultos de Reino Unido. Muestra que la meningitis viral es ahora una causa importante de meningitis, pero a menudo el tratamiento no es del todo correcto. Es un hallazgo preocupante que se están realizando muchos escáneres cerebrales innecesarios y que estos parecen estar retrasando el diagnóstico correcto.
 
Por su parte, el doctor Mike Griffiths, investigador principal de dicha investigación, abogó por diagnosticar rápidamente una causa específica de meningitis es clave para conseguir que los pacientes reciban los antibióticos correctos, si es necesario, o evitar antibióticos innecesarios en aquellos con meningitis viral. Una vez que se ha diagnosticado la meningitis viral, los esfuerzos deben centrarse en el tratamiento de los síntomas y acelerar el alta del hospital, lo que sería menos angustiante para los pacientes y aliviaría las presiones sobre el NHS.
 
Los hallazgos en este estudio son realmente significativos. Está claro que el tiempo que se tarda en obtener un diagnóstico correcto tiene serias consecuencias y no se siguen las pautas nacionales. En todo el mundo, existe una necesidad apremiante de mejorar las pruebas de diagnóstico rápido para la meningitis, según concluye el estudio.