Domingo, 26 Enero 2020

Un estudio muestra que la obesidad y la grasa abdominal pueden duplicar el riesgo de muerte

17/11/2008

El doctor Agudo, coautor de este estudio, publicado en la revista "The New England Journal of Medicine" explica que "la distribución de la grasa en el organismo es muy importante ya que no es igual que se acumule en las caderas o en la zona abdominal. Una persona que tenga un perímetro abdominal grande tiene mayor riesgo de muerte"

Madrid, 14 de noviembre de 2008 (Europa Press)

La red europea EPIC ha elaborado un estudio que demuestra que la obesidad y la grasa abdominal pueden llegar a duplicar el riesgo de mortalidad. El trabajo, publicado en la revista “The New England Journal of Medicine”, muestra que las personas con un índice de masa corporal normal tienen un menor riesgo de mortalidad que las personas que superan o están por debajo de este índice.

El estudio, en el que han participado investigadores del Instituto Catalán de Oncología (ICO), ha sido elaborado a partir del seguimiento durante 10 años de 359.387 personas de nueve países europeos, de las que 39.242 son españolas. Se trata, según el ICO, del estudio europeo con un mayor número de participantes y el más amplio del mundo en disponer de datos antropométricos.

Durante los diez años del estudio, fallecieron 14.723 personas de las más de 350.000 que fueron sometidas a un seguimiento. Según los datos recogidos, las mujeres con un índice de masa corporal (IMC) de 24,3 y los hombres con un IMC de 25,3 son los que presentan un menor riesgo de mortalidad. El IMC es un valor que resulta de la relación entre el peso y la talla y se considera normal si está entre 18,5 y 25.

Según el estudio, los hombres con un IMC superior a 35 -equivalente a la obesidad- tienen un 90% más de riesgo de muerte que los que tienen un valor de 25,3, y los que tienen un IMC inferior a 18,5 duplican el riesgo de mortalidad. En cuanto a las mujeres, las que presentan un IMC superior a 35 tienen un 71% más de riesgo de muerte.

El doctor Antonio Agudo, coautor del artículo publicado en "The New England Journal of Medicine", explicó que "las personas con una masa corporal fuera de lo normal tienen un comportamiento celular fuera de lo normal".

Agudo puso énfasis en el hecho de que "no sólo las personas con un índice alto tienen riesgo de mortalidad, también las personas con un índice bajo, es decir, muy delgadas, también tienen mayor riesgo de morir".

Por lo que se refiere a la grasa abdominal, el estudio pone de manifiesto que un perímetro de cintura alto indica un mayor riesgo de mortalidad. Así, los hombres con una cintura de más de 102 centímetros tienen un 105% más de riesgo de muerte que los que tienen una cintura de menos de 86 centímetros. Las mujeres con más de 89 centímetros de cintura tienen un 78% riesgo de muerte mayor que las que tienen menos de 70 centímetros.

El doctor Agudo explicó que "la distribución de la grasa en el organismo es muy importante ya que no es igual que se acumule en las caderas o en la zona abdominal. Una persona que tenga un perímetro abdominal grande tiene mayor riesgo de muerte".

Por su parte, el jefe de la Unidad de Nutrición, Ambiente y Cáncer del ICO, Carlos González, afirmó que el estudio "muestra que tanto el IMC como la circunferencia de la cintura están fuertemente asociados al riesgo de mortalidad". González destacó la necesidad de que "en la practica clínica se generalice el uso del IMC y de la circunferencia de la cintura como predoctores de la mortalidad".

Añadir nuevo comentario