Domingo, 11 Abril 2021

Declaración escuelas seguras

Un “compromiso total” de España con la protección de la educación ante los ataques

Así lo subrayó, Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica durante la clausura del Seminario Internacional sobre la Declaración Escuelas Seguras, organizado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Coalición Global para la Protección frente a los Ataques

Madrid 22/03/2021 medicosypacientes.com/AECID
aso
El cuarto y último módulo del Seminario sobre la Declaración de Escuelas Seguras, impartido por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el desarrollo (AECID) y la Coalición Global para la Protección frente a los Ataques (GCPEA, por sus siglas en inglés) finalizó hoy con una última sesión práctica acerca del uso militar de las instalaciones educativas en situación de conflicto y “un balance muy positivo”, en palabras del director de la AECID, Magdy Martínez Solimán.
 
Representantes de los estados impulsores de la Declaración, Argentina y Noruega, participaron en la sesión práctica explicando el modo en que aplican las Directrices para la Protección de Escuelas y Universidades contra el Uso Militar durante los Conflictos Armados en su legislación, en la formación y en la norma militar para evitar que sus fuerzas armadas hagan uso de centros educativos en situación de conflicto o para potenciar su defensa.
 
A continuación, el director de la AECID, Magdy Martínez Solimán, dio paso a la clausura del seminario perfilando las conclusiones preliminares extraídas de las cuatro jornadas de formación, no sin antes resaltar la gran implicación e interés de los participantes, más de 80 personas de 20 países, y agradeciendo la colaboración del Ministerio de Educación y Ministerio de Defensa de España, así como de la Dirección General de Naciones Unidas del MAUEC y de la Oficina de Acción Humanitaria de la AECID.
 
Martínez Solimán anunció la intención de la AECID de continuar trabajando con la GCPEA y con en coordinación con Argentina y Noruega - países impulsores de la Declaración--  en incidencia y capacitación técnica de los estados que se vayan sumando a la Declaración de Escuelas Seguras: “es nuestro deseo dar continuidad a esta línea cooperación técnica y formación sobre la Declaración y las Directrices”. 
 
Un enfoque regional, multiactor y trabajo de fondo
 
A continuación, el director de la AECID perfiló las conclusiones preliminares del seminario, que vertebró en cuatro enfoques de trabajo para lograr una mejor protección de los sistemas educativos ante la violencia de los conflictos. 
 
Por un lado, destacó la necesidad de incorporar un enfoque regional, adaptado a la realidad de cada territorio, y la aplicación de las directrices de la Declaración en planes estatales coherentes con la legislación nacional. 
 
Por otro lado, subrayó como factor “imprescindible” mantener y reforzar la participación de todos los actores, también de la sociedad civil: “las directrices no son vinculantes jurídicamente, pero han tenido un impacto positivo en el comportamiento de ejércitos y grupos armados no estatales, por tanto, debemos continuar la labor de involucrar a todo tipo de actores en el conocimiento, difusión y respeto de la declaración y de sus directrices”. 
 
Además de este enfoque “multiactor”, el director de la Agencia Española de Cooperación sostuvo que “el éxito de la iniciativa [para defender la educación] radica en la integración en la respuesta de todos aquellos actores que tienen un impacto en la protección de la educación en un determinado territorio, por lo que “resulta igual de imprescindible que otros actores, como policía civil o grupos no estatales estén comprometidos con el respeto a los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario”. 
 
Por último, Martínez Solimán resaltó que la protección de la educación, para ser eficaz, no se ha de producir solamente cuando sucede un ataque, sino que ha de realizarse “un trabajo de fondo”, de preparación previa y prevención, como la redacción de protocolos de seguridad en las escuelas, acompañado de la difusión de la Declaración y las directrices, entre otras cuestiones, para que los ataques a las escuelas no se produzcan con desconocimiento de la norma.
 
Avances en la reducción de los ataques
 
Diya Nijhowne, directora de la Coalición Global para la Protección frente a los Ataques (GCPEA) destacó el Seminario como “una oportunidad para compartir experiencias relevantes sobre la aplicación de la Declaración de Escuelas Seguras y sus Directrices en diversos países”. Nijhowne mencionó los avances realizados por Nigeria, Mali o Afganistán y alabó las sesiones prácticas del seminario, que han permitido profundizar en las medidas a tomar para mejorar la protección de las escuelas, la rendición de cuentas, o la negociación con los diversos actores en contextos de conflicto. 
 
La sesión de clausura contó asimismo con Jens Frølich Holte, secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Noruega, país impulsor de la Declaración junto con Argentina, quien alabó los resultados de la iniciativa Escuelas Seguras que “ha contribuido a una reducción de los ataques sobre las escuelas”. Frølich Holte resaltó el papel de la formación en la labor que lleva a cabo la iniciativa, así como la necesidad del trabajo en red para el intercambio de información y buenas prácticas, que ha llevado a Noruega a crear una plataforma en Red donde los países adheridos a la Declaración puedan intercambiar información y buenas prácticas.
 
Por parte Argentina, Pablo Anselmo Tettamanti, secretario de Relaciones Exteriores del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto destacó, por su parte, que “mientras podamos generar más espacios como este, más oportunidades tendremos para proteger la educación. La educación de nuestros niños y niñas es el único camino para la prevención de futuros conflictos y la construcción de la paz”.
 
Finalmente, la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica, Cristina Gallach, agradeció a los y las participantes su implicación en el Seminario y en el objetivo de preservar la educación y la integridad de docentes y alumnado en situación de conflicto. Gallach subrayó dos “ideas clave. La primera: la prevención funciona, en especial en lo que afecta a civiles; la segunda: el poder de cambio de la cooperación internacional. A esto sumó los temas cruciales del impacto de género en los ataques y la importancia de mejorar los sistemas de monitoreo y rendición de cuentas para que los delitos no queden impunes. Gallach finalizó su alocución con un “insisto, compromiso total de España con este asunto”.
 
Octubre en Nigeria, cita internacional por las escuelas seguras
 
Nigeria será, entre los días 25 y 28 de octubre, la sede de la próxima Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras. En este foro, los estados tendrán la oportunidad de poner en común experiencias y nuevas prácticas para proteger la educación de los ataques.
 
Escuelas, no cuarteles
 
Según la Coalición Mundial para la Protección de la Educación contra los Ataques (GCPEA), entre 2015 y 2019 se produjeron más de 11.000 ataques distintos contra instalaciones educativas, estudiantes y educadores/as. En ese mismo plazo, las fuerzas armadas y los grupos paramilitares utilizaron escuelas y universidades para fines militares, como bases, cuarteles, puestos de tiro, armerías y centros de detención en 34 países. Las estudiantes y maestras fueron blanco directo de ataques debido a su sexo, incluso mediante bombardeos de escuelas de niñas, secuestros, violaciones y acoso, en al menos 21 países, en el mismo período.
 
La Declaración de Escuelas Seguras es un compromiso político intergubernamental, promovido por Argentina y Noruega, para proteger la educación durante los conflictos armados, que incluye el compromiso de utilizar las Directrices para la Protección de Escuelas y Universidades contra el Uso Militar durante los Conflictos Armados e incorporarlas a la política nacional y los marcos operativos en la medida de lo posible y apropiado. Desde su publicación, en mayo de 2015, 107 países entre ellos España, han respaldado la Declaración.