Jueves, 22 Agosto 2019

Reunión de la SEMI

Un 80% de las interconsultas solicitadas a Medicina Interna proceden de los servicios quirúrgicos

En la actualidad, el aumento de la edad poblacional fruto de una mayor longevidad y el incremento de las comorbilidades que provocan más pluripatología en los pacientes han hecho que el modelo asistencial de interconsulta clásico haya quedado obsoleto en los últimos años. Y, más en concreto, en el caso de los servicios quirúrgicos, de donde proceden el 80% de las interconsultas solicitadas a Medicina Interna

Madrid 09/05/2019 medicosypacientes.com
IV Reunión de Asistencia Compartida e Interconsultas que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).
Todo ello sumado a la creciente superespecialización de las diversas especialidades médicas, sobre todo en el caso de este tipo de servicios de cirugía, ha hecho que la asistencia compartida, unida a un abordaje multidisciplinar, sea el modelo organizativo adecuado a la actualidad. 
 
Estas y otras cuestiones van a ponerse sobre la mesa en la IV Reunión de Asistencia Compartida e Interconsultas que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebra en Madrid. Así, los principales beneficiarios de la asistencia compartida son los pacientes con mayores comorbilidades y pluripatología, donde el manejo integral y global por parte del médico internista resulta fundamental. 
 
Entre los beneficios positivos que incorpora en estos casos el abordaje multidisciplinar en la asistencia compartida “destacan la identificación precoz, la optimización y el manejo de las complicaciones médicas y la simplificación del proceso asistencial”, explica el doctor David Rubal, coordinador del Grupo de Trabajo de Asistencia Compartida e Interconsulta de la SEMI.
 
La figura el internista consultor, esencial en la asistencia compartida
 
En la última década, la figura del internista consultor ha cobrado una especial relevancia a nivel hospitalario, debido al aumento de la actividad asistencial hospitalaria de los servicios de Medicina Interna y prestando su apoyo como consultores a través de su visión integral y global de la persona enferma.  
 
Esta labor que desarrollan es esencial en el ámbito de la medicina perioperatoria, donde “vamos más allá de la interconsulta clásica ampliando el concepto de asistencia compartida, llevando el manejo de la patología médica y sus complicaciones y asegurando el consenso en la toma de decisiones con los diferentes servicios, desde el ingreso del pacientes hasta su alta hospitalaria”, declaró el Dr. David Rubal.
 
Aunque la principal actividad del internista consultor se desarrolla en el marco de los servicios quirúrgicos, en los últimos años ha surgido un aumento de la demanda de colaboración del médico internista con los diferentes servicios médicos. “A pesar de ello, el trabajo del internista consultor todavía está infradimensionado, ya que muchos centros hospitalarios carecen de un registro real de la actividad asistencial”, sugirió el especialista. 
 
“No obstante, los servicios de Medicina Interna y las Gerencias Hospitalarias empiezan a adaptarse a este modelo asistencial, dada su eficacia de los recursos hospitalarios y de cara a los beneficios del paciente, por lo que en un futuro próximo es posible que un tercio de la actividad hospitalaria del médico internista sea en asistencia compartida con otros servicios”, añadió.
 
Asistencia compartida en pacientes con pie diabético y con fractura de cadera
 
La asistencia compartida también resulta de especial relevancia en pacientes con pie diabético, ya que suelen presentar “elevadas comorbilidades y múltiples factores de riesgo cardiovascular sobre los que el equipo multidisciplinar debe actuar para prevenir y tratar las posibles complicaciones, como la infección, la isquemia o el dolor neuropático”, señaló el doctor. 
 
También en el caso de los pacientes con fractura de cadera la asistencia compartida resulta clave. “Existen diferentes estudios que ponen de manifiesto que el tiempo que transcurre desde el momento en que se produce la fractura hasta su reparación quirúrgica tiene influencia sobre la morbilidad, por lo que las causas de demora quirúrgica son de especial interés para los equipos multidisciplinares de esta patología”, aseguró el doctor David Rubal. 
 
En este sentido, las causas de demora quirúrgica en estos pacientes son multifactoriales, destacando entre ellas las complicaciones médicas que contraindiquen la cirugía, la toma de tratamientos anticoagulantes o causas organizativas a nivel asistencial. 
 
Por ello, “si valoramos al paciente desde el momento de su ingreso, anticipamos e identificamos las posibles complicaciones que va a sufrir, optimizamos el tratamiento y reducimos la demora quirúrgica; consiguiendo reducir la estancia hospitalaria y las comorbilidades asociadas”, insistió el experto. 
 
Ecografía clínica, herramienta complementaria
 
La ecografía clínica es una herramienta de alto valor diagnóstico para el médico internista del siglo XXI. En los últimos años se ha ido incorporando en la valoración integral de sus pacientes, incrementando su capacidad diagnóstica y terapéutica. 
 
Así lo afirma el especialista, quien comenta que “el internista consultor debe introducir el manejo de la ecografía clínica como complemento exploratorio, rápido y sencillo a pie de cama.  Entre sus ventajas se encuentra su utilidad en el despistaje de diversas patologías, la monitorización y optimización de tratamientos o la agilización de procesos diagnósticos o en la realización de técnicas invasivas”.