Domingo, 16 Diciembre 2018

Dia Mundial Lucha Contra El Sida

Pdte. CESIDA: “Las personas con VIH con tratamiento eficaz no transmiten el virus”

Con motivo del Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA, el presidente de la Coordinadora Estatal de VIH y sida (CESIDA), Ramón Espacio, resalta la importancia del diagnóstico precoz  para salvar vías y hace especial hincapié en trasladar a la sociedad que “una persona con VIH con el tratamiento eficaz no transmite el virus”

Madrid 30/11/2018 medicosypacientes.com/A.G.
Ramón Espacio

En esta entrevista para Médicos y Pacientes alerta sobre la precaria situación de la atención sanitaria a las personas con VIH en prisiones y urge a abordarlo cuanto antes para evitar “la quiebra total del sistema”.

¿Cómo es la situación actual respecto a la atención sanitaria de pacientes con infección por VIH? ¿Con qué problemas se encuentran?

Se pude decir que la atención sanitaria de los pacientes con VIH en España en lo relativo al control de la infección es excelente, cerca del 95% de las personas diagnosticadas están en tratamiento y de estas un porcentaje similar tienen la carga viral indetectable. Esto quiere decir que los niveles de replicación del virus son bajos lo que tiene como consecuencia que la enfermedad no avanza. Tenemos unos profesionales magníficos en el área de las enfermedades infecciosas que nos han acompañado desde los inicios de la epidemia en los años 80. Quizá el principal problema actual está relacionado con el envejecimiento de los pacientes y las comorbilidades. En la actualidad casi la mitad de las personas con VIH en España tiene más de 50 años, y muchas de estas llevan más de 20 años viviendo con VIH. En muchos casos estos pacientes tomaron los primeros tratamientos, muchos más tóxicos o incluso con tratamiento no han conseguido recuperar una normalidad en su sistema inmunológico. Por otro lado, la propia infección y el hecho de estar sometido a un proceso inflamatorio crónico hace que patologías relacionadas con la edad aparezcan antes. La prevalencia de diabetes, hipertensión y otras patologías aparece en edades más tempranas, también hay una mayor incidencia de procesos oncológicos. Quizá el principal reto en la actualidad sea la coordinación entre los distintos niveles asistenciales para atender a este colectivo 

¿Hay equidad para los pacientes en España?

En general yo diría que sí. Tenemos comunidades autónomas con el País Vasco donde acceder a las últimas innovaciones terapéuticas es más complicado. Luego como en todo puede haber diferencias entre hospitales, servicios saturados y otros problemas más o menos comunes en el SNS. También tenemos un serio problema en la Sanidad Penitenciaria. Esta debía haber sido transferida a las CCAA hace más de 15 años en cumplimiento de la ley de Cohesión sin embargo a día de hoy solo lo está en Euskadi y Cataluña. Esto acarrea problemas de inequidad y descoordinación entre los distintos niveles asistenciales. Además, las pésimas condiciones laborales de los trabajadores sanitarios está teniendo como consecuencia un déficit cada vez más alarmante de estos profesionales. Hay que recordar que la prevalencia de VIH en las prisiones es muy superior a la de la población general. Esta es una prioridad a abordar antes de que se produzca una quiebra total de sistema.

¿Se ha producido un retroceso en cuanto a la prevención de la trasmisión del VIH? ¿En qué se está fallando?

Llevamos años estancados en alrededor de 4000 nuevos diagnósticos anuales. De estos casi uyn 85% son en hombres. Las medidas preventivas clásicas no son suficientes. Necesitamos implementar la Profilaxis pre Exposición (PrEP) ya. La PrEP consiste en tomar una pastilla que previene de forma eficaz la trasmisión del VIH que fue aprobada por la agencia Europea del Medicamento en 2016 y que sigue sin estar disponible en España. Esta herramienta preventiva está disponible en muchos países de nuestro entorno y es incomprensible que todavía no lo esté en España

¿En qué punto se encuentra España en cuanto al diagnóstico precoz del VIH?

En 2017 el 48% de los nuevos diagnósticos fueron tardíos. Y esto es algo que viene siendo una constante en los últimos años. Además de seguir haciendo campañas para animar a las personas a hacerse la prueba como la que hemos realizado este año en CESIDA con la colaboración desinteresada de los actores Javier Cámara y Anna Castillo, el sistema sanitario debería implementar programas de screning adaptados a la realidad de los contextos.  El diagnóstico precoz no solo salva vida y preserva la salud de las personas, sino que además es una potente herramienta preventiva. Hoy sabemos que una persona con VIH con tratamiento eficaz no trasmite el VIH por lo que diagnosticar y tratar es una de las mejores formas de romper la cadena de trasmisión

¿En qué segmentos de la población se están produciendo más trasmisiones?

Principalmente en hombres gais, bisexuales, otros hombres que tienen sexo con hombres. Este es la población más vulnerable donde se producen más del 54% de los nuevos diagnósticos. También tenemos más del 36% de nuevos diagnósticos en población nacida fuera de España, aunque hay que tener en cuenta que muchos de ellos adquieren la infección en nuestro país . Por las medidas restrictivas de acceso al sistema sanitario español para esta población son muy poco inteligentes y un problema para la salud pública. Tampoco debemos de olvidar a las mujeres de todas las edades para que las que necesitamos intervenciones dirigidas.

¿Es ahora mismo el estigma social el problema más acuciante de estas personas?

Sin duda. Queda mucho trabajo por hacer en este campo. Muchas personas con VIH viven su enfermedad desde la ocultación y el miedo. Miedo a perder el trabajo, a no encontrar pareja. Parece mentira, pero a día de hoy todavía perviven muchas creencias erróneas sobre las vías de trasmisión y datos recientes muestras que un tercio de los españoles no querría compartir el lugar de trabajo con una persona con VIH.

¿Cómo se puede combatir de una manera eficaz la estigmatización de las personas con VIH

El pasado día 27 de noviembre se presentó el Pacto Social contra la Discriminación y por la igualdad de trato para las personas con VIH en el Ministerio de Sanidad. Esta puede ser una herramienta fundamental para avanzar en este sentido. El primer paso es acabar con normativas anacrónicas que, por ejemplo, impiden a este colectivo acceder a determinados puestos de la función pública como son los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado.  Hacer que se cumpla la ley para que puedan contratar seguros de vida para acceder hipotecas y un largo etcétera. Por otro lado, hay que seguir informando de que las personas con VIH en tratamiento no lo trasmiten incluso en relaciones sexuales desprotegidas. Esto quitaría ese miedo absurdo que sigue estancado en la sociedad

¿Qué puede hacer la profesión médica para ayudar a combatir el estigma?

Los datos apuntan a que una gran parte de las situaciones discriminatorias se dan en el ámbito sanitario. Quizá esto se deba a que es un medio muy utilizado por este colectivo. Pero aun así tenemos que desterrar prácticas comunes como las de poner a las personas con VIH las últimas a la hora de una intervención quirúrgica. Las medidas de protección son universales y se tendrían que aplicar a todos los pacientes por igual. Otro sector que tiene un amplio margen de mejora es el de los odontólogos. Todavía encontramos con demasiada frecuencia dentistas que se niegan a atender a estas personas.

¿Está cerca la cura del VIH? 

Pues nos encantaría decir que sí, pero parece ser que es complicado a corto plazo. El VIH es un virus que se integra en el ADN celular y que se esconde en reservorios a los que no llegan los tratamientos. Tanto esto como la vacuna son retos científicos por resolver.

Aprovechando el Día Mundial ¿Qué mensaje le gustaría lanzar a la sociedad?

Que toda persona se haga al menos una vez en la vida la prueba y que adapte su la periodicidad de acuerdo a los riesgos que asumen. Por supuesto insistir en el uso del preservativo. Por último, que vivan sus vidas tranquilos y que no juzguen ni discriminen a nadie por el color de su piel , su orientación sexual, su género y por supuesto por ninguna condición de salud.