Domingo, 26 Enero 2020

Opinión: “Nuestro objetivo es dignificar, normalizar y socializar la enfermedad del alcoholismo”

17/11/2008

Con motivo del Día Sin Alcohol celebrado el pasado 15 de noviembre, el presidente de la Federación de Alcohólicos de la Comunidad de Madrid, señala en su articulo que “lo enfermos y coenfermos deben ser evaluados, diagnosticados y tratados por equipos multidisciplinales e interdisciplinares en el ámbito de las redes sanitarias”

Madrid, 15 de septiembre de 2008 (médicosypacientes.com)

Antonio González Catena

Antonio González Catena
Presidente de FACOMA

Desde siempre todas las sociedades, en todas las épocas y todos los lugares han defendido la presencia sustancias en sus culturas y han justificado y normalizado consumos que nunca se debieron normalizar, desde el punto vista que aconseja la salud pública. En nuestro caso, vivimos actualmente en una sociedad consumista, alcohólica y alcoholizante, que fomenta el consumo de bebidas alcohólicas -y otros consumos asociados- y que genera el alcoholismo y padece sus consecuencias. Desde esta reflexión se debe pretender que cada uno de los individuos o estructuras sociales debe actuar con la corresponsabilidad que le atañe como ciudadano, educador, progenitor, responsable institucional, etc.

Enmarcada en esta sociedad se encuentra FACOMA -Federación de Alcohólicos Comunidad de Madrid- desempeñando una labor social en coherencia con su vocación altruista en el campo de la autoayuda y ayuda mutua, que es la herramienta genuina del colectivo alcohólico. Nuestra Federación aglutina a todas las asociaciones de alcohólicos existentes en la Comunidad de Madrid, a excepción de Alcohólicos Anónimos, y configura una estructura asociativa compuesta por 20 Asociaciones y algunos Grupos, ubicadas en Madrid capital (6) y el resto en diferentes Municipios de la Comunidad.

A diferencia de Alcohólicos Anónimos nuestro colectivo dignifica-normaliza-socializa la enfermedad prescindiendo del anonimato y dándonos a conocer a través de nuestra actividad y presencia en el tejido asociativo, así como en nuestras relaciones con las instituciones sanitarias y sociales.

Otras diferencias significativas son: por un lado, que consideramos fundamental la indivisibilidad de la familia en el proceso de normalización y de reencuentro con la salud, pues la familia (enfermos y familiares-coenfermos) debe entender lo ocurrido, afrontar la situación y acometer conjuntamente el proceso terapéutico de rehabilitación-normalización y por otro lado que al entender que el alcoholismo es una enfermedad es imprescindible que los enfermos y coenfermos sean evaluados, diagnosticados y tratados por equipos multidisciplinales e interdisciplinares en el ámbito de las redes sanitarias. En el afrontamiento integral de las drogodependencias son imprescindibles y complementarios: un tratamiento sanitario y un proceso rehabilitación-normalización, el primero en los centros asistenciales y el segundo en el marco de las estructuras sociales.

Si bien es verdad que FACOMA es conocida y constituye un referente entre aquellas familias que nos han necesitado y entre (cada día más) profesionales sanitarios, no es menos cierto que somos una estructura muy poco conocida por el conjunto de la sociedad, y esto viene dado en parte por la tendencia generalizada a “identificarnos”, a todos los alcohólicos como anónimos. En este sentido entendemos que debemos perseguir el ser conocido por la población en general, de tal manera que toda aquella familia que se vea afectada por el alcoholismo, sepa de nuestra existencia como dispositivo social. Es importante que se que se conozca que nuestras campañas preventivas son declaradas anualmente de interés socio sanitario por la Agencia Pedro Laín Entralgo.

Nuestras Asociaciones celebran jornadas temáticas de puertas abiertas y actos públicos, pero lo cierto es que no se divulgan lo suficiente. Especial tratamiento le damos a las Jornadas anuales de la Federación y a la Semana de Información Prevención sobre el Alcoholismo y sobre todo la celebración del Día Sin Alcohol (15 de noviembre) en cuya celebración nos volcamos: se celebra conjuntamente con la Agencia Antidroga una rueda de prensa, se instalan mesas informativas en Madrid capital y diferentes poblaciones, se organizan encuentros deportivos y culturales, se colocan zeppelín, carteles en paradas de autobuses y en los propios vehículos, etc.

Pero fundamental y esencialmente valido, es la labor interna de nuestra Red de Asociaciones, que ha evolucionado con los tiempos y que en estos momentos gestiona la Red CAPA (Centros de Alternativas Psicosociales a la Adicciones) donde atendemos y ayudamos a los familiares y “nuevos” alcoholicos-policonsumidores de alcohol y otras sustancias.

Nuestros programas se fundamentan en la celebración de GA, GAM y G. Específicos con y sin Psicólogos (de apoyo): de enfermos, de familiares, de enfermos-familiares, de jóvenes, de mujer, de alcohólicos-poli consumidor y algunos otros que según las posibilidades de cada Asociación. La efectividad de los grupos se refuerza con actividades de tiempo libre (deportivas y culturales) con lo que se consigue un desarrollo personal importante para lograr la normalización e integración plena.

Quizás haya que concluir manifestando que nuestra estructura constituye una herramienta sociosanitaria imprescindible en el afrontamiento integral de las adicciones y un apoyo-complemento eficaz para los tratamientos asistenciales y en el plano relación intervención –costo hay que decir que somos escandalosamente económico, pues con 65 céntimos de euro familia-día podríamos atender a unas 2500. En la actualidad atendemos a un flujo de 1.600 familias y nuestra dotación actual es de 43 céntimos familia/día.

Añadir nuevo comentario