Jueves, 19 Mayo 2022

Academia Europea de Dermatología y Venereología

Más de siete millones de europeos tienen cáncer de piel, prevenible en la mayoría de los casos

Un 1,71% de la población europea adulta tiene cáncer de piel, lo que se traduce en que cerca de 7,3 millones de ciudadanos del continente tienen la enfermedad, pese a que ésta es prevenible en la mayoría de los casos al ser causada por los rayos ultravioleta del Sol

Madrid 13/05/2022 medicosypacientes.com/Servimedia
Así se desprende de una nueva encuesta realizada por la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV, por sus siglas en inglés), en la que participaron 44.689 personas adultas de 27 países europeos. El trabajo fue dado a conocer este viernes.
 
Los datos de la encuesta también muestran que la revisión de un lunar o una prueba de detección de cáncer de piel fue la razón principal por la que los pacientes consultaron a un dermatólogo durante los últimos 12 meses, con más de una quinta parte (22,3%) de las citas realizadas con un especialista de la piel para revisar un lunar o una lesión.
 
Los hallazgos de la encuesta indican la necesidad de una "expansión en la educación sobre el cáncer de piel en toda Europa para ayudar a la población a tomar decisiones más seguras sobre la piel", según los principales dermatólogos de la EADV.
 
De las personas encuestadas, un 0,6% informó un diagnóstico de melanoma, la forma más mortal de cáncer de piel. Sin embargo, los carcinomas de queratinocitos, que incluyen carcinomas de células basocelulares y de células escamosas, son los más extendidos de todos los cánceres y los que aumentan más rápidamente, y se espera que la incidencia aumente en más de un 40% hasta 2040.
 
Marie-Aleth Richard, profesora del Hospital Universitario de La Timone (Francia) y miembro de la junta directiva de la EADV, señala que los resultados del estudio demuestran "la necesidad de tomar medidas para prevenir el cáncer de piel, que tiene un buen pronóstico si se detecta a tiempo, pero es percibida por la población como una condición grave y potencialmente mortal”.
 
Richard añade que la encuesta subraya que es necesario "mejorar la comprensión, la educación y la conciencia sobre el cáncer de piel y la implementación de intervenciones basadas en evidencia como parte del Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer".
 
"El cáncer de piel forma parte de un 40% de los cánceres que son prevenibles y cuya incidencia podríamos reducir considerablemente si brindáramos una educación más constante y generalizada a la población", agrega, antes de recalcar: "Esto debería ser complementario a un marco regulatorio y de políticas adecuado para reducir la incidencia del cáncer de piel y evitar que se convierta en un desafío importante para los sistemas de salud".
 
Por otro lado, casi la mitad de las personas encuestadas (46,6%) que informaron de tener cáncer de piel dijeron sentirse 'moderadamente o extremadamente ansiosas y deprimidas', con la ansiedad y el miedo a las cicatrices quirúrgicas, la muerte y la metástasis la principal razón de una alteración en la calidad de vida.
 
Mientras que casi la mitad de los pacientes dijeron que hubo un impacto negativo en su vida personal, casi tres de cada cinco apuntaron que se vieron afectados en su vida profesional. El mayor resultado fue un cambio de horario o alteración de la actividad profesional, pero un 22,6% señaló que no consiguió el trabajo esperado y un 31,3% rechazó una oferta profesional.
 
Los dermatólogos fueron reconocidos por más de la mitad de los encuestados como expertos en cáncer de piel y el 52,7% indicó que confiaría en un profesional de la piel para que los tratara antes que en un médico general u otro profesional de la salud, lo que, según Richard, demostró "el importante papel que desempeñan los dermatólogos desempeñan en el diagnóstico y tratamiento de los cánceres de piel, así como el papel que pueden desempeñar en la prevención y educación de la enfermedad”.
 
El tipo de médico consultado en caso de cáncer de piel varió según el país, con el mayor porcentaje de pacientes que acudieron en primera instancia a un dermatólogo en Italia (53%), Francia (47,4%) y España (44,8%).
 
La proporción más baja notificada fue en Reino Unido, donde apenas un 11,9% de los pacientes acudieron inicialmente a un dermatólogo, seguido de Polonia, con un 13,5%. Sin embargo, en casi la mitad de los casos (45,7%), el diagnóstico final lo realizó predominantemente un dermatólogo.
 
"Como expertos reconocidos en el tratamiento de los cánceres de piel, los dermatólogos deben desempeñar un papel central en las estrategias de salud pública para combatir el cáncer y educar al público en general, los medios de comunicación, las partes interesadas y los responsables de la toma de decisiones sobre las enfermedades de la piel, incluido el cáncer", destaca Alexander Stratigos, presidente de la EADV.
 
Según Stratigos, esas estrategias incluyen "promover la protección de niños y adolescentes para reducir el riesgo de desarrollar cánceres de piel en la edad adulta, implementar medidas de protección ultravioleta para trabajadores al aire libre y la regulación de las camas solares como dispositivos médicos, no como productos de consumo".
 
"También pedimos que se mejore el registro de casos de cáncer de piel en toda Europa para ayudarnos a detectar los grupos con mayor riesgo y ayudar a las prioridades de los programas de salud pública", concluye.