Sábado, 14 Diciembre 2019

Responsable Protección Social en COM Cáceres

Luisa Calvache: “Tener la responsabilidad administrativa de la FPSOMC es saber que personas que acuden a ti cuando lo necesitan vuelven a sonreír”

Luisa Calvache, oficial Mayor y encargada de tramitar y gestionar las ayudas que la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) concede, en el Colegio de Médicos de Cáceres, a los médicos y sus familias que pasan por momentos difíciles, asegura en esta entrevista que, para ella, “tener la responsabilidad administrativa de la Fundación es un sentimiento de gratitud, satisfacción y afecto por buscar y facilitar un apoyo" y "saber que personas que acuden a ti, cuando realmente lo necesitan, vuelven a sonreír”

Madrid 05/04/2019 medicosypacientes.com/ S.Guardón
Luisa Calvache:
La Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) celebra su jornada anual, este jueves, 11 de abril, en la sede de la OMC, con el personal administrativo de los Colegios de Médicos responsable de tramitar y gestionar las ayudas que anualmente proporciona la Fundación. 
 
Para Luisa Calvache, estos encuentros “son muy positivos” porque favorecen la relación entre la Fundación y todo el personal administrativo de los Colegios, que para ella son “la cara amable” de la corporación colegial.
 
“En mi caso particular esta responsabilidad no es un papel meramente administrativo ni de gestión, es una cara, una voz y un empeño diario de saber que gracias a tu trabajo estás consiguiendo que esas personas que acuden a tí, cuando realmente lo necesitan, vuelvan a sonreír, a confiar en ellos mismos, a emocionarse, en general a disfrutar en la manera de lo posible de la vida”, asegura.
 
- ¿En qué consiste su labor de gestión Administrativa y Emocional de la Protección Social?
 
La Fundación para la Protección Social ayuda a estas personas que lo necesitan mediante la concesión de prestaciones. Para llevarlas a cabo se necesita cumplir una serie de requisitos, todo un trámite administrativo que gestionamos mediante un programa de gestión que tiene la propia Fundación con todos los Colegios de Médicos, además de contar con la ayuda en todo momento del personal administrativo que trabaja para la misma, y por supuesto como no, con la mía como cara visible de la Fundación dentro del Colegio de Médicos de Cáceres.
 
En cuanto a lo emocional, no hace falta definirlo. La emoción no hace falta crearla tiene que salir del corazón; una sonrisa, un gesto de cordialidad y cercanía, en resumen “una tarea administrativa de gestión embarnizada de afecto”, esa empatía necesaria que nos permite ponernos en su lugar y pensar que lo que ellos están viviendo en esos momentos tan difíciles, podría estarme pasando a mi o algún familiar mío, entonces las palabras sobran, creas un silencio y un espacio con una mirada…, un espacio de sosiego y afecto…y porque no, dejas caer alguna lágrima.
 
- ¿Recuerda alguna experiencia con especial cariño?
 
Para mí es muy difícil concretar mi experiencia personal en esta responsabilidad a un caso concreto, pues todos los casos tienen cara, todos los casos tienen sufrimiento, y todos los casos terminan dejándote huella. Para mí todas tienen esa parte emocional y afectiva que llegan a lo más profundo de mí. Son situaciones para vivirlas y difíciles de explicar; si tuviera que elegir una en particular mencionaría a esa viuda/o que viene rota de dolor por la pérdida de  su marido/mujer, a esos niños huérfanos que se han quedado sin poder disfrutar día a día de la figura paternal o maternal, o a ese médico/a jubilado/a y dependiente que se encuentra sólo, al médico/a discapacitado/a que lo tenía todo y en un momento determinado de la vida ve como esta da un giro de 360º, a esos padres con un niño con discapacidad y así, muchas y muchas más…. 
 
- Estar al lado de personas que viven momentos difíciles. ¿Le ha hecho desarrollar su lado más humano?
 
En parte sí, pero yo me considero una persona muy cercana, humana, colaboradora y solidaria. Vengo de una familia humilde que desde muy pequeña me ha enseñado a ayudar a los demás y la gran mayoría de las veces sin recibir nada a cambio. La vida no es nada fácil, está llena de baches y obstáculos que hay que superar. Saber sonreír ayuda a superarlos. Esta responsabilidad supone un “pequeño balcón privilegiado a la vida”, que permite experimentar emociones que lógicamente cambian también tu propia vida personal, como enfrentarme a los conflictos que la vida te deparan, en definitiva te hacer mejor persona.
 
- ¿Qué habilidades se requieren para este tipo de trabajo?
 
Una buena cualificación profesional, y también personal. Una de las habilidades más necesaria es sin duda La empatía. Comprender los sentimientos y emociones de esa persona para hacerlos tuyos, saber escuchar y entender sus problemas.
 
Saber sonreír para brindar ese apoyo y seguridad a la persona que recibes y conseguir que en su mirada se refleje ese sentimiento de  tranquilidad, de saber que se encuentran en buenas manos, y que con la ayuda de esta Fundación su vida va a ser un poquito más fácil.
 
- ¿Cómo valoraría la labor que desempeña la Fundación para la Protección Social de la OMC? ¿Cuáles ayudas destacaría?
 
De manera muy positiva. La Fundación para la Protección Social es la joya de la OMC. Ayudar a gente que lo está pasando mal crea una sensación de bienestar enorme, y eso hoy en día es de agradecer.
 
Se valora y se estudia cada caso con muchísima delicadeza para no cometer errores, y así poder llevar a cabo la concesión de estas ayudas de la mejor manera posible, adaptando las prestaciones a los nuevos tiempos y necesidades que estamos viviendo.
 
Según las necesidades a las que cada día nos estamos enfrentando, destacaría las ayudas para la conciliación de la vida personal, profesional y laboral. Para mi es importantísimo saber diferenciar y  conciliar nuestro mundo laboral y personal. 
 
- ¿Cuántos beneficiarios tienen en su Colegio de Médicos? ¿Cuál es la prestación más solicitada?
 
El Colegio de Médicos de Cáceres tiene concedidas 19 ayudas entre las cuales nueve son asistenciales, una a mayores de 60 años, una de viudedad, una de tratamientos especiales de 1-16 años, siete educacionales, y en curso pendientes de conceder una ayuda a residencia geriátrica, otra de servicio de atención al domicilio, y por último, una de servicio de atención domiciliaria, además de varias becas de estudios como títulos oficiales que han sido tramitados y concedidos.
 
Deciros que la prestación más solicitada y teniendo en cuenta los tiempos actuales pues son las prestaciones para la conciliación de la vida personal, familiar y profesional.
 
- Cada año la Fundación mantiene una reunión con el personal administrativo de los Colegios de Médicos responsable de tramitar y gestionar las ayudas que anualmente proporciona la Fundación. ¿Cómo valoraría estos encuentros? 
 
De manera muy positiva. Gracias a estos encuentros hemos puesto  cara a todo el personal que trabajamos para esta Fundación, tanto a las compañeras que se encuentran en Madrid, como a todos los compañeros que representamos la cara de la Fundación en los diferentes Colegios provinciales de Médicos para los que trabajamos, facilitando así la gestión de estas prestaciones. 
 
Estos encuentros nos ayudan a relacionarnos entre nosotros, y así exponer y aclarar dudas sobre las ayudas de la Fundación, aportando nuevas ideas para la elaboración anual del catálogo de prestaciones. Es una forma de desarrollar una agradable sensación de pertenencia personal y grupal a una Institución, y por ende a una Fundación, de la que nos sentimos partícipe, de la que nos sentimos orgullosos.
 
-Del contenido del programa de este año. ¿Qué es lo más llamativo que le parece?
 
Los dos talleres que engloban la Jornada. En ellos vamos a tratar temas sobre incapacidad y tutela que requieren dedicación y tiempo, debemos estar bien asesorados para saber a qué institución o instituciones tenemos que dirigirnos, con qué personal tenemos que hablar para llevar a cabo una buena gestión administrativa a la hora de asesorar y tramitar estas ayudas.
 
- ¿Cree que estos encuentros favorecen la coordinación entre la FPSOMC y los Colegios?
 
Por supuesto que sí, para muchos colegiados la Fundación es la gran desconocida. Para ellos es sólo una referencia al antiguo Patronato de huérfanos, sin saber que la Fundación ha evolucionado y se ha adaptado a los nuevos tiempos. 
 
Con estos encuentros se adquiere un compromiso entre FPSOMC y los Colegios, para dar a conocer esta entidad y sus ayudas. 
 
La Fundación tiene como objetivo principal la solidaridad, ayudar aquellas personas que más lo necesitan. No es un bien ni un derecho adquirido, por eso tenemos que concienciar a los colegiados que gracias a sus aportaciones económicas y de manera desinteresada, están ayudando a mucha gente que realmente lo está pasando mal, y este papel sólo se puede desempeñar y lograr gracias a la información y gestión que realizan los Colegios de Médicos.
 
- ¿Cuál es el papel del personal responsable en la Protección Social en todos los Colegios?
 
No deja de ser “la cara amable” de la corporación colegial, la gestión de las ayudas de la FPSOMC. Y, en la mayoría de los casos, sin dejar de hacer otras de las funciones administrativas y de gestión del día a día del Colegio.
 
En mi caso particular esta responsabilidad no es un papel meramente administrativo ni de gestión, es una cara, una voz y un empeño diario de saber que gracias a tu trabajo estás consiguiendo que esas personas que acuden a tí, cuando realmente lo necesitan, vuelvan a sonreír, a confiar en ellos mismos, a emocionarse, en general a disfrutar en la manera de lo posible de la vida.
 
- Para futuras reuniones. ¿Qué temas propondría?
 
Para mí el principal tema a tratar en futuras reuniones y encuentros sería “Como Concienciar a los nuevos colegiados médicos residentes de la importancia de ser solidarios”. El médico MIR tiene que tomar conciencia de la importancia solidaria de la FPSOMC, saber ayudar a los demás y esa ayuda no sólo tiene que tener un significado médico, debe prevalecer en él un significado de solidaridad, que no deja de ser un aspecto importante del profesionalismo médico en el sentido de la sociedad a la que atiende, y no debe ser menos dirigido a su propio colectivo profesional.
 
Los médicos deben saber presumir y estar orgullosos de pertenecer a esta Fundación. Entre todos tenemos que cuidarla porque la labor que realiza la Fundación para la Protección Social de la OMC, es INMENSA.