Sábado, 8 Agosto 2020

Estudio 'JAMA Pediatrics'

Los bebés expuestos al virus del Zika en el útero sufren retrasos en el desarrollo neurológico durante la infancia

Los bebés expuestos al virus del Zika en el útero sufren retrasos en el desarrollo neurológico durante la infancia, a pesar de tener imágenes cerebrales y circunferencia de la cabeza 'normal' al nacer, según un estudio llevado a cabo por expertos del Children's National Main Hospital (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista 'JAMA Pediatrics'

Madrid 07/01/2020 medicosypacientes.com
En el trabajo se analizaron a mujeres embarazadas de la costa caribeña de Colombia que habían estado expuestas al Zika y se habían sometido a una serie de imágenes de resonancia magnética fetal (IRM) y ultrasonidos a medida que avanzaban sus embarazos.
 
Aunque las madres tenían infecciones de Zika confirmadas por laboratorio, 77 de 82 de sus descendientes nacieron sin signos de síndrome de Zika congénito, y 70 se sometieron a pruebas adicionales del neurodesarrollo durante la infancia. Estos recién nacidos aparentemente normales nacieron entre el 1 de agosto de 2016 y el 30 de noviembre de 2017, en plena epidemia de Zika, y tenían la circunferencia normal de la cabeza.
 
Cuando tenían entre 4 y 8 meses o entre 9 y 18 meses de edad, el desarrollo neurológico de los bebés se evaluó mediante dos herramientas validadas, la 'Evaluación de desarrollo inicial de habilidades adaptativas y funcionales de Warner' (una prueba de 50 ítems de habilidades tales como el autocuidado, movilidad, comunicación y cognición social) y la 'Escala motora infantil de Alberta' (un examen motor de bebés en posición prona, supina, sentada y de pie). Algunos bebés fueron evaluados durante cada punto de tiempo.
 
"Estos bebés no tenían evidencia de déficit de Zika o microcefalia al nacer. Los déficits de neurodesarrollo, incluidas las disminuciones en la movilidad y la cognición social, surgieron en su primer año de vida, incluso cuando su circunferencia de la cabeza se mantuvo normal", han dicho los expertos.
 
Normalmente, el desarrollo neurológico en bebés y niños pequeños continúa durante años, construyendo una red neuronal resistente que luego utilizan para llevar a cabo funciones neurológicas y cognitivas complejas cuando los niños ingresan a la escuela.
 
"Nuestros hallazgos subrayan las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de que todos los bebés expuestos al Zika en el útero se sometan a un seguimiento a largo plazo, lo que brinda la oportunidad de intervenir antes", han zanjado los investigadores.