Martes, 21 Mayo 2019

Estudio en ‘The Lancet’

Los adolescentes de hoy se enfrentan a mayores desafíos de salud que los jóvenes de hace 25 años

Grandes necesidades no satisfechas y crecientes desigualdades en los jóvenes del mundo son algunas de las conclusiones de un estudio global, publicado en 'The Lancet' que proporciona una instantánea completa e integrada de la salud y el bienestar de los 1.800 millones de adolescentes de 10 a 24 años de edad que constituyen un tercio de la población mundial

Madrid 13/03/2019 medicosypacientes.com/E.P.
La investigación se basa en la anterior Comisión Lancet de Salud y Bienestar de los Adolescentes y fue dirigida por el Instituto de Investigación Infantil Murdoch, la Universidad de Melbourne y el Instituto Burnet, en Melbourne, Australia. El estudio siguió el progreso de la salud de los adolescentes en 195 países entre 1990 y 2016 en comparación con 12 indicadores que incluyen el consumo de tabaco, la obesidad, la anemia, la educación secundaria, el matrimonio infantil, la nutrición y las enfermedades no transmisibles.
 
El autor principal, Burnet Institute codirector de Salud del Adolescente, Peter Azzopardi, quien también ocupa cargos en el Instituto Murdoch de Investigación Infantil y la Universidad de Melbourne, dice que el estudio expone el fracaso de la salud, la educación y los sistemas legales para mantenerse al día con las necesidades cambiantes de los adolescentes y los cambios demográficos.
 
"Aunque ha habido grandes mejoras en la salud de los adolescentes en algunos países, el mayor crecimiento de la población ha sido en países donde los adolescentes experimentan la mayor carga de la enfermedad. Ahora, hay 250 millones de adolescentes más viviendo en estos entornos en comparación con hace 25 años", dice el doctor Azzopardi. "Las inversiones en la salud de los adolescentes tampoco han seguido el ritmo de las necesidades. Por ejemplo, en comparación con 1990, ahora hay 180 millones más de adolescentes con sobrepeso y obesos, y 75 millones más que viven con anemia", señala.
 
Y agrega: "El número absoluto de jóvenes que no completan la educación secundaria, 300 millones, ha cambiado poco desde 1990, y sigue habiendo una desigualdad de género sustancial en las oportunidades de educación posterior, con tres veces más probabilidades de que las mujeres jóvenes no tengan empleo o capacitación en comparación con los hombres jóvenes". A su juicio, invertir en la salud de los adolescentes proporciona un "triple dividendo" al garantizar la salud de los adolescentes ahora, en el futuro y para sus hijos.
 
Destaca que el documento, titulado 'Progreso en la salud y el bienestar de los adolescentes: el seguimiento de 12 indicadores principales en 195 países y territorios, 1990-2016', no solo puede ayudar a aportar información para la política del gobierno, sino que puede proporcionar muchos datos necesarios para los países con bajos y medios ingresos para identificar prioridades para acciones de salud.
 
"Muchos países de la región de Asia Pacífico y África subsahariana, donde vive la mayoría de los adolescentes del mundo, no tienen acceso a los datos que describen las necesidades de salud de los adolescentes. Este informe describe cómo están progresando, pero también cómo se comparan con el resto del mundo", dice Azzopardi.
 
El autor principal, el profesor de Salud de los Adolescentes de la Universidad de Melbourne George Patton, también del Instituto de Investigación Infantil Murdoch, dice que la salud de los adolescentes carecía de fondos suficientes y que muchos gobiernos la pasaban por alto.
 
"Los medios sociales y digitales, las dietas cambiantes, la urbanización, el conflicto armado y la migración son algunas de las fuerzas que están configurando el crecimiento y el desarrollo de la salud de los adolescentes, y el mundo no se mantiene al día. Con un enorme aumento en el número de adolescentes que crecen en los países pobres, los desafíos globales en la salud de los adolescentes ahora son mayores que hace 25 años", dice el profesor Patton.
 
"Sin embargo, aún no invertimos en la salud de los adolescentes: en los países de bajos ingresos, los jóvenes representan alrededor del 30 por ciento de la población, pero reciben menos del 2 por ciento de las inversiones en salud del mundo", apunta el profesor Patton. El doctor Azzopardi y el profesor Patton dicen que la investigación reforzaba el planteamiento de inversiones integrales e integradas en salud, crecimiento y desarrollo de los adolescentes.
 
Principales causas de enfermedad en adolescentes
 
El documento fue financiado por el Consejo Nacional de Investigación Médica y de Salud de Australia y la Fundación Bill y Melinda Gates. El mundo es ahora el hogar de 1.800 millones de adolescentes, la mayor población en la historia de la humanidad.
 
El crecimiento de la población se ha producido principalmente en países de ingresos bajos y medios, donde los adolescentes experimentan una pesada y compleja carga de enfermedad. Más de la mitad de los adolescentes del mundo vive ahora en estos entornos y lleva dos tercios de la carga mundial de la enfermedad para los adolescentes.
 
Más de la mitad de la carga total de enfermedad experimentada por los adolescentes se debe a enfermedades no transmisibles (incluidos trastornos mentales). Las enfermedades no transmisibles son la principal causa de enfermedad para los adolescentes en todos los países y esto ha cambiado poco desde 1990.
 
Un cuarto de la carga total de la enfermedad se debe a patologías transmisibles, maternas y nutricionales, pero casi toda esta carga de enfermedad la soportan los adolescentes que viven en 70 países de ingresos bajos y medios.
 
La prevalencia del consumo de tabaco disminuyó en general, pero 136 millones de adolescentes fumaban diariamente en 2016. Un total de 71 millones de adolescentes reportaron consumo excesivo de alcohol en 2016, un ligero aumento desde 1990. El consumo de tabaco y el consumo excesivo de alcohol subieron más rápidamente entre las niñas en muchos países de ingresos bajos y medios.
 
Uno de cada cinco (324 millones) de adolescentes tenía sobrepeso u obesidad en 2016 y uno de cada cuatro (430 millones) era anémico.El sobrepeso y la obesidad aumentan rápidamente para los adolescentes en todos los países y, sin embargo, no se incluyen como un enfoque específico de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
 
En 2016 hubo 12 millones de nacidos vivos de madres adolescentes, casi tres cuartas partes de los cuales fueron en países donde los adolescentes sufren una gran carga de enfermedad. Se calcula que 66 millones de niñas se casaron con niños antes de cumplir los 18 años (matrimonio infantil). El 40 por ciento de las niñas en los países con los perfiles de salud más pobres estaban casados ??cuando eran niños. Unos 73 millones de mujeres jóvenes de 15 a 24 años de edad en 2016 no pudieron acceder a la anticoncepción. Los varones soportaron tres cuartas partes de la carga mundial de enfermedades debidas a lesiones en 2016.
 
Unos 300 millones (la mitad) de 20 a 24 años no habían completado la escuela secundaria en 2016, una cifra que ha mejorado poco desde 1990. Aunque hubo paridad de género en la finalización de la escuela secundaria, las mujeres jóvenes en los países de ingresos bajos y medianos tenían cinco veces menos probabilidades que los niños de tener un empleo y capacitación adicional.