Domingo, 11 Abril 2021

Los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte en menores de 45 años

22/06/2008

Un 30 por ciento de las muertes serían "potencialmente evitables con una asistencia adecuada en el lugar del siniestro"

Valencia, 23 junio 2008 (Europa Press)

Los accidentes de tráfico causan el 70% de los traumatismos craneoencefálicos graves en España, son la primera causa de muerte en menores de 45 años y los responsables directos del 67% de las lesiones medulares. Asimismo, un 30% de las muertes son "potencialmente evitables con una asistencia adecuada en el lugar del siniestro", según ha puesto recientemente de manifiesto el Grupo de Urgencias y Atención Continuada de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria.

Los traumatismos por accidente son uno de los problemas más frecuentes que atienden los médicos de familia que trabajan en un servicio de Urgencias. Según se ha informado en las últimas Jornadas de Actualización en Medicina de Familia, organizadas en Valencia por las Sociedades Española y Valenciana de Medicina de Familia y Comunitaria, los especialistas en medicina de familia constituyen el 90% de las incorporaciones a los servicios de urgencias de los últimos diez años; el 50% de las urgencias hospitalarias son atendidas por especialistas en medicina de familia y comunitaria; y el 92% de las personas que son asistidas en un servicio de urgencias recibe un seguimiento posterior en su centro de salud.

Ante un accidente de tráfico, los médicos de familia aconsejaron, en primer lugar, alertar a los profesionales llamando al 112 para facilitar todos los datos que soliciten y si es preciso actuar, seguir una serie de pautas como llevar chaleco reflectante; estacionar el vehículo como mínimo a 15 metros del siniestro con fácil acceso, donde no obstaculice la circulación y sobrepasado el accidente, para que los desplazamientos hacia el mismo sean en sentido contrario al de la circulación".

También recordaron que en una situación de emergencia hay que "colocar señales de peligro entre 50 y 150 metros; prestar atención en la escena a los letreros e indicaciones de productos tóxicos que se puedan encontrar; apagar el motor de los vehículos accidentados y desconectar la batería si no han llegado los cuerpos de seguridad".

En cuanto a accidentes de tráfico con llamas, señalaron que se debe estacionar el vehículo a una distancia superior a 50 metros; realizar la aproximación en la dirección del viento y lateralmente a la columna de humo; no abrir el capó y quitar el tapón del tanque de la gasolina para evitar la explosión; y si se utiliza un extintor, dirigir el chorro a la base de las llamas".

Respecto a la movilización del paciente con trauma grave, resaltaron que el ciudadano debe saber que "toda persona que sufre un trauma grave tiene una lesión cervical hasta que no se demuestre lo contrario", y esto es algo que se debe tener en cuenta al acercarse a la persona lesionada hasta que llegue el dispositivo sanitario, ya que "sólo en el hospital se descartará definitivamente la lesión cervical", subrayaron.

Según explicaron, es necesario "evitar que el herido tenga obstruida la vía aérea, ya que la causa más frecuente de muerte evitable en los traumatismos graves es la obstrucción de la vía aérea producida por el deslizamiento hacia atrás de la lengua, cuando existe una disminución del nivel de conciencia y el paciente se encuentra tumbado hacia arriba".

Por lo que se refiere a la causa más frecuente de mal estado circulatorio explicaron que "es la perdida de volumen sanguíneo por hemorragia interna o externa". En caso de hemorragia externa, se aconseja identificar los puntos sangrantes y aplicar compresión directa local. También es importante "prevenir y evitar la hipotermia, tapando y calentando al accidentado, ya que la hipotermia puede producir un importante deterioro del estado circulatorio".

Los especialistas subrayaron que "en los pacientes graves la población general no debe realizar ninguna maniobra de movilización, sino que debe controlar que no muevan el cuello, tranquilizar al paciente y pedir ayuda aportando la mayor cantidad de datos posible". No obstante, si las circunstancias obligan a movilizar y trasladar al paciente, debe hacerse como si éste fuera un solo bloque de cabeza, tronco y extremidades, mientras que si se moviliza un paciente entre varias personas los movimientos han de estar coordinados y dirigidos por una única persona con los conocimientos necesarios.