Sábado, 25 Mayo 2019

Estudio publicado en ‘Nature’

La obesidad tiende a aumentar en las zonas rurales

La obesidad se está incrementando de manera más rápida en el mundo rural que en las ciudades, según se expone en un nuevo estudio de tendencias globales sobre el índice de masa corporal (IMC) en el que han participado investigadores del CIBERESP, CIBEROBN y CIBERCV, según informan desde dichos organismos, y que ha sido publicado, recientemente, en la revista 'Nature'

Madrid 14/05/2019 medicosypacientes.com
En el estudio, liderado por el Imperial College de Londres, han participado más de 1000 investigadores de todo el mundo que analizaron entre 1985 y 2017 la altura y el peso de más de 112 millones de adultos en áreas rurales y urbanas de 200 países.
 
Uno de los hallazgos que han apuntado los autores es que en, este periodo, el IMC aumentó en un promediode 2.0 kg / m2 en mujeres y 2.2 kg / m2 en hombres a nivel mundial, equivalente a que cada persona incrementara su peso en 5-6 kg. Más de la mitad del aumento global en estos 33 años se debió a aumentos en el IMC en áreas rurales y, en algunos países de ingresos bajos y medianos, las zonas rurales fueron responsables de más del 80% del aumento.
 
"Desde 1985 el IMC medio ha aumentado en todos los grupos estudiados, pero en mayor medida en las áreas rurales - 2.1 kg /m2 en mujeres y hombres frente 1.3 kg/ m2 y 1.6 kg / m2 en mujeres y hombres respectivamente en las ciudades-” explica José M. Huerta, investigador del CIBERESP en el grupo liderado por M. Dolores Chirlaque.  
 
Estas tendencias han llevado a cambios sorprendentes en la geografía del IMC durante las tres décadas. En 1985, los hombres y mujeres urbanos en más de tres cuartos de los países tenían un IMC más alto que sus contrapartes rurales. Con el tiempo, la brecha entre el IMC urbano y rural en muchos de estos países se redujo o incluso se invirtió.
 
"Los resultados de este estudio global masivo anulan la percepción generalizada de que personas que viven en ciudades son la causa principal del aumento global de la obesidad", subraya Majid Ezzati, investigador del Imperial College y autor principal del estudio. "Esto significa que debemos repensar cómo abordamos este problema de salud global".
 
Ciudad y salud
 
Los autores del estudio señalan que "las discusiones sobre salud pública tienden a centrarse en los aspectos negativos de vivir en la ciudad sin tener en cuenta que ofrecen más oportunidades para mejorar la nutrición, hacer más ejercicio físico y recreación, y mejorar la salud en general. Estas cosas son a menudo más difíciles de encontrar en las áreas rurales ".
 
Los resultados mostraron diferencias entre los países de ingresos altos, medios y bajos. En los de altos ingresos el IMC ha sido generalmente más alto en las áreas rurales desde 1985, especialmente para las mujeres, según los datos del estudio. “Esto podría tener relación con menores ingresos y educación, disponibilidad limitada y mayor precio de alimentos saludables y un menor acceso a instalaciones deportivas y de ocio” sugieren los autores.
 
Mientras tanto, las áreas rurales en los países de ingresos bajos y medios han experimentado cambios hacia ingresos más altos, mejor infraestructura, más agricultura mecanizada y mayor uso de automóviles, todo lo cual genera numerosos beneficios para la salud, pero también conlleva menores gastos de energía y más gasto en alimentos, que pueden ser procesados y de baja calidad cuando no existen regulaciones suficientes. Todos estos factores contribuyen a un aumento más rápido del IMC en las áreas rurales.
 
"A medida que los países aumentan su riqueza, el desafío para las poblaciones rurales cambia de proporcionar lo suficiente para comer, a ofrecer alimentos de buena calidad", añaden los autores.
La principal excepción a la tendencia mundial fue África Subsahariana, donde las mujeres aumentaron de peso más rápidamente en las ciudades, posiblemente debido a un trabajo de menor consumo de energía (como el trabajo de oficina), y una menor necesidad de tareas domésticas físicas como la recolección de leña y la recolección de agua. Viajes más cortos y mayor acceso a los alimentos procesados.
 
Situación en España
 
Los resultados del estudio mostraron una ligera disminución del IMC entre las mujeres españolas en 2017 en relación con 1985, con similar disminución en áreas rurales (0,8 kg/m2) y urbanas (0,7 kg/m2). “El IMC disminuyó también entre las mujeres en otros once países de Europa (Grecia, Lituania, República Checa, Italia, Portugal, Serbia, Francia, Malta) y Asia Pacífico (Nauru, Singapur y Japón)”, apuntan los investigadores. 
 
Sin embargo, entre los hombres, el IMC aumentó tanto en áreas urbanas como rurales en España, aunque lo hizo en mayor magnitud en las áreas urbanas (incremento de 1,7 kg/m2 frente a 1,4 kg/m2 en el entorno rural). En todos los países estudiados se observó un aumento del IMC en hombres, siendo mayor en Santa Lucía, Bahrein, Perú, China, República Dominicana y Estados Unidos, todos en más de 3.1 kg / m2.
 
La mayor diferencia entre entornos rurales frente a urbanos se contempla en los países de Europa central y oriental: alrededor de 1 kg / m2 o más de diferencia en Bielorrusia, República Checa y Letonia. Esta brecha se ha mantenido prácticamente sin cambios desde 1985. En los hombres, los mayores márgenes de IMC rural sobre urbano fueron en Suecia, República Checa, Irlanda, Australia, Austria y los Estados Unidos, todos con un IMC rural superior a 0,35 kg / m2 más que el IMC urbano.
 
La investigación fue financiada por el Wellcome Trust, el Consejo de Investigación Médica, la Royal Society y la Academia de Ciencias Médicas.Algunos de los investigadores del CIBERESP que firman el artículo son Manoli García de la Hera y Eva M. Navarrete-Muñoz (UMH); Magda Gasull (Hospital del Mar); José María Huerta y Diego Salmerón (FFIS Murcia); y Jesús M. Ibarluzea (Instituto Biodonostia). Además, han participado Ana B. Crujeiras y Dora Romaguera, del CIBEROBN; y Jaume Marrugat, del Consorci Mar Parc Salut de Barcelona y el CIBERCV.
 
Artículo de referencia: “Rising rural body-mass index is the main driver of the global obesity epidemic in adults” by NCD Risk Factor Collaboration (NCD-RisC) is published in the journal Nature. https://doi.org/10.1038/s41586-019-1171-x