Sábado, 8 Agosto 2020

Publicado en la revista 'Anaesthesia'

La mortalidad en UCI disminuye un tercio desde el comienzo de la pandemia

Una revisión sistemática y un meta-análisis de estudios publicados de Europa, Asia y América del Norte ha mostrado que la mortalidad general de los pacientes de COVID-19 en las unidades de cuidados intensivos (UCI) ha disminuido de casi el 60 por ciento a finales de marzo al 42 por ciento a finales de mayo, una disminución relativa de casi un tercio. La mortalidad no varió de forma significativa entre estos tres continentes

Madrid 20/07/2020 medicosypacientes.com

En su trabajo, publicado en la revista 'Anaesthesia', los investigadores realizaron búsquedas en bases de datos para encontrar estudios que informaran sobre la mortalidad en la UCI de pacientes adultos ingresados con COVID-19. La principal medida de resultado fue la muerte en la UCI como proporción de los ingresos completados en la UCI, ya sea por alta de la UCI o por muerte. Por lo tanto, la definición no incluía a los pacientes que seguían vivos en la UCI.

Se identificó un total de 24 estudios de observación que incluían 10.150 pacientes de centros de Asia, Europa y América del Norte. En los pacientes con ingresos completos en la UCI con infección por COVID-19, la mortalidad combinada en la UCI en todos los estudios hasta finales de mayo fue del 41,6 por ciento. Esto representa una caída de alrededor de un tercio de la mortalidad en la UCI del 59,5 por ciento observada en los estudios hasta finales de marzo.

Sin embargo, los autores puntualizan que la mortalidad en la UCI por la COVID-19, alrededor del 40 por ciento, sigue siendo casi el doble de la observada en los ingresos en la UCI con otras neumonías virales, en un 22 por ciento.

Según los responsables, hay varias explicaciones para los hallazgos sobre la disminución de la mortalidad en la UCI con el tiempo: "Puede reflejar el rápido aprendizaje que ha tenido lugar a escala mundial debido a la rápida publicación de los informes clínicos en las primeras etapas de la pandemia. También puede ser que los criterios de ingreso en la UCI hayan cambiado con el tiempo, por ejemplo, con una mayor presión sobre las UCI en las primeras etapas de la pandemia". Así, añaden que es probable que los hallazgos también reflejen el hecho de que las largas estancias en la UCI tardan en reflejarse en los datos.

La mortalidad en la UCI no difirió significativamente entre los continentes a pesar de algunas pruebas de variaciones en los criterios de admisión, los tratamientos administrados y los umbrales para su aplicación. Los autores dicen que esto es consistente con los hallazgos de la investigación hasta finales de mayo que sugieren que ninguna terapia específica reduce la mortalidad en la UCI. En las últimas semanas se ha descubierto que la dexametasona tiene un beneficio significativo y se espera que esto mejore aún más la supervivencia.