Viernes, 14 Diciembre 2018

Estudio publicado en ‘Journal of Neurology’

La mitad de mujeres y un tercio de hombres, en riesgo de desarrollar enfermedades neurológicas

Una de cada dos mujeres probablemente desarrollará demencia, párkinson o apoplejía a lo largo de su vida, frente a uno de cada tres hombres, aunque las intervenciones preventivas pueden reducir el riesgo de sufrir estas enfermedades neurológicas entre un 20 y un 50 %, según un estudio, publicado en el "Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry"

Madrid 02/10/2018 medicosypacientes.com / EP
Investigación publicada en el "Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry".

El estudio ha sido realizado por un grupo de investigadores holandeses que examinó la salud neurológica de más de 12.000 personas entre 1990 y 2016. La investigación solamente incluyó a personas de ascendencia europea con una esperanza de vida relativamente alta, por lo que sus hallazgos pueden no ser aplicables a otras poblaciones.

Todos los participantes tenían al menos 45 años de edad cuando fueron reclutados para la investigación y el 58 % eran mujeres. El monitoreo de signos de demencia, párkinson o apoplejía se hizo hasta la muerte de los participantes o hasta el 1 de enero de 2016, lo que ocurriera primero, a través de controles de salud completos cada cuatro años y del análisis de los registros de los médicos de cabecera de cada paciente.

Los datos recopilados revelaron que a los 45 años el riesgo de desarrollar alguna de las mencionadas enfermedades es del 48 % (una de cada dos) en el caso de las mujeres y del 36% (uno de cada tres) en los hombres.

Entre 1990 y 2016 murieron un total de 5.291 participantes del estudio. De ellos, a 1.489 les habían diagnosticado demencia, principalmente alzhéimer, 1.285 tuvieron un derrame cerebral y 263 desarrollaron párkinson.

Los investigadores estimaron, por otro lado, que si el inicio de esas enfermedades se retrasaba de 1 a 3 años gracias a intervenciones preventivas, el riesgo de sufrirlas se reducía en un 20 % en personas de 45 años y en más de un 50 % en aquellos mayores de 85 años.

El estudio tiene carácter observacional, pero los autores creen que sus hallazgos refuerzan la necesidad de desarrollar intervenciones preventivas para reducir sustancialmente la prevalencia de enfermedades neurológicas comunes en la población que envejece.