Sábado, 21 Julio 2018

Curso de Verano de la UIMP

La FPSOMC participa en una jornada sobre los retos y oportunidades de las fundaciones de la salud, investigación y bienestar en el siglo XXI

Representantes de fundaciones sociales y sanitarias de España, entre las que se encuentra la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC), participaron en una jornada sobre los retos y oportunidades de las fundaciones de la Salud, Investigación y Bienestar en el siglo XXI, en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo

Santander 05/07/2018 medicosypacientes.com
Domingo, Igual, Casermeiro, Real y Bando.
En el acto inaugural participaron Gema Igual, alcaldesa de Santander; Miguel Ángel Casermeiro, secretario general de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP); María Luisa Real, consejera de Sanidad de Cantabria; Paloma Domingo, directora general de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT); y Honorio Bando, coordinador del Grupo de Trabajo Sectorial de Salud, Investigación y Bienestar de la Asociación Española de Fundaciones.
 
La sociedad civil ha vuelto a poner énfasis en la salud, la investigación y el bienestar social, y en su papel es determinante en la gestación y el desarrollo de iniciativas orientadas a propiciar y a promover la participación y el compromiso ciudadano en materias que son de indudable interés general. 
 
Esta cita organizada por la Asociación Española de Fundaciones a través de su Grupo Sectorial de Fundaciones de Salud, Investigación y Bienestar se marcó como objetivo poner en valor la diversidad y la riqueza de proyectos e iniciativas que están llevando a cabo las fundaciones en cada uno de estos ámbitos de actividad y facilitar y estimular la relación personal e institucional y el intercambio de información, conocimiento y experiencias. En esta jornada se reflexionó sobre los cinco retos, oportunidades y aspectos clave para el futuro en el ámbito de actividad de estas fundaciones: heterogeneidad, sostenibilidad, envejecimiento, capital humano, e innovación.
 
La directora técnica de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC), Nina Mielgo, expuso que una de las principales aportaciones de estas organizaciones sin ánimo de lucro es que identifican necesidades de la población que no son detectadas desde otras esferas, y que además difunden información y educación en salud, con el fin de ofrecer a la sociedad herramientas para una vida mejor.
 
Centró su intervención en el envejecimiento y el bienestar, que "es uno de los mayores triunfos de la humanidad y también uno de sus mayores desafíos, porque las personas mayores ofrecen valiosos recursos, a menudo ignorados, que suponen una importante contribución al sostenimiento de nuestras sociedades”. Así, detalló que las medidas para ayudar a que las personas mayores sigan sanas y activas son, más que un lujo, una auténtica necesidad. También incidió en que “las políticas y programas han de basarse en los derechos, necesidades, preferencias y las capacidades de las personas mayores. Tienen que tener en cuenta la perspectiva del ciclo vital que reconozca la importante influencia de las experiencias vitales anteriores en la manera de envejecer de cada uno”.
 
La directora técnica de la FPSOMC comentó que las políticas y programas de envejecimiento activo son aquellos que reconocen y destacan la necesidad de fomentar y equilibrar la responsabilidad personal sobre el propio envejecimiento, contar con entornos adecuados y la solidaridad intergeneracional y planifican la vejez y la preparación para la misma, llevando a cabo esfuerzos personales para adoptar prácticas de salud personales positivas en todas las etapas de la vida.
 
También recordó que la preparación para la jubilación es un proceso de información-formación, para que las personas que están cerca de jubilarse asuman su nuevo rol social positivamente, cobra importancia a medida que se ha ido alargando la esperanza de vida y debe implementarse mucho antes del momento de jubilarse, de forma continuada, con el fin de prevenir los efectos negativos y facilitar que la persona pase de la actividad productiva a la actividad creativa manteniendo su sentimiento de identidad, de pertenencia, autoestima y a la readecuación de su proyecto de vida a la nueva situación.
 
Respecto al plan de acción para el médicos senior subrayó que es un conjunto integral de acciones orientadas a que el médico que se va a jubilar, o ya lo está, disfrute al máximo la nueva etapa, minimizando el impacto del acto administrativo de la jubilación sobre la persona. Se trata de un momento para aprovechar el evento como una oportunidad para maximizar su bienestar personal y desarrollo integral, y establecer sinergias con entidades para optimizar las acciones.