Domingo, 26 Enero 2020

La ausencia de un consentimiento informado favorece el intrusismo y ataca el derecho de los pacientes a recibir información

17/11/2008

El Capítulo Español de Flebología evidencia la existencia de sociedades científicas relacionadas con la medicina y la cirugía estética que no están reconocidas como especialidades para el tratamiento de las patologías vasculares

Barcelona, 14 de noviembre de 2008-(medicosypacientes.com)

“En la actualidad existe una falta de información referente al consentimiento informado”. La frase corresponde al doctor Vicente Ibáñez, vicepresidente del Capítulo Español de Flebología, sociedad que colabora en el I Curso de Escleroterapia en fleboestética y patología venosa que se celebra en el Centro médico Teknon de Barcelona durante los días 14 y 15 de noviembre de 2008. “Habida cuenta que se trata de un precepto legal, cualquier intervención quirúrgica, así como cualquier método de diagnóstico invasivo, por mínima que sea, requiere que el paciente conozca qué se le va a hacer y cómo. Es algo que no se produce hoy en día y que ha de convertirse en un requisito imprescindible antes de comenzar cualquier intervención”, asegura el doctor Ibáñez.

Subraya el cirujano vascular que “a día de hoy no están reconocidas especialidades como la de cirugía estética. Resulta evidente que las sociedades que se titulan bajo este nombre deben regirse de manera más controlada. Ahí entra la cuestión del consentimiento informado, un derecho de cualquier paciente y una obligación que colabora, entre otras cuestiones, en la erradicación de potenciales problemas personales y legales”.

A la hora de definir las aplicaciones de la escleroterapia, técnica sobre la que gira el curso, el doctor Vicente Ibáñez detalla que “su principal aplicación está vinculada a la estética. La técnica”, puntualiza el vicepresidente del Capítulo Español de Flebología, “consiste en la inyección de una sustancia química dentro de la variz con el objetivo de que se produzca una inflamación, seguida de una fibrosis o cicatrización, hasta lograr que la vena dilatada se reabsorba y desaparezca por completo”.

La sustancia introducida es un conjunto de derivados del alcohol, cada uno de ellos indicado para cada tipo específico de variz. Los expertos presentes en el Curso indican que “hasta ahora sólo se esclerosaban venas pequeñas con fines básicamente estéticos, pero hoy en día cada vez se atacan venas más grandes, aquéllas que en el pasado hubieran merecido una intervención quirúrgica. En la actualidad la escleroterapia se usa también como coadyuvante de la cirugía”.

Uno de los últimos avances en terapia esclerosante es la administración de un agente que tras un proceso de batido se convierte en una microespuma espesa y compacta, que al aumentar la superficie de contacto con la vena permite aplicar dosis inferiores para tratar venas de calibre superior. La escleroterapia es un tratamiento ambulatorio. Posteriormente, es muy frecuente que aparezcan moratones, pero son señales cuyas secuelas desaparecen en una semana.

Añadir nuevo comentario