Domingo, 24 Enero 2021

Seminario Web

La Asociación Acceso Justo al Medicamento aborda las dificultades de los ciudadanos en el acceso a las vacunas

La Asociación Acceso Justo al Medicamento (AAJM) ha organizado un seminario web en el que han abordado las dificultades y los problemas de los ciudadanos en el acceso a las vacunas y medicamentos y donde los expertos han asegurado que las vacunas para la Covid-19 “recrudecen el ya muy agrio debate sobre el altísimo gasto farmacéutico que padece España”

Madrid 27/11/2020 medicosypacientes.com
Este encuentro online es el inicio del ciclo de videoconferencias establecido por la Asociación Acceso Justo al Medicamento (AAJM)  para debatir sobre el tema de los medicamentos y vacunas para la pandemia por la Covid-19, desde la exigente necesidad de garantizar su acceso igualitario y asequible para toda la población, ya que toda ella padece los efectos del temible patógeno.
 
El Dr. Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la AAJM, puso en relieve que “los ciudadanos asisten atónitos a un espectáculo en el que las grandes compañías compiten crudamente por presumir de las vacunas más seguras o eficaces para el SARS-CoV-2”.
Todo ello al tiempo que resulta escandaloso que un directivo de las compañías en liza, Pfizer, vendiera muy oportunamente sus acciones en víspera del anuncio de su próxima vacuna para la Covid-19, controvertido hecho que le reportó muy generosos beneficios en Bolsa.
En general, el Dr. Rodríguez Sendín afirmó que todavía hay otras muchas cosas dignas de escándalo, aunque resumió con la gran duda que subyace de saber quién va a poder pagar todo esto que se pretende con los nuevos medicamentos y vacunas destinados a combatir la pandemia de la Covid-19 y el resto de las áreas terapéuticas destinatarias de nuevos fármacos.
 
Complementariamente a las palabras de Rodríguez Sendín, la secretaria de la AAJM, la psicóloga clínica Alicia Delgado, también manifestó compartir ese estado de estupefacción general de la población, en la que la desorientación ciudadana llega al extremo de pensar, en no pocos casos, que los medicamentos que se financian con impuestos salen gratis, sin que quepa mayor absurdo, según manifestó.
 
También, Alicia Delgado señaló que muchos de esos mismos ciudadanos, a veces, no son tan conscientes del altísimo coste de la Sanidad, frente a los suministros de casa, por ejemplo, tal como se recoge en la calle y los estudios de opinión. Por eso, tomó del presidente de honor de la AAJM, el doctor Fernando Lamata, el llamamiento a la unidad ciudadana para evitar que los precios de los nuevos fármacos y vacunas para la Covid-19 pongan en riesgo la salud como derecho humano, a tenor de precios excesivos, en un sentir cuya voz preocupada se oye cada vez más, según confía.
 
El Dr. Fernando Lamata desplegó una amplia introducción sobre los rasgos actuales del modelo de precios y patentes de medicamentos y vacunas en España y en el mundo, a partir de un modelo que nació en 1994, con el acuerdo sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio mundial, aAcuerdo sobre los ADPIC, a través de los sistemas multilaterales existentes.
 
Todo ello sin que haya habido tiempo material para estudiar los posibles efectos secundarios, y sin que los Estados miembro de la Unión Europea (UE) se hayan planteado siquiera reclamar a Pfizer o Moderna, por ejemplo, las pertinentes indeminizaciones que corresponderían a estas compañías por fallos de seguridad achacables a sus nuevos fármacos de prevención.
 
La portavoz de la Comisión de Sanidad de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y portavoz de Marea Blanca Estatal, Carmen Esbri, destacó, como primer objetivo de este movimiento, la defensa de la salud desde Atención Primaria, con la particularidad de que el fármaco también puede ser clave para tener o no dicha salud.
 
El portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (PLAFCH), Damián Caballero, felicitó a todos los que se movilizaron en su día contra la injusticia que planteaban los delirantes precios de los nuevos antivirales de acción directa para los pacientes de esta enfermedad, de la que ya se curaron felizmente y hasta la fecha más de 130.000 personas en España, en un camino por la Sanidad Pública que ya había empezado dos décadas atrás por parte de los fundadores de esta asociación de familiares y pacientes de hepatitis C.
En ese sentido, insta Damián Caballero a no olvidar las 12 muertes que ocurrían cada día por culpa de este virus en 2014, realidad dramática que obligó a Gobierno e industria a replantearse los precios de los tratamientos que, en el caso de Sovaldi, quedaron fijados en los 60.000 euros por paciente, con un sentimiento de instrumentalización intencionada, según declaró, por parte de la compañía titular de la patente.
 
Sobre la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que presentó la AAJM ante el Congreso de los Diputados, para lograr apoyo político para conseguir un precio justo para los fármacos, aludió Caballero a su reciente retirada táctica debida al parón que impone la pandemia a la recogida de firmas ciudadanas, después de haber logrado la meta de hacer consciente a la ciudadanía sobre la gravedad del problema.
 
El presidente de la Confederación de Salud Mental España, Nel González Zapico, estima que los pacientes son contrarios a los tratamientos farmacológicos excesivos, especialmente cuando merman las capacidades funcionales de la persona, por lo que pide discontinuidades de la medicación mejor pautadas para evitar ganancias de peso y el riesgo de vivir 15 años de media menos que la población general, cuando se padece una enfermedad mental,
 
Destacó Nel González Zapico que los fármacos en Salud Mental deben ser un medio y no un fin en sí mismos, y que se debe evitar que emboten la agilidad mental de las personas, como ocurre cuando hay una sobremedicación, además de defender siempre el derecho del paciente a conocer el tratamiento que se le administra.
 
El responsable del área de Salud y Alimentación de la Organización de Consumidores y usuarios (OCU), José María González, describió acciones emprendidas por esta asociación en defensa de los ciudadanos y frente a estrategias, usos y abusos dados en el ámbito industrial.
Como situación recurrente, aludió José María González a los informes que presenta periódicamente la OCU sobre las cremas de protección solar, duramente replicadas por los fabricantes y comercializadores de este tipo de productos muchas veces con pretensiones pseudo científicas que, luego, quedan en nada.