Lunes, 26 Agosto 2019

Recomendaciones Fundación para la Diabetes

La alimentación y la prevención de las personas con diabetes, claves para un verano sin riesgos

La Fundación para la Diabetes apuesta por un estilo de vida saludable y por llevar un buen control de la diabetes durante las vacaciones y recuerda que con una buena alimentación, la realización de actividad física y los controles frecuentes de glucemia es posible disfrutar del verano sin riesgos

Madrid 23/07/2019 medicosypacientes.com
Apuestan por llevar un buen control de la diabetes durante las vacaciones
Tal y como recuerda Ana Mateo, gerente de la Fundación, "ya que la alimentación es una parte fundamental del control de la diabetes, junto con el seguimiento del tratamiento y el ejercicio físico". En este sentido la gerente añade que "se puede disfrutar del verano con total normalidad, siempre y cuando se sigan las recomendaciones de los expertos y no se cometan excesos. Una persona con una buena educación diabetológica no debe tener problemas cuando llega el verano".
 
La dieta mediterránea sigue siendo el tipo de alimentación más recomendada para los expertos. Asimismo se deben mantener en la medida de lo posible ciertas rutinas en los horarios de comidas y dietas. Una dieta saludable se puede combinar con actividad física, al menos unos 40 o 60 minutos diarios.
 
Una de las consecuencias del incremento de las temperaturas en verano es el riesgo de deshidratación, lo que puede aumentar la concentración de la glucosa en sangre. Para evitarlo es conveniente beber al menos un litro de agua diario para evitar la deshidratación.
 
Por otro lado, el calor también influye en la absorción de las insulinas, lo que puede alterar las cifras de glucosa. Por ello es aconsejable realizar controles frecuentes de glucemia.
 
"Las personas con diabetes tienen que vigilar un poco más su alimentación y la dieta mediterránea es un buen patrón. Asimismo, es importante mantener las pautas que plantea el profesional de la salud, mantener un peso saludable y evitar alimentos ricos en azúcares y grasas, sin olvidar la práctica diaria de actividad física y algún tipo de ejercicio. Es muy importante también dormir adecuadamente siguiendo un hábito diario saludable. Además, aunque los horarios en verano sean algo diferentes, es fundamental mantener un seguimiento periódico de los índices de glucemia en sangre para evitar tanto las hiper como las hipo glucemias", aconseja Ascensión Marcos, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética FESNAD.