Sábado, 25 Mayo 2019

Estudio en ‘JAMA Network Open’

La actividad física previene el deterioro cognitivo

La actividad física, incluso a baja intensidad, se asocial con un volumen cerebral más grande y un envejecimiento cerebral saludable, según un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (EEUU), publicado en 'JAMA Network Open'

Madrid 24/04/2019 medicosypacientes.com/E.P.
Los investigadores sugieren que la actividad física regular puede prevenir el deterioro cognitivo y la demencia, ya que "los individuos activos tienen factores de riesgo metabólicos y vasculares más bajos y estos factores de riesgo pueden explicar su propensión al envejecimiento cerebral saludable". Sin embargo, aclaran, "los niveles de actividad óptimos para la prevención de la demencia no han sido claros".
 
Asimismo, afirman, "las nuevas Pautas de Actividad Física de 2018 para los estadounidenses sugieren que cierta actividad física es mejor que nada, pero se recomienda lograr más de 150 minutos de actividad física de moderada a vigorosa por semana para obtener beneficios sustanciales para la salud".
 
Usando los datos del Estudio del corazón de Framingham, los investigadores encontraron que por cada hora adicional dedicada a la actividad física de baja intensidad era equivalente aproximadamente a 1,1 años menos de envejecimiento cerebral.
 
Estos resultados sugieren que el umbral de la asociación favorable para la actividad física con el envejecimiento cerebral puede estar en un nivel de intensidad o volumen más bajo y alcanzable.
 
La profesora asistente de investigación en medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, Nicole Spartano, explicó que "cada hora adicional de actividad física de baja intensidad se asocia con volúmenes cerebrales más altos, incluso en individuos que no cumplen con las pautas de actividad física actuales".
 
Asimismo, Spartano enfatiza en la necesidad de explorar el impacto de la inactividad física en el envejecimiento cerebral en diferentes grupos raciales, étnicos y socioeconómicos ya que, afirma, "apenas se ha comenzado a descubrir la relación entre la actividad física y la salud cerebral".