Viernes, 24 Mayo 2019

III Campaña de Concienciación Social sobre la Enfermedad Mental

03/10/2008

La “III Campaña de Concienciación Social sobre la Enfermedad Mental” es una iniciativa que persigue concienciar a la población y acercarla a la realidad de la enfermedad, reflejar la importancia del diagnóstico precoz y el cumplimiento de la terapia, favorecer la integración de los pacientes en la sociedad y destacar la capacidad artística, humana y emotiva de los enfermos mentales desde el respeto y la visión optimista

Madrid, 4 de Octubre 2008 (Redacción)

Enfermedad Mental

LA ENFERMEDAD MENTAL

En España un 9,2% de la población sufre algún tipo de trastorno mental, como esquizofrenia o trastorno bipolar.

Uno de los grandes problemas de este tipo de enfermedades es el gran desconocimiento y la falta de información que existe en la sociedad, entre los familiares e incluso en el propio paciente. Esta situación lleva a la estigmatización de estos enfermos.

Para luchar contra el estigma, se considera fundamental dar a conocer las causas de la enfermedad y los diferentes tratamientos, así como indicar las pautas sobre cómo actuar ante uno de estos problemas. Estas pautas pueden resumirse en:

  • Acudir al especialista para que diagnostiquen la enfermedad.
  • Conseguir que el enfermo sea responsable con la medicación prescrita para que pueda normalizar al máximo su vida.

EL TRASTORNO BIPOLAR

  1. ¿Qué es el trastorno bipolar?
  2. El trastorno bipolar es una enfermedad mental que se caracteriza por una alteración del estado de ánimo. Se presenta en forma de ataques o episodios de enfermedad que pueden ser de euforia o de depresión. Las fases de euforia, llamadas maníacas, están caracterizadas por hiperactividad, exceso de confianza en uno mismo, irritabilidad, locuacidad e incluso, en algunos casos, ideas delirantes. Las fases de depresión por tristeza, melancolía patológica, apatía y falta de energía e interés por las cosas. Ocasionalmente puede darse en forma de episodio mixto, que consiste en una mezcla de síntomas maníacos y depresivos.

    En esta enfermedad, los mecanismos que controlan el estado de ánimo de una persona no funcionan correctamente, de modo que en determinadas circunstancias se producen elevaciones o descensos exagerados del estado de ánimo, que pueden durar semanas o meses, cuya intensidad hace necesaria, en ocasiones, la hospitalización.

    Existe un gran desconocimiento en la población general de esta enfermedad, agravado por los perjuicios y temores ancestrales que despiertan, todavía, los trastornos psíquicos. Sin embargo, se trata de una afección que tiene muchos puntos en común con la diabetes o la hipertensión arterial, puesto que, como en éstas, el tratamiento médico la mantiene compensada y evita gran parte de los riesgos que conlleva cuando no se controla. Actualmente en el mundo afecta a un 2% de la población y es la sexta causa más importante de discapacidad entre personas de 15 a 44 años de edad.

  3. ¿Cuál es la causa del trastorno bipolar?
  4. El trastorno bipolar es una enfermedad de naturaleza biológica compleja de origen familiar, es decir, el riesgo de padecer la enfermedad entre los familiares de primer grado de pacientes con esta enfermedad es 7 veces superior con respecto a la población general. Sin embargo existen otros factores, tanto físicos (falta de sueño, cambios estacionales, endocrinos, exceso de actividad, consumo de estimulantes, etc.), como emocionales (conflictos familiares, problemas laborales…) que pueden contribuir a desencadenar la enfermedad.

  5. ¿A qué edad se presenta y con qué frecuencia?
  6. El comienzo se sitúa frecuentemente en el inicio de la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta pero puede aparecer también en la infancia. El 90% de los casos han aparecido antes de los 50 años. La manía que aparece por primera vez en la vejez suele tener un origen orgánico.

  7. ¿Es fácil de diagnosticar?
  8. El trastorno bipolar suele tardar alrededor de diez años en diagnosticarse ya que suele identificarse como depresión. España está a la cabeza en la investigación de esta enfermedad.

  9. ¿Cuáles son los síntomas?

En la fase maníaca:

  • Sentirse extraordinariamente "eufórico" o irritable.
  • Necesitar dormir mucho menos de lo habitual y aún así continuar con energía.
  • Pensar con rapidez y desordenadamente. Hablar de forma rápida y descontrolada.
  • Desconcentración. Dificultad en centrar la atención.
  • Sentimiento de "grandiosidad". Creerse capaz de emprender grandes empresas llegando a ser temerario.
  • Tendencia a gastar dinero en exceso y a la promiscuidad sexual.
  • En casos extremos puede llegar a sufrir delirios o alucinaciones.

En la fase depresiva:

  • Pérdida de interés.
  • Problemas de sueño; por exceso o por defecto.
  • Pérdida de energía, cansancio injustificado.
  • Alteraciones en la alimentación: pérdida o exceso de apetito.
  • Problemas de concentración y dificultad en la toma de decisiones.
  1. ¿Cuánto dura cada fase?

Si no se trata, una fase depresiva puede llegar a durar entre 6 y 9 meses, y la fase maníaca entre 2 y 4 meses. El adecuado tratamiento farmacológico permite acortar bastante estos periodos, así como el riesgo de recaída.

  1. ¿Cuándo debemos presuponer que podemos estar ante un caso de trastorno bipolar?

Las alarmas “deben saltar” cuando se observen cuatro de los siguientes factores:

  • Problemas de sueño.
  • Pérdida o exceso de apetito.
  • Problemas de concentración o dificultad en la toma de decisiones.
  • Sentir que todo va lento o sentirse demasiado agitado como para no poder estar tranquilo.
  • Sentirse inútil o culpable o tener muy baja la autoestima.
  • Pérdida de energía o sentirse cansado continuamente.
  • Pensamientos de suicidio o de muerte.
  1. ¿Cuáles son los tipos de trastorno bipolar más comunes?

Trastorno bipolar I:

El paciente sufre episodios maníacos o mixtos y generalmente además, depresiones.

Trastorno bipolar II:

El paciente sufre exclusivamente episodios hipomaníacos y depresivos. Los episodios hipomaníacos son difíciles de reconocer y pasan, con frecuencia, desapercibidos.

Ciclotimia:

El paciente ciclotímico sufre periodos de síntomas hipomaníacos y depresivos sin la suficiente gravedad para poder etiquetarlos como tales. Tiene un carácter crónico y cíclico.

  1. ¿Tiene tratamiento el trastorno bipolar?

Sí. Un enfermo medicado puede llevar, con el tratamiento adecuado, una vida normal. Tanto los episodios como el propio curso de la enfermedad son modificables con tratamiento, pudiéndose lograr en muchos casos un control completo de la enfermedad.

El trastorno bipolar es una de las enfermedades psiquiátricas que cuenta con mayores recursos para su tratamiento. Disponemos de medicación que frena las fases de manía y ayuda a superar la depresión, reduce la frecuencia de las recaídas y su intensidad. El papel de los familiares es esencial para continuar con el tratamiento. Debemos ser conscientes de que los pacientes no pueden controlar por sí mismos sus estados de ánimo y que es imprescindible que tomen la medicación para evitar riesgos.

  1. Modalidades de tratamiento:
  • Farmacológico: necesario e insustituible para todos los pacientes.
  • Educativo: consistente en ayudar a los pacientes y familiares para reconocer, manejar y evitar complicaciones.
  • Psicoterápico: dirigido a resolver problemas y afrontar el estrés. Nunca sustituye al tratamiento farmacológico.
  1. Motivos para ser optimistas

Aunque todavía no se conoce curación para el trastorno bipolar, con un adecuado tratamiento es posible mantener al paciente con síntomas leves durante largos periodos de tiempo, permitiéndole llevar una vida casi normal. Sin embargo, si el paciente no sigue el tratamiento o consume drogas, el pronóstico es mucho peor. Muchos artistas han padecido esta enfermedad, lo que ha llevado a pensar a algunos expertos que quizá proporcione una mayor sensibilidad artística. Van Gogh, Lord Byron, Virginia Woolf, Hemingway o Tchaikovsky son algunos ejemplos de grandes personajes que padecieron trastorno bipolar.

LA ESQUIZOFRENIA

  1. Qué es la esquizofrenia?
  2. La esquizofrenia es un trastorno mental que interfiere en la capacidad para reconocer lo que es real, controlar las emociones, pensar con claridad, emitir juicios así como comunicarse y relacionarse con los demás.
    Se trata de un trastorno crónico y debilitante, con repetidos periodos de agudización que afecta profundamente a la calidad de vida de los enfermos.

    Puede tener una aparición súbita, con cambios drásticos en el comportamiento en unas pocas semanas o incluso en unos pocos días. En otros casos, la aparición de la enfermedad es más lenta.

  3. ¿Es muy común la esquizofrenia?
  4. La esquizofrenia es la forma más común de enfermedad mental, aproximadamente una de cada cien personas desarrolla esquizofrenia a lo largo de su vida, es decir, el 1% de la población. Actualmente en España hay más de 400.000 afectados y los expertos estiman que una de cada cien personas presentará manifestaciones de la enfermedad en algún momento de su vida.

  5. ¿Cuál es la causa de la esquizofrenia?
  6. Las causas exactas de la esquizofrenia se desconocen, aunque la causa más probable es una combinación de factores que difieren de una persona a otra.
    Puede existir un factor genético, ya que en la esquizofrenia aproximadamente un tercio de los enfermos tienen un pariente cercano con dicho trastorno. Las posibilidades de tener la enfermedad si uno de los padres la padece es del 6%, y del 10% si es un hermano. En los casos de gemelos asciende del 9% a 26% en casos dicigóticos y 35% al 58% en caso de gemelos monocigóticos.

    En muchas ocasiones el estrés generado por un acontecimiento súbito como un accidente, la muerte de un familiar, etc. puede ser el desencadenante del comienzo de esta enfermedad. Por otro lado el consumo de drogas hace que la situación empeore en personas que padecen la enfermedad.

  7. ¿A qué edad se presenta esta enfermedad?

Normalmente la esquizofrenia aparece al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta. En algunos casos el inicio de la enfermedad es gradual, en el transcurso de meses o de años pero también puede presentarse repentinamente en horas o días.

  1. ¿Cuáles son los síntomas?

La esquizofrenia se conoce sobre todo por causar alucinaciones pero de hecho cursa con un gran número de síntomas. Existen cuatro grupos de síntomas: “positivos”, “negativos”, “cognitivos” y “afectivos”.

Los síntomas positivos permiten a las personas con esquizofrenia juzgar lo que es real y lo que es falso. Este apartado incluye:

  • Alucinaciones – cuando una persona cree oír, sentir, oler o ver algo que no existe.
  • Ideas delirantes – creencias falsas y pensamientos que no son razonables.

Los síntomas negativos aparecen como una pérdida o reducción de las actividades diarias como:

  • Disminución de la motivación.
  • Disminución de la capacidad para sentir y expresar emociones.
  • Disminución del interés en participar en actividades, lo que conlleva el retraimiento social.

Los síntomas afectivos son los cambios de humor que experimentan las personas con esquizofrenia como:

  • Depresión.
  • Ansiedad.

Los síntomas cognitivos son los problemas que tienen las personas con esquizofrenia con sus procesos mentales, por ejemplo:

  • Problemas de aprendizaje.
  • Mala memoria.
  • Mala organización y planificación.
  1. ¿Cuáles son las características clínicas más frecuentes?
  • Ideas delirantes: Expresan una alteración del pensamiento, en la que el paciente elabora una serie de ideas que no responden a la realidad. Estas no siempre tienen un contenido delirante.
  • Alucinaciones: Son alteraciones de la percepción generalmente auditivas, aunque pueden ocurrir en cualquier otro sentido. Es típico las voces que hablan del paciente o que directamente se dirigen a él.
  • Alteraciones en el pensamiento: Puede sentir que su pensamiento está invadido desde fuera, o expandido al exterior, o que exista un bloqueo de una idea continuando con otra, absolutamente inconexa en el discurso del paciente. El lenguaje está alterado, en ocasiones sin argumento que se salpica de neologismos y vocablos inconexos.
  • Trastornos del afecto: Se tiende a hablar de un “aplanamiento de la afectividad”, es decir que el paciente tiende a no expresar sentimientos. En ocasiones, el cariño puede ser explosivo, hasta en un 50% de los casos puede haber en algún momento síntomas depresivos.
  • Otros como la pasividad, comportamientos estereotipados, imitación en la forma de hablar o gestos de otras personas, etc. Pueden darse actitudes catatónicas o de hiperactividad. El deterioro de las funciones cognitivas es una característica evolutiva.
  1. ¿Qué tipos de esquizofrenia hay?
  • Esquizofrenia simple, en este caso predominan los síntomas negativos, con tendencia al aislamiento.
  • Esquizofrenia catatónica, donde predominan los síntomas motores.
  • Esquizofrenia paranoide, con predominio de los delirios autorreferidos y con alucinaciones.
  • Esquizofrenia latente, son pacientes que impresionan de enfermedad pero no cumplen criterios diagnósticos
  • Esquizofrenia residual, es el estado en que queda un paciente tras un brote, sin síntomas positivos, pero con trastornos negativos continuos.
  1. ¿Cuál es la repercusión personal y social?

La repercusión personal de la esquizofrenia es a menudo intensa y devastadora. La esquizofrenia lleva consigo un estigma social debido a su desconocimiento y al temor que causa en la gente. Esto puede hacer que las personas con esquizofrenia se retraigan incluso más del mundo exterior con el consiguiente aislamiento social, ruptura de relaciones y pérdida de trabajo e ingresos.

Los datos que se disponen actualmente confirman que una persona con enfermedad mental no supone un mayor riesgo para los demás. Lo que sí está demostrado es que las personas con esquizofrenia tienen mayor riesgo de cometer suicidio. El 10% de los pacientes con esquizofrenia se suicidan.

  1. ¿Tiene tratamiento la esquizofrenia?

Sí hay tratamiento aunque actualmente no existe cura para la esquizofrenia. Sin embargo, la mayoría de los pacientes mejoran con el tratamiento farmacológico combinado con otros métodos en los que participen profesionales que actúen en aspectos médicos, sociales y laborales. Debido a su complejidad, es importante que un médico especialista en psiquiatría se haga cargo del proceso diagnóstico y terapéutico.

Los componentes principales del tratamiento de la esquizofrenia son los fármacos, la terapia psicosocial y la rehabilitación social.

Aunque muchas personas diagnosticadas de esquizofrenia pueden tratarse en su domicilio o en la comunidad, las personas con síntomas graves pueden requerir hospitalización. El no tomar la medicación de la forma prescrita (falta de cumplimiento) es una de las principales causas de recaída. Los efectos secundarios de los medicamentos utilizados en la esquizofrenia son uno de los motivos más frecuentes por los que los enfermos dejan de tomar correctamente su medicación. Otro de los principales motivos para abandonar el tratamiento es la incapacidad frecuente que tiene el paciente de no reconocerse como enfermo.

¿Sabías que…?

  • En el mundo hay 450 millones de personas que padecen algún tipo de enfermedad mental.
  • En España un 9,2% de la población sufre algún tipo de trastorno mental, como esquizofrenia o trastorno bipolar.
  • Más de la mitad de los encuestados aseguró conocer casos de discriminación laboral o social entre los afectados.
  • Casi el 100% de las personas afirmaron que era necesaria una directriz común entre todas las asociaciones en la lucha contra el trastorno bipolar.
  • El 90% de los casos de trastorno bipolar aparece antes de los 50 años.
  • Si no se trata, una fase depresiva puede llegar a durar entre 6 y 9 meses, y la fase maníaca entre 2 y 4 meses.
  • Aproximadamente una de cada cien personas desarrolla esquizofrenia a lo largo de su vida, es decir, el 1% de la población. Actualmente en España hay más de 400.000 afectados.
  • Las posibilidades de tener la enfermedad si uno de los padres la padece es del 6%, y del 10% si es un hermano. En los casos de gemelos asciende del 9% a 26% en casos dicigóticos y 35% al 58% en caso de gemelos monocigóticos.
  • A pesar de que actualmente no hay cura para la esquizofrenia, sí existe tratamiento para la misma que, combinado con otros métodos en los que participen profesionales que actúen en aspectos médicos, sociales y laborales, permite a la mayoría de los pacientes mejorar.
  • Un tratamiento adecuado y el control permanente de la enfermedad son fundamentales en la calidad de vida de los enfermos mentales.

La "III Campaña de Concienciación Social sobre la Enfermedad Mental" ha girado en torno a una exposición de fotografías realizadas por pacientes, familiares y profesionales de la fotografía, para acercar a la población general un mejor conocimiento de la enfermedad mental.

Del 22 al 27 de septiembre se ha organizado en el Centro Comercial La Vaguada de Madrid, promovida por la Fundación AstraZéneca, en colaboración con la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Enfermos Mentales (FEAFES) y la Asociación Madrileña de Amigos y Familiares de Enfermos con Esquizofrenia (AMAFE).

Del 14 al 18 de octubre se llevará al Centro Comercial Los Arcos, de Sevilla, en colaboración con la Federación Andaluza de Familiares de Personas con Enfermedad Mental (FEAFES-ANDALUCÍA), la Asociación Bipolares de Andalucía (ABBA) y la Asociación de Allegados de Enfermos Esquizofrénicos de Andalucía (ASAENES).