Jueves, 27 Junio 2019

Peticiones SEPAR

El tabaquismo y la contaminación, asociados a una elevada morbimortalidad: Los neumólogos instan a tomar medidas

En estos primeros días de campaña electoral, a las puertas de nuevas elecciones generales y europeas, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha hecho un llamamiento a todos los partidos políticos para que tengan en cuenta e incluyan en sus programas políticos medidas que ayuden a frenar y combatir el tabaquismo y la contaminación ambiental. Ambos son dos importantes factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades muy prevalentes, no solo del ámbito respiratorio

Madrid 16/04/2019 medicosypacientes.com
En España, el 35% de la población respira aire contaminado
Además, están asociados a un elevado coste en vidas humanas. “Se estima que el tabaquismo causa en España cerca de 60.000 muertes anuales y la contaminación llega a causar 10.000. Pero conviene recordar que una persona que no fume y viva en contacto continuo con altos niveles de contaminación es equiparable a que fumase entre 5 y 10 cigarrillos diarios”, apunta el Dr. Carlos A. Jiménez-Ruiz, presidente de SEPAR. 
 
En el ámbito del tabaquismo, SEPAR recuerda que es necesario seguir impulsando la legislación contra el tabaco con medidas como la creación de un paquete genérico, el desarrollo de campañas poblacionales de información y concienciación sobre el tabaquismo, la financiación pública del tratamiento farmacológico del tabaquismo, y potenciando el cumplimiento de la actual legislación, entre otras. 
 
En cuanto a la contaminación ambiental cabe tener en cuenta que en España, el 35% de la población respira aire contaminado, la gran mayoría en las grandes ciudades y núcleos industriales, por lo que el reto para los profesionales de la salud respiratoria es conseguir un  aire más limpio con medidas que frenen la emisión de gases y partículas contaminantes, reduciendo el tráfico rodado, favoreciendo el uso del transporte público e impulsando el desarrollo de energías renovables y la creación de espacios verdes en las grandes ciudades.
 
SEPAR propone medidas concretas para frenar el incremento del tabaquismo 
 
La preocupación de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica sobre la necesidad de seguir legislando contra el consumo de tabaco se ha basa en los datos del Estudio EDADES que muestran que el consumo de España de drogas se ha estabilizado excepto el cannabis y el tabaco. En 2017, el 69,7% de la población de 15 a 64 años reconoce haber fumado alguna vez en la vida, el 40,9% en el último año, el 38,8% en el último mes y el 34% diariamente en el último mes, lo que significa 3.6 puntos porcentuales más que en el 2011. 
 
Además, la encuesta señala también que 2 de cada 3 fumadores se ha plantado dejar de fumar y de estos 2 de cada 3 lo han intentado. En cuanto al cigarrillo electrónico EDADES muestra que el 8,8% de la población de 15 a 64 años lo ha usado alguna vez el 1,5% en el último mes.
 
Por todo ello instamos a los políticos a tener en cuenta las medidas más eficaces frente al tabaquismo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) resume en la iniciativa MPOWER: Monitorizar y medir el consumo de tabaco, proteger a la población del humo del tabaco, ofrecer ayuda para el abandono del tabaco, ‘warning’ o advertir de sus peligros, ‘enforce’ o prohibir la publicidad del tabaco y ‘raise’ o subir los impuestos del tabaco”, explica el Dr. Carlos A. Jiménez-Ruiz, y añade: “la forma recomendada de implementar esta medidas es mediante leyes, redactadas de forma correcta, vigiladas de forma adecuada y sancionadas de forma proporcionada”. 
 
En relación a estas medidas, cabe recordar que recientemente SEPAR ya propuso al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social cinco medidas para controlar el tabaquismo, que son: incrementar el precio del tabaco, implantar el empaquetado genérico, facilitar el abandono del consumo de tabaco a los fumadores, extender la regulación del consumo de tabaco a otros espacios públicos y vigilar y controlar el cumplimiento de la actual Ley nacional del consumo de tabaco en lugares públicos.
 
El tabaco como contaminante medioambiental Finalmente, SEPAR recuerda también que el tabaco es causante de un doble impacto ambiental como cultivo y como desecho. “Es este un aspecto del que ni los fumadores, ni los ciudadanos en general, ni los responsables de políticas ambientales son conscientes”, reconoce el Dr. Carlos A. Jiménez-Ruiz. 
 
Según un informe de la OMS las plantaciones de tabaco y su curado posterior tienen un innegable impacto en la agricultura, en los bosques, en el medio ambiente en general y en la salud de quienes lo cultivan. La planta del tabaco necesita grandes cantidades de productos químicos y reguladores del crecimiento, lo que resulta nocivo para el medio ambiente, empobrece el suelo, conduce a la desforestación y perjudica la salud de los granjeros locales de países subdesarrollados. 
 
La deforestación ocurre porque los bosques son sustituidos por tabaco y para el curado de sus hojas. Se ha estimado que se necesitan 11,4 toneladas métricas al año de bosque para el curado de las hojas de tabaco. Además, una vez que se ha producido el tabaco, aún se necesita más bosque para el empaquetado y el papel de cada cigarrillo. Esta deforestación contribuye a un aumento de emisiones de CO2, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la desertización, el aumento de la erosión del suelo, y altera el ciclo del agua. Por otro parte, hasta dos tercios de las colillas del tabaco acaban en el medio ambiente.
 
De estas colillas no sólo son un problema los residuos tóxicos, sino también los productos químicos tóxicos que contienen y que acaban como basura en las calles, desagües, ríos y mares. Cumplir la normativa europea imprescindible para frenar la contaminación en las ciudades.
 
En España, el 35% de la población respira aire contaminado, y se producen en torno a 10.000 muertes al año relacionadas con todos los contaminantes atmosféricos, a pesar de lo cual grandes ciudades como Madrid y Barcelona, siguen incumpliendo sistemáticamente la normativa europea referente a la contaminación ambiental. “Aunque los contaminantes del aire son, a menudo, invisibles, sus efectos pueden ser muy graves. Entre los efectos inmediatos figuran “la irritación de las vías respiratorias, la disnea o dificultad para respirar y una mayor probabilidad de sufrir un ataque de asma, pero además ya ha quedado demostrado que tiene importantes efectos a largo plazo y que la contaminación del aire es un carcinógeno de primer orden” apunta el Dr. Carlos A. Jiménez-Ruiz. 
 
Además del cumplimento de la legislación, SEPAR apunta que aunque la contaminación ambiental es un problema global que precisa soluciones globales se pueden implementar mediadas como limitar el uso de combustibles contaminantes, aumentar zonas verdes y los espacios seguros para los peatones, reducir las emisiones de vehículos, ampliar el transporte público e informar y educar a la población.