Jueves, 15 Noviembre 2018

XX Aniversario

El Programa de Atención al Médico Enfermo de Cataluña ha atendido a casi 3.000 médicos y médicas en 20 años

El Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), que cumple 20 años, nació en 1998 en el Colegio de Médicos de Barcelona (CoMB), se extendió a todo el Estado español y se ha convertido en un referente para la asistencia a profesionales sanitarios con trastornos mentales y adicciones

Barcelona 07/11/2018 medicosypacientes.com/ComBarcelona
El PAIME apuesta cada vez más por la prevención y la promoción de la salud entre los profesionales.
El Colegio de Médicos de Barcelona (CoMB) puso en marcha en 1998 el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), con finalidad de ofrecer asistencia especializada a los profesionales afectados por trastornos mentales y/o adicciones. Con este programa pionero, inspirado en iniciativas surgidas en Estados Unidos en los años 70, el CoMB quería asumir dos objetivos importantes que todavía hoy en día son los que dan sentido al programa: por un lado, garantizar la buena praxis por parte de los profesionales y, por tanto, la seguridad de los pacientes, tal como establece el Código de Deontología (artículos 101 y 102), y, por otro lado, rehabilitar a los médicos y médicas y recuperar a los buenos profesionales para el ejercicio. 
 
Como destaca el presidente del CoMB, Jaume Padrós, “el PAIME se ha consolidado como una herramienta asistencial, pero también como un instrumento fundamental para dar cumplimiento a una de las funciones esenciales del Colegio: el control del ejercicio profesional”.  
 
Con el tiempo, el PAIME ha recibido numerosos reconocimientos y se ha convertido en un referente, también a escala internacional. Paralelamente, el programa se ha ido extendiendo al resto del Estado a través de acuerdos con la Organización Médica Colegial (OMC), hasta crear una red integrada actualmente para todos los colegios de médicos. En Cataluña, el programa depende del Consejo de Colegios de Médicos de Catalunya (CCMC) y la asistencia a los profesionales se presta a través de la Clínica Galatea, ubicada en Barcelona, y que, desde el año 2012, está concertada por el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut).   
 
A lo largo de estos 20 años, el PAIMM ha atendido a 2.790 médicos y médicas con problemas de salud mental y/o adicciones. En los últimos años, se han atendido entre 120 y 140 casos nuevos anuales y a lo largo del año se mantienen activas entre 500 y 530 historias clínicas de media. El PAIMM ofrece unidad de acogida (donde se recibe por primera vez al paciente), unidad de internamiento, hospital de día y consulta ambulatoria. Todos los tratamientos se llevan a cabo con la máxima confidencialidad.  
 
Demanda asistencial 
 
Actualmente, el principal motivo de demanda asistencial son los trastornos mentales (80% de los casos), seguidos de la adicción al alcohol (10,6%) y las adicciones a otras sustancias (9,4%). Por lo que respecta a los pacientes atendidos, el 60% son mujeres y el 40%, hombres, unos porcentajes que se explican tanto por la progresiva feminización de la profesión, como por el hecho, contrastado por los especialistas del PAIMM, de que las mujeres son más proclives a pedir ayuda que los hombres y que lo hacen de modo más precoz.  
 
La demanda de asistencia al PAIME es voluntaria en el 95% de los casos. El director de programes asistenciales de Clínica Galatea, Eugeni Bruguera, destaca que “con los años, el PAIME se ha convertido un recurso de confianza entre los médicos, un servicio con el que cuentan en caso de necesidad, tanto los afectados como los médicos de salud laboral de los centros asistenciales, por su eficacia en el tratamiento y reinserción laboral y también por la confidencialidad con la que son atendidos los pacientes”.  
 
Tradicionalmente, la franja de edad mayoritaria de los pacientes del PAIME oscilaba entre los 45 y los 55 años, pero, en los últimos años, se ha incrementado considerablemente el grupo de médicos más jóvenes, especialmente de menores de 35 años. En este rango de edad, la demanda por parte de mujeres dobla a la de los hombres. Se trata de una etapa que coincide con la residencia y con la incorporación al mundo laboral, en la que los médicos empiezan a afrontar la presión asistencial. Según Bruguera, este hecho tiene una lectura positiva: “Quiere decir que estamos llegando a la población joven y que piden ayuda cuando ven que las cosas empiezan a complicarse. En la medida que intervengamos antes, las consecuencias también serán menos graves”. 
 
Contrato terapéutico 
 
Aunque la gran mayoría de pacientes se dirigen directamente al PAIME de manera voluntaria, hay un pequeño porcentaje que llegan a través de lo que se conoce como demanda voluntaria inducida o por una información confidencial, es decir, a través del entorno familiar o laboral. En estos casos, la demanda de tratamiento también requerirá la firma de un contrato terapéutico. A lo largo de estos 20 años, se han firmado 326 contratos terapéuticos con 122 pacientes.  
 
La firma de este documento permite acompañar al paciente para garantizar el control de la praxis y, al mismo tiempo, un buen cumplimento del tratamiento. En el acuerdo constan, además del paciente y su terapeuta, el secretario del Colegio y una persona del entorno laboral. El contrato terapéutico posibilita que todas las personas que lo firmen puedan comunicarse entre sí para evaluar siempre la situación y enderezarla si es necesario. 
 
El contrato terapéutico se revisa cada seis meses y es la Comisión Permanente del Colegio, con el correspondiente informe del psiquiatra, quien decide si se renueva o no el acuerdo. Según la responsable de la Unidad de Acogida de la Fundación Galatea, Carme Bule, “a pesar de que algunos pacientes tienen reticencias cuando firman el primer contrato, poco después ven que es bueno para ellos y para sus pacientes”. En el caso de que la evolución del paciente no sea positiva, desde el PAIME se acompaña al profesional hasta una situación de incapacidad laboral permanente. En cualquier caso, las cifras son muy positivas: el 80% de los pacientes del PAIME consiguen rehabilitarse y continuar ejerciendo la profesión. 
 
Modelo para otras profesiones del ámbito de la salud 
 
Los profesionales de la salud, por la naturaleza de su ejercicio, se enfrentan a factores de riesgo psicosocial (presión asistencial, necesidad de tomar decisiones que afectan a la vida de los pacientes, necesidad de estar actualizados constantemente, organizaciones complejas, equipos multidisciplinarios...). Estos factores, si no se gestionan de manera adecuada, pueden provocar síndromes de agotamiento físico y mental, estrés emocional, depresión, así como otros problemas psicológicos. 
 
El PAIME ha sido un modelo para otras profesiones del ámbito de la salud, que lo han adaptado a las características de cada colectivo. Bajo el paraguas de la Fundación Galatea, entidad que funciona desde el año 2003, en Cataluña actualmente se ofrece asistencia y prevención a través de programas específicos a ocho colectivos del ámbito de la salud (médicos, enfermeras, fisioterapeutas, farmacéuticos, veterinarios, psicólogos, odontólogos y trabajadores sociales). En el patronato de la Fundación Galatea están representados todos los colegios profesionales implicados.  
 
El futuro del PAIME: la prevención 
 
El PAIME apuesta cada vez más por la prevención y la promoción de la salud entre los profesionales, especialmente con acciones dirigidas a los médicos y médicas jóvenes. Uno de los próximos retos es llegar también a los estudiantes de Medicina. El objetivo es detectar signos de alarma y factores de riesgo lo más pronto posible para actuar de manera precoz y, si es posible, evitar la aparición de trastornos graves. 
 
Atención a los médicos jóvenes. Según un estudio de la Fundación Galatea sobre la salud del MIR, el riesgo de mala salud mental de los médicos residentes va aumentando a lo largo de la residencia. En el marco del programa sobre la salud del MIR, ya se están llevando a cabo formaciones de corta duración para tutores y responsables docentes con el objetivo de sensibilizarlos sobre los riesgos psicosociales de los residentes y ofrecerles herramientas para ayudarlos a ejercer de forma saludable y que, en caso de necesidad, conozcan los recursos asistenciales de los que disponen.
 
Apoyo emocional. En 2017 se puso en funcionamiento el servicio de Apoyo Emocional para Profesionales de la Salud (AEPS) para dar respuesta a situaciones de estrés o burnout, desórdenes adaptativos o casos resultado de factores ambientales, ya sean profesionales o personales. La Fundación Galatea ha seleccionado una red de psicoterapeutas preparados para atender a profesionales de la salud y ha atendido a más de 250 desde abril del año pasado.
 
Equipos saludables. También desde la Fundación Galatea, se están ofreciendo nuevas formaciones para mejorar las competencias de los profesionales hacia un ejercicio profesional saludable, como el trabajo en equipo. El objetivo es proporcionar un espacio común de reflexión, formación y trabajo que facilite a los profesionales que integran los equipos sanitarios su desarrollo personal, mejore su bienestar y ayude a incrementar la calidad de servicio. 
 
Jornadas conmemorativas “PAIME 20 años (1998-2018)” 
 
Para conmemorar el 20º aniversario del PAIME, el CoMB, junto al CCMC, la Organización Médica Colegial (OMC) y el Departamento de Salud, han organizado las jornadas PAIMM 20 años (1998-2018) que tienen lugar en la sede del CoMB hoy y mañana y en las que expertos nacionales e internacionales darán a conocer y compartirán diferentes experiencias y modelos de asistencia al médico enfermo.