Sábado, 21 Septiembre 2019

Concentraciones en centros sanitarios

El primer semestre deja en Andalucía 60 agresiones a profesionales del SAS, ocho físicas y 52 de insultos y amenazas

En el primer semestre de este año se han registrado 60 agresiones a profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en Huelva, ocho de ellas físicas y 52 no físicas --insultos o amenazas--, unas cifras que son levemente inferiores en comparación con el mismo periodo del año pasado, en el que se contabilizaron 65, tres físicas y 62 no físicas

Sevilla 11/09/2019 medicosypacientes.com
Concentración contra las agresiones.

En cuanto a 2018 en su conjunto se registraron un total de 135 agresiones en la provincia --12 físicas y 123 no físicas, lo que supone un 42 por ciento más con relación a 2017, en el que se notificaron 95, doce de ellas físicas, según informó la Junta de Andalucía. 

Dentro de las líneas del Plan de Prevención y Atención de Agresiones se incluye un protocolo de actuación que se activa ante la notificación de una agresión en un centro sanitario y que incluye la asesoría jurídica al personal agredido por parte de los Servicios Jurídicos del SAS.

En Huelva, el año pasado los letrados de la administración sanitaria prestaron nueve asistencias letradas a profesionales afectados, contabilizándose dos sentencias condenatorias, una de ellas por delito de atentado y la otra por delito leve.

Al respecto, los centros sanitarios de Huelva han incorporado carteles en los que se avisa de que se cursará denuncia penal ante cualquier amenaza, coacción o agresión contra los profesionales y que éstas se pueden llegar a castigar con penas de cárcel.

Todo ello tras la campaña informativa, puesta en marcha por el SAS en los centros, para recordar a los usuarios que la administración sanitaria denunciará por la vía penal cualquier agresión a los profesionales del sistema sanitario público andaluz.

Desde la semana pasada se está distribuyendo cartelería tanto en los centros de salud como en los hospitales de la provincia de Huelva y el resto de Andalucía donde se insiste a los usuarios en que "ante cualquier amenaza, coacción o agresión física y/o verbal o cualquier otra actuación ilícita contra los profesionales se cursará la pertinente denuncia por la vía penal, pudiéndose castigar estas acciones con penas de cárcel".

Además, en estos carteles informativos se avisa de que los centros disponen de diferentes medidas de seguridad, entre las que se incluye la conexión directa con la Policía. Asimismo, se recuerda que los usuarios pueden realizar sugerencias y aportaciones de mejora o presentar cualquier reclamación a través de los puntos de Atención a la Ciudadanía o en la página web del SAS o del libro digital de sugerencias y reclamaciones de la Junta de Andalucía.

En cualquier caso, se ruega a los usuarios que respeten la dedicación que los profesionales prestan al cuidado de su salud. En concreto, esta campaña de concienciación a pacientes y usuarios forma parte de las acciones emprendidas por la Consejería de Salud y Familias dentro del nuevo Plan de Agresiones en el que se viene trabajando.

Además, el nuevo plan incluirá medidas dirigidas a la concienciación de los pacientes y usuarios con campañas informativas explicando cómo funciona el sistema sanitario público andaluz y qué puede o no puede hacer un profesional. Este desconocimiento lleva, en muchas ocasiones, a exigir cosas que sobrepasan el ámbito de actuación del profesional. Igualmente, es fundamental que los ciudadanos tomen conciencia de que un problema nunca se resuelve con una agresión.

El nuevo plan incorporará también un programa especial de acompañamiento al profesional agredido y supondrá la habilitación de canales ágiles y rápidos para que la persona que sufre una agresión, ya sea verbal o física, no esté sola momentos después de ser agredida. Así, se ofrecerá apoyo desde el primer momento y se facilitará la aplicación de las medidas del plan.

Del mismo modo, se facilitará atención psicológica durante el tiempo que sea necesario y, en todo momento, se acompañará al profesional agredido a asistencia sanitaria. Otra de las medidas que contempla el plan es la simplificación de la tramitación burocrática, de manera que se pueda simultanear la cumplimentación de los documentos para evitar que el profesional tenga que recordar repetidamente lo ocurrido.

La formación a los profesionales cobrará especial importancia y tendrá una doble vertiente. Por un lado, se diseñarán talleres y actividades incluidas en los planes de formación de los centros en los que los profesionales aprenderán a controlar situaciones conflictivas y, por otro, recibirán formación sobre qué hacer cuando se produce una agresión.