Viernes, 15 Noviembre 2019

VI Congreso de Deontología Médica

El ‘Compromiso de Badajoz’ ratifica que los planes de estudios del Grado de Medicina deben potenciar contenidos de Ética y Deontología

El ‘Compromiso de Badajoz’ es un documento de consenso entre la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina y las Comisiones de Deontología de los Colegios de Médicos sobre la enseñanza de la ética y la deontología médica firmado en mayo de 2009. Se cumplen 10 años del nacimiento del documento y en el marco del VI Congreso de Deontología Médica, celebrado en Badajoz, se realizó una valoración sobre su cumplimiento, y quedó claro que los planes de estudios del Grado de Medicina deben potenciar contenidos de Ética y Deontología

Badajoz 10/04/2019 medicosypacientes.com / R. M. Platel
Dres. Vaz, Jiménez de Aldasoro, Hidalgo, Lara y Paz.

La mesa, que estuvo moderada por Francisco Vaz, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Extremadura, estuvo integrada por Dr. Pablo Lara Muñoz, presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina de España; al Dr. José Ignacio Paz Bouza, de la Comisión de Deontología del Colegio de Salamanca; y la Dra. Marian Jiménez de Aldasoro, experta en Ética Médica.

Cuando el documento se firmó había en España 28 facultades de Medicina y actualmente hay 42 y al menos en 22 facultades (42%) se da formación específica en ética médica y deontología médica y se contabilizan al menos 38 asignaturas que incluyen directamente estas materias.

 El Dr. Pablo Lara señaló que “la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior ha permitido una mayor formación en competencias éticas y deontológicas en las facultades de Medicina, a pesar de que la evaluación correcta de las competencias es compleja y necesita recursos humanos y profesionales suficientes”.

Explicó que todo acto sanitario, tiene una dimensión ética y “todo acto docente, también”. Por este motivo “la formación ética de los estudiantes es responsabilidad de todo el personal que participa en la docencia, de ahí la importancia del ejemplo profesional”. El presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina de España subrayó que debe haber “mayores sinergias entre los sistemas sanitario, universitario y profesional y que la formación ética mejora al estudiante, al profesional y al cuidado de la salud”.

En la mesa también se expuso que en las pruebas ECOE que realizan los estudiantes en 6º curso incluyen aspectos éticos y deontológicos como estación específica de las 20 que configuran la prueba global. Y que actualmente más del 90% de dichas pruebas las incluyen, cuando en el año 2006 no llegaban al 50%. Además, quedó reflejado que el área más implicada en esta docencia es la Medicina Legal y que básicamente la deontología se imparte en 4º o 5º curso del Grado.

El Dr. José Ignacio Paz Bouza destacó que la Organización Médica Colegial y las autoridades académicas han de colaborar para que la ética médica y la deontología sean partes relevantes del programa docente del Grado de Medicina y que sus contenidos deben incorporarse en los planes de estudios, como así lo recoge el libro blanco de la titulación y la Orden ECI/332/2008 que establece los requisitos para la verificación de los títulos de médicos. 

Incidió en que los contenidos de ética médica y deontología deberían impartirse en un proceso longitudinal que abarque tanto los cursos iniciales como la fase clínica de la enseñanza. Además, añadió que “estos contenidos pueden ser transversales a varios a varios programas docentes.  En cualquier caso, los contenidos deben de quedar bien definidos en las guías docentes correspondientes”.

La Dra. Marian Jiménez de Aldasoro manifestó que, para la Organización Médica Colegial, promover un título académico de estas características es “una necesidad y, a la vez, una obligación, pues los Colegios de Médicos, como instituciones de derecho público, reciben la encomienda de la sociedad para asumir la responsabilidad en la promoción y la regulación de la Deontología Médica, lo cual exige contar con una masa crítica de colegiados con la adecuada formación y experiencia”.

Recalcó que “se hace necesario consolidar un enfoque académico de la Ética Médica desde la perspectiva deontológica. Debemos promover un desarrollo científico de esta área tanto en la formación pregrado, como en la investigación, así como posteriormente durante el desarrollo de la vida profesional. Esta formación debe impregnar, todos los niveles, con una presentación atractiva, conectada con la vida real de los profesionales y con la ética clínica”. 

Y concluyó que más allá de la formación básica en ética necesaria para todos los profesionales de la medicina, “también es necesario que haya grupos con una cualificación avanzada en Ética Médica que les capacite para impulsar actividades docentes, para implicarse en proyectos de investigación que aporten conocimiento a esta área, y que les habilite para trabajar en lo que podríamos denominar la parte asistencial de esta disciplina: los comités de ética asistencial y, más específicamente, en las Comisiones de Deontología de los Colegios”.

Recordó que, en esta década de enseñanza de la Ética y de la Deontología Médica, desde la OMC se han realizado cursos de Introducción a la Ética y Deontología Médica y de Mediación Sanitaria. Y se ha publicado el Código de Ética Médica de 2011, que se encuentra en fase de actualización; el Manual de Etica y Deontología Médica de 2012; declaraciones de la Comisión Central de Deontología; y el manual de estilo para Médicos y estudiantes de Medicina sobre el buen uso de redes sociales de 2014.