Jueves, 15 Noviembre 2018

Informe

El COM Bizkaia comparte su visión sobre la situación actual y el futuro de la profesión médica

El Colegio de Médicos de Bizkaia publicó el informe ‘Necesidad de profesionales de la medicina. Situación actual y de futuro’, en el que se recoge la situación en el periodo universitario; el tiempo de formación MIR; el acceso al ámbito laboral; el desarrollo profesional y la jubilación y el relevo generacional

Bilbao 11/07/2018 medicosypacientes.com / COM Bizkaia
Informe del COM Bizkaia.

Realmente, ¿faltan médicos y médicas en España o sobran en realidad? Esto es lo que el Colegio de Médicos de Bizkaia ha intentado averiguar. Para ello, ha llevado a cabo una labor de investigación y ha recurrido a un número importante de fuentes para recabar datos e informaciones que le permitieran hacerse una «fotografía» lo más completa y clara posible de la situación actual. El resultado ha sido el informe ‘Necesidad de profesionales de la medicina. Situación actual y de futuro’.

La cantidad de factores a tener en cuenta ha sido elevada, ya que la cuestión podía afrontarse desde distintas perspectivas. Para presentar la información de un modo sencillo de comprender, el CMB ha organizado el estudio en diversos bloques en los que ha integrado todas las cuestiones a estudiar: el periodo universitario para las y los estudiantes de Medicina; el tiempo de formación MIR; el acceso al ámbito laboral y el desarrollo profesional y, finalmente, el tiempo de la jubilación y el relevo generacional. Con todos los datos obtenidos los responsables del Colegio de Médicos de Bizkaia han sacado una serie de conclusiones que comparten con sus colegiadas y colegiados y con toda la sociedad.

Para el CMB, parece evidente que no hacen falta más estudiantes de Medicina en las facultades ya que hay más egresadas y egresados que plazas para llevar a cabo la especialización. De seguir esta tendencia, afirman las y los responsables de la corporación bizkaina, en poco tiempo se volvería a vivir un escenario parecido al que se dio en los años 80, cuando el número de profesionales de la Medicina en paro sin posibilidad de llevar a cabo una especialización se elevó a más de 20 000.

Los responsables del CMB también ponen en duda que sean necesarias más facultades de medicina. Las 44 actuales parecen suficientes, ya que están produciendo más médicas y médicos que los que el sistema puede acoger por falta de plazas MIR. Por otro lado, las facultades de Medicina se están comenzando a enfrentar ya al problema de falta de profesorado cualificado, por lo que ampliar el número de facultades solo agravaría esta cuestión cuya solución, apuntan desde el CMB, pasaría por modificar los criterios de acreditación del profesorado del grado de Medicina priorizando el perfil profesional médico.

En relación a la formación especializada, el Colegio de Médicos de Bizkaia cree que debe producirse solo en aquellas especialidades en las que exista un déficit real, especialmente en la Atención Primaria, tanto en Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC) como en Pediatría. Precisamente en lo que se refiere a las médicas y médicos de Familia, el CMB opina que la razón de que el déficit sea tan elevado se debe a que es una especialidad que se percibe como de poco prestigio tanto socialmente como desde la propia profesión. También porque la MFyC no ofrece mucha posibilidad de desarrollo profesional; porque es casi imposible actualmente compatibilizar el ejercicio público con el privado y porque las expectativas de mejora económica son muy bajas en comparación con otras especialidades. A esto hay que añadirle el poco conocimiento que se tiene de la especialidad entre las propias médicas y médicos en formación probablemente por la poca presencia de la Atención Primaria en las facultades de Medicina.

En relación a las y los profesionales médicos que se ven en la necesidad de salir al extranjero para poder ejercer, el Colegio de Médicos de Bizkaia reclama la búsqueda de soluciones para frenar la salida. Para las y los representantes de la profesión médica en Bizkaia es inadmisible y constituye un despilfarro que se pierda todo ese conocimiento y que la inversión que se ha realizado en dotar a un número muy importante de profesionales de una formación de altísima de calidad no pueda revertir en beneficio de su comunidad.