Sábado, 16 Enero 2021

Coronavirus

El Colegio de Médicos de Ourense publica una Carta Abierta sobre la Pandemia y las Navidades para concienciar a la población

Como entidad representativa de los médicos y, al tiempo, corporación de derecho público cuya obligación es velar por la salud colectiva, la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Ourense ha publicado una Carta Abierta para compartir con la ciudadanía ourensana sus recomendaciones basadas en el conocimiento del que disponen de cara a la pandemia y a la celebración de las Navidades

Ourense 24/11/2020 medicosypacientes.com/ COM Ourense
Carta Abierta “Pandemia y Navidades”
 
Creemos que este año no debemos celebrar las Navidades del modo al que estamos acostumbrados. 
 
Las comidas y cenas –eje central de las fiestas navideñas- de familias, amigos y compañeros de trabajo que no sean convivientes habituales, son una de las actividades de mayor riesgo para la infección por COVID19. Por tanto, no deberíamos realizarlas este año ni planificar su celebración.
 
Por mucho que mejoren las cifras de contagios y hospitalizados en los días/semanas anteriores, el virus seguirá entre nosotros y debemos evitar un nuevo repunte de casos en Enero- Febrero con su correspondiente mortalidad, antes de la llegada y administración de las esperadas vacunas. 
 
Otras actividades -sobre todo las que se realizan al aire libre- como las culturales, las compras, los regalos, la consumición en terrazas… no deberían tener problema en realizarse con las necesarias medidas de protección, si la situación epidemiológica mejora como es deseable y esperable. 
 
Queremos alertar, asimismo, sobre la falsa confianza que puedan generar los test diagnósticos para la COVID19. De todos son conocidas sus limitaciones en la interpretación clínica, pero sobre todo son sólo una “foto fija” que cambia en pocos días. Ni siquiera su realización reiterada y secuencial ofrece seguridad. Sólo hay que observar el alto número de deportistas profesionales que se contagian a pesar de ello. La idea de “soy negativo, puedo ir a esta u otra cena”, es un error claro.
 
Debemos todos transitar con inteligencia y sentido común, durante la parte -esperemos que final- de esta pesadilla. Manteniendo la máxima actividad económica posible, pero sin correr riesgos innecesarios.
 
Por todo ello, merece la pena modificar este año nuestro modelo habitual de Navidad sin poner en peligro la propia salud, la de los seres más queridos y la de nuestros conciudadanos. 
 
Un contagio no es solo una mala noticia para el que lo sufre, lo es también para su entorno familiar y social y para toda la comunidad.