Miércoles, 8 Diciembre 2021

Día Mundial de la Parada Cardíaca, 16 de octubre

El CGCOM y CERCP echan ‘dos manos’ para ayudar a concienciar sobre la parada cardíaca y salvar vidas

Cerca de 3 millones de personas mueren al año por parada cardíaca extrahospitalaria en el mundo, un grave problema de salud pública que se puede prevenir y evitar. Para ello, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) y el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP) unen fuerzas con el objetivo de promover la conciencia y mejorar la respuesta ante una parada cardíaca mediante la educación de los ciudadanos

Madrid 15/10/2021 medicosypacientes.com

Todos los años el día 16 de octubre se celebra en Europa el Día de concienciación ante la Parada Cardíaca, que fue creado en el año 2012 por iniciativa del Parlamento Europeo, una efeméride que desde 2018 se celebra a nivel mundial.

En este año 2021 se enfoca fundamentalmente sobre los supervivientes de una parada cardiaca, haciendo hincapié en campañas para crear la conciencia de que todo el mundo puede aprender a hacer Reanimación Cardiopulmonar (RCP), facilitando los cursos de RCP básica en las escuelas y lugares públicos.

Este problema de salud pública a nivel mundial contabiliza sólo en Europa en el medio extrahospitalario alrededor de 625.000 paradas cardíacas anuales. En España se estiman unas 50.000 paradas cardíacas anuales, de las cuales unas 30.000 serían en medio extrahospitalario y 20.000 en los hospitales, con un número de fallecimientos en torno a unas 45.000 personas.

Aunque sean estimativas, estas cifras constituyen un grave problema de Salud Pública, ya que superan ampliamente las muertes anuales producidas por los accidentes de tráfico o la mortalidad de los diferentes tipos de cánceres más extendidos.

Se conoce que cada minuto de retraso en la atención a la parada cardíaca hace disminuir un 10% las posibilidades de sobrevivir a la misma, de manera que una atención correcta y precoz haría disminuir su mortalidad de manera muy importante.

Existen una serie de hechos que conocemos bien:

  • Sabemos que la supervivencia de muchas víctimas de una parada cardiaca, y que gozan aparentemente de buena salud en el momento de producirse esta, depende de la puesta en marcha precoz de las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar básica y de la desfibrilación semiautomática.
  • Que la intervención con maniobras de RCP dentro de los 3-4 primeros minutos tras una PC puede aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50%.
  • Si fuéramos capaces de conseguir aumentar el porcentaje de personas que aprenden e inician las medidas de RCP tras una PC, se podrían llegar a salvar entre un 15-20% más de vidas en Europa, cada año.

Uno de los objetivos del CERCP es mejorar la respuesta ante una parada cardiaca mediante la educación en materias de RCP de los ciudadanos, considerado como punto clave. 

Este objetivo, compartido con el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), persigue impulsar la enseñanza de todo lo relacionado con la RCP y primeros auxilios, dentro del marco de las profesiones sanitarias, así como de la sociedad civil en general, y muy especialmente en las escuelas e instituciones públicas.

Asimismo, ambas entidades entienden que es necesario seguir incrementando la cobertura de desfibriladores en nuestro país, debiendo aspirar a que haya disponible un DEA en los 3-4 primeros minutos tras una PC. De esta forma lograremos aumentar la supervivencia de la PC y evitar sus posibles secuelas.

Sumándose a la iniciativa del día de la concienciación mundial frente a la parada cardiaca, el Consejo Español de RCP y el CGCOM quieren contribuir a concienciar a todos los ciudadanos de nuestro país para que aprendan las maniobras de RCP básica y utilización del desfibrilador semiautomático (DEA).

Entre los objetivos de este plan formativo destacan: el conocimiento para detectar cuándo alguien requiere asistencia sanitaria urgente; saber cuándo es necesario alertar a los Servicios de Emergencia y qué datos aportar, así como conocer las técnicas básicas y su aplicación práctica a situaciones en la que la vida de una persona puede estar en peligro.