Jueves, 27 Junio 2019

Pleno CGCOM

El CACM advierte de la posible jubilación del 47% de los médicos andaluces en los próximos 10 años

El presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM), Dr. Emilio García de la Torre, presentó ante el pleno del CGCOM del pasado viernes, un análisis de la situación demográfica de la profesión médica en Andalucía, y recordó que el 47% de los médicos andaluces tienen en la actualidad más de 55 años, con lo que es previsible su jubilación en la próxima década

Madrid 18/05/2019 medicosypacientes.com/S.P.
Presidente. del CACM, Dr. Emilio García de la Torre.
Bajo este panorama, el déficit de médicos calculado por el CACM podría ascender a 5.400 especialistas. De ahí, como destacó el Dr. García de la Torre, la necesidad de convocar más plazas MIR para no agravar el déficit existente.
 
Analizó el caso de este año en el que se han convocado en Andalucía 1.351 plazas MIR (20% de las plazas totales en España), lo que, sin embargo, a su juicio, “no será suficiente, pues teniendo en cuenta estas jubilaciones quedarían 1.895 plazas para cubrir cada año, lo que en su caso supondría una falta de 544 plazas MIR por cubrir anualmente”.
 
Por especialidades, destacó, la diferencia de profesionales integrados en ellas, encabezada por Medicina Familiar y Comunitaria con 9.194 médicos frente a otras que no superan los 100 colegiados como Geriatría.
 
A ello se añade que un 20% de médicos han abandonado dicha comunidad autónoma en busca de mejores condiciones laborales, con más de 1.000 traslados registrados en los últimos dos años. Y es que como lamentó el Dr. García de la Torre, “los médicos andaluces somos los que menos emolumentos percibimos en España y los segundos, por detrás, en el conjunto de Europa”, lamentó.
 
En este sentido, informó de la impugnación de la Ley de Presupuestos de Andalucía en cuanto establece “que el salario básico de los Médicos es inferior al que se establece en la Ley de Presupuestos de España y lo consideramos claramente discriminatorio”, según indicó el Dr. García de la Torre.
 
Otro de los datos significativos aportados por el presidente del CACM es el porcentaje de médicos que se dedican exclusivamente al sector privado en Andalucía, que asciende hasta el 43%, solo dos puntos menos que los que se dedican en exclusiva a la pública (45%), mientras el 12% compaginan ambos tipos de asistencia.
 
En este punto, se refirió a otro de los problemas asociados como es el de la exclusividad, que, a su juicio, “debe desaparecer”, lo cual favorecería el flujo de profesionales entre lo público y lo privado y podría paliar, en cierto modo, la escasez de especialistas que se registra en el ámbito público, aunque, como señaló, el déficit también se da en el ámbito privado.
 
Entre los aspectos demográficos el Dr.  García de la Torre demográfico también se refirió a la progresiva feminización de la profesión médica en Andalucía, ya que casi el 50% de los profesionales son mujeres. 
 
Recordó, por otra parte, que las listas de espera registran un número superior al que se había venido difundiendo, superando los 600.000 pacientes.
 
Balance de actividad
 
De la actividad llevada a cabo por el CACM, su presidente destacó algunas de las principales acciones emprendidas, entre ellas, la impugnación del decreto por el que se reabre la Carrera Profesional, respecto al tiempo de los efectos económicos de la misma, ya que, como explicó el Dr. García de la Torre, “consideramos que es arbitrario y contrario a los derechos de los médicos”.
 
Asimismo, fueron impugnados los Protocolos de atención compartida de la demanda aguda no demorable, en defensa de las competencias de la profesión y en defensa de la dignidad de los profesionales médicos y los derechos de los pacientes a ser atendidos por un médico. 
 
La vigilancia de la cobertura y condiciones de las pólizas de aseguramiento de los médicos andaluces, especialmente de la suscrita en el ámbito público es otra de las actuaciones apuntadas por el presidente del CACM. 
 
El presidente del Consejo Andaluz también se refirió al Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) respecto al cual, según indicó, “se han subsanado todos los requerimientos de la Administración referidos al PAIME y se han mejorado los procedimientos con vista al futuro”, asimismo, confirmó la puesta en funcionamiento del Protocolo de Profesionalización del PAIME.
 
El trasvase de la Sanidad Penitenciaria al SAS, la elaboración de un código de conducta de la profesión médica en materia de protección de datos LOPD, la creación de una cátedra del Profesionalismo Médico, así como el inicio de actuaciones para frenar el intrusismo fueron otras de las acciones expuestas por el Dr. García de la Torre.
 
Principales demandas
 
En su intervención también se refirió a los cambios de Gobierno en la Sanidad de Andalucía, bajo la responsabilidad, ahora del nuevo consejero Dr. Jesús Aguirre, al que demandan: una reforma del complemento de exclusividad para todos los médicos; la equiparación salarial respecto al resto de España; un aumento de la plantilla de médicos; contratos de interinización; una mesa de agresiones;  mayor consideración hacia los colegios de médicos; y la desaparición de los Protocolos de Atención Compartida a la demanda aguda no demorable.
 
Asimismo, desde el CACM se demanda que la validación (VPC) y recertificación sea reconocida y respaldada por la administración y en concreto por la Consejería de Salud; como puntuable en las ofertas públicas de empleo, y para otras certificaciones profesionales. Por otra parte, se ha solicitado se cuente con el CACM, en todas aquellas Comisiones o grupos de trabajo donde se desarrollen asuntos de globales de sanidad o que afecten a la profesión o a la población en general.
 
Desde el CACM se insta, además, a un sistema presupuestario finalista (para evitar que las CCAA deriven partidas presupuestarias a otras finalidades distintas a la sanidad), pero debe ser muy flexible, que incorpore sistemas de evaluación y modificación, apoyado por un fuerte sistema de fondo de compensación común, gestionado por el Consejo Interterritorial, para que trasparencia garantice igualdad, cohesión, y sobre todo sirva para evitar que ningún español quede desprotegido sanitariamente.
 
Finalmente, se demanda la elaboración de un Plan Nacional de Salud conformado por el Consejo Interterritorial, que definiera necesidades y objetivos de salud y los fondos precisos para conseguirlos. Este Plan ya estaba previsto en la Ley de Sanidad de 1986.