Jueves, 9 Diciembre 2021

XI Congreso CNPT

Dra. María Rosa Arroyo: “Los profesionales esperamos que la nueva ley del tabaco sea una ayuda real para el manejo de pacientes fumadores”

La Dra. María Rosa Arroyo, vicesecretaria del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), intervino en la mesa sobre 'Actualización de la normativa: la nueva Ley del tabaco y de productos dispensadores de nicotina', celebrada en el marco del XI Congreso de Prevención y Control del Tabaquismo, organizado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y en la que expuso que “los profesionales esperamos que la nueva ley del tabaco sea una ayuda real para el manejo de pacientes fumadores”

Madrid 11/10/2021 medicosypacientes.com

En su intervención, la Dra. Arroyo explicó que, del mismo modo, también esperan que esta ley “evite que se inicien más personas en el consumo de tabaco, no solamente por su salud individual sino por la salud colectiva y por la sostenibilidad y los recursos para combatir la morbi-mortalidad asociada.”

Asimismo, defendió que “la consecución de esos objetivos pasa por que no se pierda lo avanzado en la COVID-19” e insistió “en mantener de forma indefinida y permanente espacios sin humos y sin aerosoles, algo muy reivindicado por las sociedades médicas y civil.

Para la doctora “el tabaquismo es una enfermedad crónica adictiva y por ello necesitamos a corto plazo el apoyo de las autoridades sanitarias para evitar que las nuevas generaciones tengan acceso al tabaco antes de alcanzar la mayoría de edad”.

En esta misma mesa participó también, la subdirectora general de Promoción, Prevención y Calidad del Ministerio de Sanidad, Pilar Campos, quien anunció que el Ministerio de Sanidad consultará, previsiblemente en la segunda quincena de noviembre, a diferentes sociedades científicas especializadas en el tabaquismo en relación al Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025 que el departamento de Carolina Darias está “elaborando” en colaboración con las comunidades autónomas.

Campos explicó que el plan se articula en cuatro “ejes clave”, como son el sanitario, el normativo, la coordinación y la protección del medio ambiente, y subrayó que todas las administraciones implicadas están “avanzando” en ese grupo de trabajo, con la intención de “consultar” con otros actores implicados para “incluir las acciones que se vayan a poner en marcha”.

El objetivo es que el resultado final sea un plan “sentido, consensuado y participado” y, entre sus “metas principales”, se ha fijado reducir la prevalencia del consumo de tabaco y productos relacionados, fomentar el abandono del tabaquismo y el acceso a servicios de ayuda, garantizar espacios sin contaminantes del tabaco y productos relacionados y reducir la huella ecológica, promover la investigación y la monitorización en el control del tabaquismo y potenciar la coordinación y el establecimiento de “alianzas”.

En este punto, defendió que la actual ley “ha servido”, e hizo una valoración “muy positiva de la misma”, asegurando que, “en su momento, fue pionera en eliminar el humo del tabaco en todos los lugares públicos interiores y protegiendo a los fumadores pasivos”, aunque advirtió de que “faltan aún más años para valorar todo el impacto que ha tenido”.

Campos consideró “muy importante y necesaria” la “acción conjunta” para “avanzar” en esta lucha y estimó “fundamental” abordar la publicidad de los nuevos productos del tabaco y la ampliación de los espacios sin humo, por lo que llamó a “seguir reforzando” la actual ley “ayudando a que se cumpla” al tiempo que se “avanza” hacia la nueva normativa.

Por su parte, el presidente del CNPT, Andrés Zamorano, consideró “vergonzoso” que España siga siendo el “'low cost' del precio del tabaco” entre los países de su entorno, y reiteró la urgencia de subir el precio de la cajetilla “como mínimo” a 10 euros, equiparar la fiscalidad de todos los productos del tabaco y los derivados del tabaco, incluidos los susceptibles de liberar nicotina, ampliar los espacios libres de humo, implantar el empaquetado neutro, impulsar campañas de prevención o regular la promoción, patrocinio y publicidad de los productos del tabaco y la nicotina, incluida la que hacen los ‘influencers’ dirigida a los más jóvenes.

La directora de Incidencia Política y Social en la Asociación Española Contra el Cáncer, Ana Fernández, puntualizó que tres de cada diez casos de cáncer “están asociados al tabaco” y que más de 15 tipos de cáncer “tienen relación” con él. “Algunos de los más letales y algunos de los más incapacitantes, con lo cual la carga para la sociedad española es muy importante”, apostilló, para, a continuación, instar a “trabajar por una generación que no fume, a la que protejamos al máximo para que la decisión más fácil para ellos sea no fumar”.

“Probablemente, la ley no es la única solución, pero, desde luego, es una clave muy, muy importante”, aseveró, para, además, urgir a ser “mucho más ambiciosos y valientes para proteger a los menores”, a que la nueva ley cuente con una previsión presupuestaria “sistemática, continuada, anual y a largo plazo, que sea sostenible” y que no deje “ningún resquicio normativo por el que se cuelen los nuevos productos del tabaco”.

En la misma línea, Diego Villalón, cofundador de la Fundación Más que Ideas, emplazó a abordar este “gran problema de salud pública” desde un “enfoque muchísimo más estructural y transformador, desde una vocación más de transformación social y no con medidas parcheadas o aisladas”. “Lo único que espero es que la próxima generación se lleve las manos a la cabeza de por qué sus padres, madres, abuelos y abuelas se llevaron a la boca productos que contenían alquitrán, nicotina, productos químicos, que olían mal y que les parezca increíble”, sentenció, al tiempo que pidió “agilidad” en la aprobación de la actualización de la normativa, que espera que sea “restrictiva” y útil para “desnormalizar” este hábito.