Lunes, 26 Agosto 2019

Comisión Central de Deontología

Dra. Mª Teresa Vidal: “Las médicas hemos empezado a exigir lo que nos corresponde por nuestros méritos profesionales”

La Dra. Mª Teresa Vidal es una de las nuevas incorporaciones a la Comisión Central de Deontología del Consejo  General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM). Propuesta por el Colegio de Médicos de Alicante, es  doctora  en Medicina y Cirugía y especialista en Oftalmología. En esta entrevista concedida a ‘Médicos y Pacientes’ destaca que “cuanto mejores sean los valores éticos adquiridos por los profesionales, menores serán los conflictos deontológicos” y asegura que “las médicas hemos empezado a exigir lo que nos corresponde por nuestros méritos profesionales”

Alicante 19/07/2019 medicosypacientes.com / R. M. Platel
Dra. Mª Teresa Vidal.

La Dra. Mª Teresa Vidal es médico adjunto en el Hospital del Vinalopó de Elche, en la Sección de Polo anterior (córnea y glaucoma) desde 2010 y miembro del comité de deontología del Colegio de Médicos de Alicante desde 2018.

¿Cómo fue su aproximación a la Deontología?

Personalmente siempre he considerado que la Medicina tiene una gran parte científica y técnica pero también una vertiente humanística que es la verdadera esencia de la vocación médica. La tecnología avanza -afortunadamente- de manera imparable, pero no así el lado humano de la relación médico-paciente que va perdiendo la importancia que indudablemente merece. 

La confianza, la intimidad, la empatía y el respeto mutuo, van cediendo frente a la tecnología y la falta de tiempo que impera en nuestras consultas, y personalmente me causa preocupación hacia a donde vamos en este aspecto. Y con el tiempo me doy cuenta que no vale la pena lamentarse. Que lo que hay que hacer es ponerse manos a la obra y colocar de nuevo al hombre y su dignidad como persona en el centro de nuestra amada profesión, y como para todo en la vida, es necesaria la formación. Y así comencé hace unos años estudiando Bioética y Bioderecho siendo Experta Universitaria por la UNED, continué con la Mediación Sanitaria tanto en la UNED como con la OMC, y ahora mismo soy  Máster en Bioética por la Universidad de Murcia. 

¿Con su experiencia qué puede aportar a la Comisión Central de Deontología?

A la experiencia profesional de muchos años en el mundo de la Oftalmología y a la formación en Bioética que tengo y la que aún me queda por adquirir -puesto que esto no tiene fin-, hay que añadir el bagaje personal de la vida de cada uno de nosotros. Y esta “suma” es la que puedo aportar. A ello hay que añadirle ilusión, responsabilidad con mis compañeros y compromiso con la profesión. 

¿Cómo ayuda la bioética a resolver conflictos deontológicos? ¿Cómo se mejoraría la formación en aspectos éticos?

La Deontología crea un conjunto de normas, de deberes y obligaciones que rigen un código ético para todos los que ejercen una misma profesión. En cambio en  la deliberación bioética toman gran preponderancia los valores y principios morales propios de cada uno. Es por esto que cuanto mejores valores éticos sean adquiridos y practicados por los profesionales, menores serán los conflictos deontológicos, y en el caso que existieran mejor serían resueltos.

Esta es la razón por la cual me parece imprescindible mejorar la formación ética de todos los profesionales de la medicina. Y para ello comenzaría su implementación en las facultades, y no como  una mera asignatura teórica sino como una verdadera experiencia práctica y llena del conocimiento al cual se pueden enfrentar los estudiantes a lo largo de su carrera profesional. Conocer  dilemas éticos reales  y saber cómo aproximarse a ellos para darles la mejor solución, puede llegar a ser realmente motivador para las nuevas generaciones.

¿Existe falta de transparencia a la hora de abordar faltas éticas?

Pienso que más que falta de transparencia es falta de conocimiento por parte de los profesionales en cómo proceder  ante las mismas. Los Comités de Deontología están para estudiar estas posibles faltas, cuando le son comunicadas, pero me parece que están infrautilizados por desconocimiento. 

Si mejoramos la formación bioética en las facultades de medicina estoy convencida que nuestros futuros médicos saldrán más conscientes de sus derechos y también de sus obligaciones. 

¿Cómo valora la llegada de tres mujeres a la Comisión Central? 

Muy positivamente. Toda sensibilidad ha de estar representada y parece que ya ha llegado el momento propicio para ello.

Alrededor del 33% de los representantes de las comisiones deontológicas son mujeres ¿por qué cree que es baja esta presencia, a pesar de que la profesión se reparte prácticamente al 50% entre hombre y mujeres?

Todo cambio requiere su tiempo y la profesión médica así lo ha necesitado. Es cierto que las mujeres de mi generación y anteriores han ido rompiendo usos y costumbres de manera gradual y paulatina, pero también sabemos que la Medicina es una profesión que requiere gran dedicación puesto que no solo es el tiempo de trabajo sino el estudio diario al que nos obliga el estar al día. En general diría que a medida que hemos ido ganando independencia, hemos comenzado a exigir lo que en realidad nos corresponde por nuestros méritos profesionales.

El número de mujeres que llegan a la presidencia de las comisiones de deontología baja considerablemente del porcentaje anterior. ¿Qué opina sobre esta situación? ¿Qué pasos han de darse para que aumente?

Desde luego no es cuestión de formación, es más bien de actitud personal. Pero las nuevas generaciones vienen reivindicando la igualdad real, lo que hará que la propia evolución natural convierta a las instituciones médicas en verdaderos reflejos de la profesión. Sin lugar a dudas la feminización de la Medicina es una realidad, por lo que sería deseable que dentro de una década esta pregunta dejara de tener sentido.

¿Qué le parece el borrador de la actualización del Código de Deontología?  

Me parece un acierto. Los nuevos capítulos sobre documentación e historia clínica, seguridad del paciente, tecnología de la información y comunicación, bases de datos sanitarios  e inteligencia artificial son muy bienvenidos.

La tecnología avanza a pasos agigantados y los problemas éticos y deontológicos que de ello se deriva, han de ser regulados según necesidades.