Miércoles, 14 Noviembre 2018

Próximos 16 y 17 de noviembre en Madrid

Dr. Serafín Romero: “La VI Convención pretende tomar el pulso a la Organización y ser altavoz de los principales temas que afectan a la profesión médica”

Bajo el lema “Liderando la Profesión: comprometidos con la sociedad y con los médicos”, la Organización Médica Colegial (OMC) celebrará en Madrid, los próximos 16 y 17 de noviembre la VI Convención de la Profesión Médica. Su presidente, Dr. Serafín Romero, desgrana en esta entrevista concedida a “MedicosyPacientes” el contenido del programa científico de esta nueva edición y sus expectativas sobre la misma, bajo el objetivo de convertirla en un altavoz de los principales temas que afectan a la profesión y a los médicos como la situación de los médicos, la eutanasia y género y profesión

Madrid 31/08/2018 medicosypacientes.com/S.P./T.A.
Presidente de la OMC, Dr. Serafín Romero.

El encuentro, sustentado fundamentalmente, en cuatro módulos, como explica el presidente de la OMC en esta entrevista, constituye un foro de pensamiento para el abordaje estructurado de los temas más relevantes en la esfera sanitaria, profesional, deontología y social. Su programa gira en torno a aspectos como las políticas de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud, la formación y su acreditación en el espacio europeo, género y profesión médica, el profesionalismo en el ejercicio privado, la relación médico-paciente, el continuum formativo y los nuevos desafíos de la comunicación.

El Dr. Romero es de la opinión, por otra parte, de que hay que ir actualizando algunos de estos debates que se han venido realizando a lo largo del tiempo en el seno de la OMC. Es importante, a su juicio, mirar hacia atrás pero con la intención de avanzar hacia el futuro como una muestra más del dinamismo de la Organización.

La profesión médica todavía se resiente de las secuelas provocadas por la pasada crisis vivida en el sistema sanitario. Las políticas de austeridad han conducido a situaciones laborales precarias, con contratos inaceptables, que han hecho perder músculo a la Sanidad española. Es por ello que, como remarca, la Convención pretende ser altavoz de los principales temas que afectan a la profesión médica.

Para el presidente de la OMC, el gran logro cosechado por este encuentro a lo largo de sus casi 10 años de funcionamiento ha sido el de haber conseguido cohesionar a la Organización, plantear la Convención como parte del Plan Estratégico de la propia OMC, así como establecer este encuentro como centro de los posicionamientos de la Organización sobre los grandes temas que afectan a la profesión médica. De ahí, como remarca, la importancia de que a la Convención acuda la mayor cantidad posible de tejido colegial.

-Este año se celebra la VI Convención de la Profesión Médica, su primera como presidente de la OMC ¿Cuál es el hilo conductor de esta nueva cita y cuáles sus expectativas sobre la misma?

-En la VI Convención de la Profesión Médica estamos trabajando con la misma ilusión con la que comenzamos este tipo de encuentros en 2009 y la voy a afrontar con un compromiso y emoción especial al ser la primera en la que participo como presidente de la OMC.

Respecto al hilo conductor, se parte de dos grandes líneas muy ligadas al discurso programático y al plan estratégico de la Organización Médica Colegial planteado por nuestra Comisión Permanente. Una de esas líneas está relacionada con los desequilibrios estructurales en los RR.HH. médicos, que incluye ese gran pacto por los profesionales que venimos reclamando. La segunda gran línea es la de los compromisos y aportación de la profesión y de los médicos a la mejora de la Sanidad y de la Medicina.

-El encuentro es respaldado por toda la estructura médica colegial ¿Cómo valora la participación de los Colegios de Médicos en esta cita bienal?

-La Convención de la Profesión Médica no existiría sin la participación del tejido de toda la Organización. Precisamente, en 2012, decidimos cambiar su denominación de “Congreso” a “Convención” para poder congregar por espacio de dos días a todo el tejido de la Organización Médica Colegial para debatir los principales temas que nos afectan, que han sido priorizados previamente por los propios Colegios de Médicos y que configurarán las principales líneas de actuación de la Organización y sus principales mensajes dirigidos a los médicos y a la sociedad. De ahí la importancia de que a la Convención acuda la mayor cantidad posible de tejido colegial, a pesar de las dificultades que ello genera por diferentes motivos: permisos, costes y desplazamiento, entre otros.

No obstante, nos sentimos satisfechos con la participación que hemos registrado en anteriores Convenciones de más de un 50% del total de la Organización. Ello da fortaleza y credibilidad a este encuentro y le convierte en un potente altavoz de la profesión médica sobre las decisiones que se desprenden en torno a los grandes temas que nos afectan.

-Desde 2009 se llevan analizando los principales temas que preocupan a la profesión médica ¿Qué balance hace de estos encuentros?

-El gran logro cosechado por la Convención ha sido el de haber conseguido cohesionar a la Organización, plantear la Convención como parte del Plan Estratégico de la propia OMC, así como establecer este encuentro como centro de los posicionamientos de la Organización sobre los grandes temas que afectan a la profesión médica.

Si tuviéramos que destacar algunas de las actividades realizadas por la OMC en los últimos años, sin duda, la Convención se encuentra en los primeros puestos. La imagen más impactante que tengo de ella es el cierre, conclusiones y clausura con una ovación de todos los asistentes puestos de pie, fruto del gran giro conceptual y de formato que le dimos y que dio pie a convertirlo en una Convención de la profesión médica para discutir sobre las principales líneas que nos atañen.

-¿Cuáles son los principales temas sobre los que gira la Convención este año?

-La puesta en escena de una nueva Convención trae consigo un análisis de los principales aspectos que afectan a la profesión médica mediante un procedimiento expositivo, una metodología participada y un debate de decisión final muy funcional. El encuentro, sustentado fundamentalmente en cuatro módulos, constituye un foro de pensamiento para el abordaje estructurado de los temas más relevantes en la esfera sanitaria, profesional, deontológica y social.

El contenido de las mesas gira en esta sexta edición en torno a aspectos como las políticas de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud, la formación y su acreditación en el espacio europeo, género y profesión médica, el profesionalismo en el ejercicio privado, la relación médico-paciente, el continuum formativo y los nuevos desafíos de la comunicación. Esta es, a grandes rasgos, la temática que configura el núcleo central del programa científico en esta ocasión.

 A ello se suman otros contenidos de carácter deontológico como la eutanasia y suicidio asistido, además de una nueva sesión sobre las experiencias colegiales que tan buena acogida tuvo en la pasada edición de 2016.

-“Comprometidos con la sociedad y los médicos” se mantiene como lema de la Convención ¿En estos años el compromiso de la OMC sigue siendo el mismo?

-La Organización Médica Colegial tiene un firme compromiso con la sociedad y con los médicos. Resulta difícil encontrar un lema, como el que hemos elaborado, que defina con tanta precisión qué es la Convención de la OMC, de lo que tratamos en ella y las nuevas estrategias que se perfilan.

-Con el cambio de Gobierno, hay debates sociales en los que la OMC tiene mucho que aportar ¿Se abordarán en la convención?

-La Convención siempre va a estar impregnada de los grandes debates de la actualidad. La celebrada en 2010 acogió debates sobre el aborto, la crisis económica y la situación del SNS y de sus recursos humanos, entre otros. Algunos de estos debates vamos a seguir manteniéndolos como, por ejemplo, el de las políticas de RR.HH.

No obstante, soy de la opinión de que hay que ir actualizando algunos de estos debates que hemos realizando a lo largo del tiempo. Si hacemos un cálculo de cuántos miembros de la Asamblea del 2010 permanecen, en la actualidad, en sus cargos resulta que solo se mantienen 24, es decir, en torno a un tercio de los que opinaban sobre algunos temas, a principios de la década, son los que están ahora. Es un dato a tener en cuenta de cara a renovar y actualizar los posicionamientos de la Organización. Un ejemplo de ello es el de la eutanasia y suicidio asistido. Queremos escuchar a toda la organización y resituarnos con respecto al posicionamiento resultante de la Convención de 2010. Es importante que miremos hacia atrás pero con la intención de avanzar hacia el futuro y que algunos de los mensajes que ofrecimos en años anteriores puedan variar en esta Convención. Es una muestra más de que tenemos una Organización viva.

-Tras los recortes durante la crisis ¿el SNS se ha resentido? ¿En qué medida ha afectado a los pacientes y a los profesionales?

-La profesión médica todavía se resiente de las secuelas provocadas por la pasada crisis que también ha afectado al sistema sanitario. Las políticas de austeridad han conducido a situaciones laborales precarias, con contratos inaceptables, que han hecho perder músculo a la Sanidad española. Hay compañeros que han tenido que plantearse otros escenarios de trabajo, no se han valorado suficientemente los esfuerzos que han realizado para seguir manteniendo niveles de calidad aceptables.

También se ha visto afectada la inequidad interterritorial, en función de los presupuestos que cada comunidad autónoma destina. A ello hay que sumar la desactualización de la cartera de servicios.

La crisis también ha influido en la accesibilidad y en la universalidad, y no solo debido al R.D. 16/2012 que el Gobierno actual está en vía de modificar,  sino también en relación al copago farmacéutico que afecta sobre todo a las familias de nivel de renta medio o bajo, con un solo ingreso familiar y con problemas de enfermedad crónica. Universalidad, accesibilidad y equidad, en definitiva, son las parcelas más afectadas.

Se han mantenido unos niveles técnicos importantes, pero el aparataje se va quedando obsoleto, se han incrementado, además, las listas de espera, etc. No obstante, se ha percibido una oleada de solidaridad profesional importante para que, a pesar de las restricciones, nadie quedara atrás.

En definitiva, el sistema ha sido tocado y ahora comienza la etapa de la reconstrucción y la oportunidad para colaborar en ella. Hay que tener en cuenta que el mantenimiento de este modelo sanitario va muy unido al progreso de la profesión médica. De ahí que una de nuestras líneas estratégicas pase por la defensa del SNS basado en la financiación solidaria, accesible y de calidad.

-Precisamente, los desequilibrios estructurales en RR.HH. y el colapso de las políticas de personal en el SNS están afectando a la atención sanitaria ¿Qué puede aportar la OMC a través de esta Convención?

-Las políticas de RR.HH. representan otra de las grandes líneas estratégicas de la profesión médica. En este sentido, el reciente estudio de Demografía Médica de la OMC, presentado el pasado mes de julio, nos va a hacer profundizar en la necesidad de políticas específicas para el personal médico.

Todo ello está incluido en el apartado que hemos dedicado a la política de RR.HH. en el que ahondaremos no solo desde el punto de vista laboral, sino también profesional, ya que consideramos que hay que aprovechar el momento para dar un impulso a esta materia.

-¿Cómo piensan abordar la feminización de la profesión en temas como la conciliación y el acceso a puestos directivos de instituciones sanitarias y de organizaciones profesionales?

-Uno de los grandes debates actuales en el seno de la Organización, de la profesión médica y de la sociedad, en general, es el debate de género al que la profesión médica no es ajena. Para nosotros es muy importante que la política y las estrategias de la Organización se impregnen del debate de género.

Para ello se ha puesto en marcha un Observatorio, además de un grupo de trabajo, que está elaborando un contundente documento de posicionamiento que nos gustaría poder presentar en esta próxima Convención bajo el compromiso de un plan de trabajo que nos permita conocer la situación del género dentro de la profesión médica, el acceso en las mismas condiciones a puestos de trabajo, equiparación de sueldos, y el análisis de porqué las mujeres no ocupan un porcentaje proporcional de cargos de responsabilidad con respecto a los hombres. No se trata sólo de valorar la necesidad sino de mantener una actitud activa y positiva para impregnar el plan de actuación estratégico de género y profesión.

-En el encuentro tampoco faltará un espacio dedicado a los pacientes y su vínculo con los médicos ¿Bajo qué planteamientos discurrirá en esta ocasión?

-Profesión médica y relación médico-paciente son inseparables. No se puede hablar de ejercer de médico sin incluir dicha relación.

Es la primera vez que la incluimos, bajo un objetivo ambicioso como es el de alcanzar que esta relación sea considerada por la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad.

Desde la Organización pensamos que la relación médico-paciente está amenazada por cambios inevitables ligados a los avances tecnológicos y a los nuevos entornos asistenciales. Es por ello que consideramos que ha llegado el momento de priorizar no solo una faceta de lo que nos ha venido preocupando hasta ahora como: seguridad del paciente, información, secreto, etc., sino de impregnar de forma global la relación e incluirla en el debate profesional.

De ahí nuestra intención de que se priorice en todo debate médico, haciéndola extensible a la actividad del Foro de la Profesión Médica, cada uno en su parcela correspondiente, incluida la defensa profesional sindical que debe entender que esta profesión tiene una cualidad diferente a cualquier otro oficio sanitario. No cabe duda de que nuestra defensa de lo laboral está impregnada también de la relación médico-paciente.

-Bajo este escenario la OMC concede, además, los Premios de Reconocimiento a la Trayectoria Profesional que este año alcanzan su IV edición ¿Con qué finalidad se instauraron estas distinciones?

-Nuestra intención fue desde el principio recrear un escenario distinto al de otros premios que se otorgan en el ámbito sanitario basados en las cualidades técnicas, competencias o conocimiento. Por ello, la sustancia de estos galardones está en la palabra “trayectoria”. Valoramos por encima de todo este concepto que es lo que hace sobresalir a los distinguidos.

Consideramos fundamental en estos premios el reconocimiento no solo del curriculum sino también del entorno del profesional. El entorno está priorizado por el propio Colegio de Médicos, su empleador, su equipo o servicio donde ejerce, etc.

Para nosotros era muy importante en el reconocimiento que a estas cualidades se sumara la trayectoria. Esta trayectoria no se limita a su capacidad técnica sino que abarca el enriquecimiento que ha ido adquiriendo a través de diferentes escenarios por los que ha transcurrido su ejercicio profesional.

Hay una parte muy importante de la trayectoria de un médico que es la persona que sufre y necesita de nuestros cuidados. De ahí que estos premios abarquen también el reconocimiento social.

Somos muy poco dados a autorreconocernos y, de alguna forma, de autoagradecernos la dedicación y el trabajo a la profesión médica. Era una asignatura pendiente de la Organización establecer “per se” unos galardones de reconocimiento propio. Afortunadamente, los premios se han ido consolidando, y con ellos damos las gracias a compañeros y compañeras que han desarrollado trayectorias de merecido reconocimiento.

-Para finalizar, ¿qué mensaje le gustaría transmitir desde el altavoz que representa esta Convención para la profesión médica?

-El mensaje final que resaltaría es la vitalidad de la OMC; la ilusión por seguir trabajando a pesar de las dificultades y de que no siempre se puede conseguir lo que todos deseamos; y la responsabilidad y el compromiso con la sociedad y con los médicos que ofrece la Organización.