Domingo, 24 Marzo 2019

Día Nacional Contra las Agresiones

Dr. Rodríguez Vicente: “Las agresiones que comunican los Colegios de Médicos son sólo ‘la punta del iceberg’ del problema”

La Organización Médica Colegial (OMC) conmemora el ‘Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario’ este jueves. El Dr. José María Rodríguez Vicente, secretario general de la OMC y responsable del Observatorio Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario ante la Asamblea General, reconoce en esta entrevista que “las agresiones que comunican los Colegios de Médicos son solo ‘la punta del iceberg’ del problema”, porque hay que añadir las que registran las administraciones sanitarias, Policía Nacional, Policías locales y Guardia Civil, además de las que no se denuncian

Madrid 13/03/2019 medicosypacientes.com / R. M. Platel
Dr. José María Rodríguez Vicente.

El Dr. Rodríguez Vicente subraya que “este tipo de episodios no pueden ser tolerados por los profesionales”, expone la variabilidad de las sentencias que surgen a raíz de las agresiones y se marca como objetivo una ley específica de agresiones al personal sanitario, que integre a los profesionales del ámbito público y privado, como ya recoge la Instrucción 3/2017. 

El secretario general de la OMC, con amplia trayectoria dentro de la corporación, de la que también fue tesorero, recuerda que cuando presidió el Colegio de Médicos de Zamora se personaron como acusación particular ante las agresiones y se consiguió que se condenara al agresor por “amenaza a la autoridad”.

¿Qué balance puede hacer de la evolución de las agresiones desde la creación del Observatorio?

Creo que la evolución del Observatorio desde su comienzo en 2010 ha sido positiva, pues ha servido para sacar a la luz un problema que sabíamos que existía, pero que realmente no teníamos cuantificado, y que quizá no le habíamos dado demasiado importancia por carecer de datos reales hasta que estos nos han hecho ver la realidad que presentan las agresiones en el ejercicio diario de nuestra profesión. 

También hemos de ser conscientes de que los datos que los Colegios de Médicos nos comunican, solo son 'la punta del iceberg' del número de agresiones sufridas por el  personal médico, y que en realidad las agresiones son muchísimas más porque no hemos generado aún la cultura de la denuncia de las mismas, pero  seguimos trabajando para concienciar a la sociedad  y a nuestros representantes políticos de la gravedad del problema, que en realidad es un problema de todos.

Este año ha habido agresiones muy mediáticas por su elevado nivel de violencia, como la de Camarena (Toledo). ¿Percibe que se ha recrudecido la violencia contra los sanitarios?

Efectivamente, parece ser que en nuestra sociedad hay un elevado nivel de violencia en todos los ámbitos de la vida diaria, y de vez en cuando ocurren sucesos dolorosos y no deseados como el que sufrió nuestro compañero. Este tipo de agresiones brutales ni deben ni pueden ser tolerados hoy en día. Por ello no debemos bajar la guardia en nuestra lucha contra las agresiones al personal médico debemos seguir luchando para conseguir que no haya ninguna agresión al personal médico, que está a disposición de los ciudadanos con la intención de procurar su bien, y a veces recibe este trato inmerecido por parte de aquellos a los que pretende ayudar.

¿Hay más concienciación a la hora de denunciar?

Posiblemente el hecho de hacer públicos los datos del Observatorio por parte del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) desde hace unos años ha conseguido concienciar al médico de la lacra que son las agresiones y esté facilitando que estos lo comuniquen cuando sufren una. De todas formas, no suele haber muchas denuncias de las agresiones verbales como son las amenazas y los insultos, agresiones que quedaron tipificadas como delitos leves en la modificación del artículo 550 del Código Penal, lo cual lamentamos.

Recientemente, una sentencia condenaba a prisión al acompañante de una paciente por amenazas a una doctora. ¿Qué valoración hace?

Nosotros solemos hablar de la variabilidad de la práctica médica, y yo personalmente leyendo las diversas sentencias que se nos han comunicado por parte de los Colegios llego a la conclusión de que existe una gran variabilidad en la práctica jurídica pues si bien es cierto que en unas sentencias se llega a condenar a la pena de prisión por amenazas y  en otras  se exonera al acusado totalmente. Es decir, que el insultar o amenazar al personal sanitario puede salir gratis o conllevar la pena de prisión.

¿Los médicos perciben el apoyo de las instituciones y la sociedad ante las agresiones?

Gracias a la labor del CGCOM y de los Colegios con la creación del Observatorio, realizando actividades formativas y de prevención creo que los colegiados/as perciben que estamos cuando realmente nos necesitan. Tampoco debemos olvidar que algunos Colegios cuando han conocido la agresión de algún colegiado se han personado como acusación particular. No puedo dejar de recordar que siendo yo presidente del Colegio de Médicos de Zamora fuimos uno de los primeros que se personaron como acusación particular y se consiguió que se condenara al agresor por “amenaza a la autoridad”.

Por ello la implicación de los presidentes, los secretarios y las Juntas Directivas en general ha sido altamente positiva, apoyando a sus colegiados, poniendo a su disposición las asesorías jurídicas y ofreciéndoles todo tipo de ayudas.

¿Qué se puede destacar de la puesta en marcha del interlocutor policial sanitario?

El equipo del Interlocutor Policial Nacional Sanitario está desarrollando una gran labor pues se han reunido con todos los Interlocutores a nivel provincial, en algunos casos más de dos o tres veces en el escaso tiempo que llevan desarrollando esta labor. También han dado formación a sus compañeros para que estos puedan actuar a nivel local, y ahora se está intentando conseguir que la denuncia pueda ser realizada en el lugar del trabajo para evitar desplazamientos y evitar molestias a los agredidos, que no tendrán que desplazarse a la Comisaría a la salida del trabajo, etc. Si esto se consigue, se favorecerá que se denuncien todo tipo de agresiones rellenando un formulario en el mismo centro y así podremos conocer el número real de agresiones que realmente se producen.

La presencia del interlocutor, ¿puede mejorar la coordinación entre la Administración sanitaria y los Colegios de Médicos en este asunto?

Indudablemente la presencia del Interlocutor Policial Nacional Sanitario ha supuesto una mejor comunicación entre las partes implicadas en el tema de las agresiones al personal sanitario, y nosotros desde el Consejo podemos decir que la coordinación con la Administración Sanitaria ha mejorado y que la creación de esta figura ha sido muy positiva 

¿Cómo valora la formación que se está realizando desde Policía Nacional y Guardia Civil?

Asistimos el día 6 de marzo a la comunicación de los datos que ha realizado el Interlocutor Policial Nacional Sanitario, y, sinceramente, me ha sorprendido lo realizado por ellos en este tiempo que llevan trabajando, pues no olvidemos que la Instrucción es de julio de 2017 y al finalizar 2018 llevaban realizadas 1377 reuniones, y 85 jornadas formativas e informativas a sus compañeros, a personal sanitario en Centros, Hospitales, etc. Todo un récord. 

De lo realizado por la Guardia Civil no tenemos sus datos, pero estoy seguro de que su labor en el medio rural donde ellos se mueven, al igual que la Policía Local, será también encomiable.

¿Qué le parece la app Alertcops como medida para luchar contra las agresiones?

El desarrollo completo de esta app permitiendo la geolocalización, así como la identificación del profesional que solicita la ayuda indudablemente será un paso adelante muy importante en la disminución de todo tipo de violencia, incluida la producida por las agresiones al personal sanitario. Esperemos que haya interoperabilidad entre el Registro de Profesionales del Ministerio de Sanidad y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Ministerio del Interior para que una vez identificados los profesionales la puesta en marcha de los dispositivos sea inmediata.  

El hecho de que también se considere autoridad al facultativo en el ejercicio de la medicina privada, sigue siendo un reto. ¿Qué pasos hay que dar para conseguirlo?

Deberíamos conseguir una ley específica de agresiones al personal sanitario, en la que se integrara a todas las personas que trabajan en la sanidad, bien sea en una institución pública o privada como ya se recoge en la Instrucción  3/2017. 

Esta Ley sería positiva para todos, no solo para el personal sanitario sino para todos los ciudadanos ya que podría ser más disuasoria que punitiva.

¿Qué iniciativas deben desarrollarse desde los Colegios de Médicos para prevenir las agresiones? ¿Y desde los centros y hospitales?

Desde los Colegios de Médicos ya se están tomando medidas, realizando jornadas informativas y preventivas de las agresiones a sanitarios. El mes pasado se realizó una jornada sobre agresiones en el Colegio de Médicos de Sevilla en la que participó nuestro Coordinador Nacional del Observatorio. El presidente y yo asistimos el día 5 de marzo a una jornada sobre agresiones en el Colegio de Médicos de Navarra, el día 7 se celebró una jornada en el de Alicante, y tengo conocimiento de que hay programadas algunas más en algunos Colegios como el de Baleares. 

También tenemos conocimiento de que medidas similares se están realizando en diversos Centros y Hospitales, y que la Consejería de Sanidad de Madrid está inmersa en un programa de prevención y ha creado la figura del Responsable de Seguridad Corporativo, con el que hemos mantenido un primer contacto para diseñar posibles planes de acción dirigidos a disminuir las agresiones en el personal sanitario. Esperemos que el resto de las Consejerías sigan el ejemplo de la de Madrid.

El Consejo está estudiando la posibilidad de poner en marcha un curso sobre las agresiones al personal sanitario, desde su Fundación para la Formación. Dicho curso se realizaría en colaboración con los Interlocutores Nacionales de la Policía y Guardia Civil que sabemos están realizando charlas informativas por todo el país, y también creo debemos implicar todos los agentes que intervienen en la Sanidad (mutuas, aseguradoras, etc.)  pues la disminución de las agresiones al personal sanitario es un problema que nos compete a todos y que la reducción de las mismas es un beneficio para toda la sociedad.