Miércoles, 8 Diciembre 2021

El próximo 25 de octubre a las 18:00

Dr. García Toro: "Hasta un tercio de los profesionales sanitarios sufre algún grado de síndrome de burn-out”

El Dr. Mauro García Toro participará como ponente en el seminario “Factores involucrados en el Burn-out del médico. Posibilidades de prevención y resolución” organizado por la Fundación para la Formación de la OMC y Esteve.

Madrid 13/10/2021 medicosypacientes.com/ Sara Narvaiza
García Toro, doctor en Psiquiatría y profesor titular de la Universidad de las Islas Baleares, participará en el seminario que se celebará el próximo 25 de octubre con una ponencia titulada “Dimensión actual del burn-out en medicina. Alternativas y posibilidades de prevención y tratamiento”. En esta entrevista a Médicos y Pacientes, destaca la importancia de mejorar los recursos humanos e insiste en que el síndrome del burn-out "es reversible, sobre todo si se cuenta con la ayuda adecuada". 
 
¿Qué medidas son necesarias de forma más urgente para revertir la tendencia de los profesionales médicos a sufrir el síndrome del burn-out?
 
Es urgente proveer a las organizaciones sanitarias de los recursos humanos y materiales idóneos para desarrollar su tarea, tanto en el ámbito de atención como en el de la gestión clínica. También planificar en lo posible la demanda asistencial para evitar periodos de saturación y estrés excesivo. Si estos se producen es necesario facilitar la recuperación física y psicológica de los profesionales una vez hayan pasado los picos de sobresfuerzo con suficientes periodos de descanso.
 
¿Cómo se puede fomentar el desarrollo de habilidades emocionales y de competencias para tolerar el miedo, el dolor, la incertidumbre o dar malas noticias?
 
Las organizaciones sanitarias deberían ofrecer actividades formativas de forma continuada con este objetivo. Sería interesante que los profesionales sanitarios que voluntariamente decidieran participar en ellas pudieran hacerlo dentro de su horario laboral, como otra actividad cualquiera de formación continuada.
 
Las universidades, ¿en qué medida pueden formar en habilidades emocionales para ayudar a los futuros médicos y médicas a gestionar situaciones y sentimientos propios de la profesión? 
 
Muchas Facultades de Medicina en España imparten ya asignaturas donde tienen cabida el desarrollo de estas competencias. Por ejemplo, “Comunicación y Salud”, “Mindfulness”, etc., sin embargo, es obvio que podría hacerse mucho más al respecto.
 
¿Cómo se puede ayudar a los profesionales a pedir ayuda cuando se enfrentan a una situación así?
 
Difundiendo que, según la evidencia disponible, hasta un tercio de los profesionales sanitarios sufre algún grado de “síndrome de burn-out”, muchas veces los más voluntariosos y vocacionales, por lo que no tiene sentido avergonzarse por ello. Además conviene insistir en que es reversible, sobre todo si se cuenta con la ayuda adecuada.
 
Cuando un médico o una médica presenta el síndrome del burn-out, ¿cómo debe proceder? ¿Cuáles son las recomendaciones para pedir ayudar y tratar de resolverlo?
 
No demorar la petición para evitar mayores complicaciones, y confiar por ejemplo en las alternativas personalizadas habitualmente ofrecidas por los Colegios de Médicos en este sentido.
 
¿Qué herramientas de prevención pueden utilizar los profesionales para intentar evitar sufrir este síndrome?
 
Suponiendo que ya se han cursado por los conductos adecuados las demandas de mejoras organizacionales que sean pertinentes quedan después un buen número de herramientas personales donde cada profesional debe buscar su camino. Por ejemplo, gestionar lo mejor posible los estresores vitales, laborales y personales, para que no se acumulen demasiado en el tiempo. También evitar el tiempo de trabajo semanal excesivo, ya que más de cuarenta horas aumenta el riesgo para la salud física y mental. Es muy útil finalmente mejorar la resiliencia al estrés a través del autocuidado, cada persona en función de sus necesidades, pero en todo caso procurando mantener actividad física habitual, dieta saludable, descanso y sueño suficiente, cultivo y fomento de las relaciones interpersonales y las aficiones, contacto con la naturaleza, etc.