Sábado, 16 Febrero 2019

Premio Jesús Galán FPSOMC 2018

Dr. García-Junco: "La FPSOMC es una institución ejemplar por su labor altruista y solidaria"

Hoy, el Dr. Miguel García-Junco, ibicenco de 25 años y que, actualmente, hace la residencia en el servicio de Radiología del Hospital La Fe de Valencia, recibirá el Premio Jesús Galán de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) en 2018 por tener el mejor expediente en Grado en Medicina

Madrid 05/02/2019 medicosypacientes.com/ S. Guardón
Dr. Miguel García-Junco. /F: R. T. Diario de Ibiza
En esta entrevista expresa la "alegría" de recibir este reconocimiento a su "esfuerzo", no "solo académico", que "ha tenido que desempeñar para que hoy esté donde estoy".
 
Con 19 matrículas de honor, Miguel García-Junco recibirá hoy el premio en el Hospital Can Misses de Ibiza en un acto que contará con numerosas autoridades y representantes de la Fundación para la Protección Social de la OMC de la que es beneficiario desde los 22 años y que, para él, desempeña una labor "digna de elogio". "La FPSOMC es una institución ejemplar por su labor altruista y solidaria", señala.
 
A su juicio, asegura que ahora como médico y segundo residente ha podido constatar la realidad de que "se necesita un mayor número de médicos en nuestros hospitales" porque "el ratio de facultativos por número de pacientes es irrisorio en comparación al de otros países vecino". 
 
Otro "gran problema" que aprecia "es la falta de educación médica que existe en nuestro entorno". Para él, existe "poca consciencia del uso de las Urgencias, que muchas veces se ven saturadas porque no se realiza un uso responsable de las mismas".
 
-¿Qué significa para usted haber recibido este galardón?
 
Para mí supone una gran alegría haber sido galardonado por esta Fundación, puesto que este premio simboliza en cierta manera el esfuerzo que se ha tenido que desempeñar para que hoy esté donde estoy. No hablo únicamente del esfuerzo académico que he desempeñado, sino del aún mayor esfuerzo que otros han hecho para que esto sea posible. El de mis padres, sobre todo, que son los que más han trabajado para que yo recibiera una educación, en casa y fuera de casa, y para transmitirme unos valores que me han permitido ser quien soy. El de mi hermana, amigos, compañeros y profesores, que han sido un apoyo constante durante toda la formación. Ese esfuerzo es lo que significa para mí este galardón. Mucho más que un buen expediente.
 
 -¿De qué forma le ayudará en su formación?
 
Fundamentalmente supone una dosis de motivación extra de cara a continuar con mi formación vía MIR, haciendo de feedback, porque siempre se agradece tener el apoyo de los demás, y cuando se trata de un galardón así el apoyo se siente más que nunca. 
 
 -¿Cómo se enteró de la existencia de los premios?
 
Lo cierto es que madre no hay más que una, y fue gracias a ella que descubrí la existencia de esta fundación y estos premios. Como en infinidad de ocasiones, su intervención ha sido la clave para que hoy en día haya conseguido este galardón, y es algo que valoro mucho. Al ser también médico está bastante al corriente de noticias relacionadas con el Colegio de Médicos, así como de las fundaciones aledañas, así que no perdió un instante al saber de la existencia de esta convocatoria y me envió información para poder participar. A partir de ahí, y también con su ayuda, pude acreditar todos los méritos para la inscripción.
 
-¿Conoce las ayudas que tienen disponible la Fundación para la Protección Social de la OMC?
 
La verdad es que he echado algunos vistazos a la cuenta de la OMC en twitter, y he podido apreciar su contribución a causas como la lucha contra el cáncer, la integración de personas con discapacidad, o la ayuda a las personas de la tercera edad. Considero que se trata de una institución ejemplar en cuanto a transmisión de valores.
 
-¿Cómo valora la labor que desempeña? 
 
En mi opinión, cualquier colaboración que se haga en favor del prójimo es digna de elogio, así que una fundación que desempeña labores tan altruistas no se merece más que mi aplauso. Son valores que se deberían transmitir más en el día a día, aunque sea mediante pequeños gestos; cada uno en la medida que sus capacidades le permitan, pero siempre con un mensaje de solidaridad.
 
-¿En qué medida considera necesario en los tiempos que corren la existencia de instituciones como esta?
 
Soy de los que piensan que la sociedad está avanzando hacia el egoísmo, y el que existan organizaciones cuyo fin sea el romper este avance es una de las señales de que se puede avanzar por un camino un poco menos pedregoso.
 
 -Esta Fundación se nutre de las aportaciones solidarias de los médicos. ¿Considera a los médicos un colectivo solidario?
 
Bueno, esta pregunta no la puedo contestar de otra forma que con un sí. Los médicos (así como el resto de personal de la sanidad) dedicamos gran cantidad de horas (muchas más de las que podría a imaginarse la gente) en mejorar la vida de nuestros pacientes. Tanto la labor asistencial directa (que es la que se percibe por parte de los pacientes), como la labor de investigación (que a muchos ocupa su tiempo libre, dejando de lado otras aficiones), o el estudio y la actualización constante en un campo como es el sanitario, en constante evolución, son ejemplos del sacrificio que cada uno de los trabajadores de la sanidad realiza para curar, aliviar o ayudar a aquellos que se encuentran afectos de enfermedad, o de promocionar la salud. 
 
Por lo tanto, independientemente de aportaciones o donativos, considero a los médicos un colectivo solidario. En cuanto a estas aportaciones, considero que es algo indiferente del hecho de ser médico. Cada persona destina su dinero (y a veces el que no es suyo) a aquello que quiere, y eso va más ligado a la personalidad de cada uno que a su profesión.
 
-¿Cómo valora el papel de los Colegios de los Médicos actualmente?
 
Los considero una pieza clave en el sistema de funcionamiento de la Medicina hoy en día. Además de proporcionar amparo legal a los colegiados, promueven activamente la formación continuada de los médicos, algo que como he comentado antes es fundamental.
 
 -¿Cómo ve la situación sanitaria actualmente? ¿Y en Ibiza?
 
Considero que el planteamiento del sistema sanitario actual es realmente elogiable, puesto que la sanidad universal es un concepto fantástico, pero creo que, a pesar de no ser pocos, los recursos empleados son insuficientes o están distribuidos de una forma no eficiente. La realidad es que en general se necesita un mayor número de médicos en nuestros hospitales, algo que ya sabía cuándo no era médico, pero que puedo constatar por mí mismo hoy en día.  El ratio de facultativos por número de pacientes es irrisorio en comparación al de otros países vecinos, y esto está reñido con la idea de aportar una Sanidad de calidad a nuestros pacientes. 
 
Otro gran problema que veo es la falta de educación médica que existe en nuestro entorno. Me refiero a, por ejemplo, la poca consciencia que se tiene del uso de las Urgencias, que muchas veces se ven saturadas porque no se realiza un uso responsable de las mismas.
 
En cuanto a la sanidad en Ibiza, creo que la falta de médicos es si cabe más notoria, y lo considero un problema grave a corto-medio plazo, porque es una situación que en la Península es conocida, y por tanto está generalizado el sentimiento de rechazo hacia trabajar en una isla donde la vivienda es cara y el volumen de trabajo es asfixiante.
 
-¿Por qué se decidió a estudiar Medicina?
 
Siempre me consideré un acérrimo de las ciencias, por encima de otras ramas del conocimiento, y aunque las ciencias puras fueron al principio las que más me atraían, finalmente me decanté por la Medicina porque, además de resultarme interesante, sabía que el trabajo de médico era dinámico (al menos, el de los dos médicos que tenía en casa).
Además, el trabajar ayudando a la gente hace que todos los días te sientas útil para los demás, y se trata de un sentimiento muy gratificante. El ver en casa a dos de ellos tan entusiasmados con su labor fue un ejemplo que no pude obviar.
 
-¿Qué planes de futuro tiene ante el actual panorama de la Sanidad?
 
De momento, terminar mi formación MIR, y lo que venga después, ya se verá. No descarto la posibilidad de trabajar en el extranjero si las condiciones de los facultativos en nuestro país empeoran, pero en principio si pudiera ejercer en España estaría bastante satisfecho.