Miércoles, 22 Mayo 2019

Día Nacional Contra Agresiones

Consejos y Colegios de Médicos, todos al unísono contra las agresiones a sanitarios

Consejos Autonómicos y Colegios de Médicos protagonizaron diferentes actos, jornadas, campañas y encuentros con los medios de comunicación para reivindicar su rechazo contra las agresiones a sanitarios bajo el lema “Contra las agresiones a sanitarios, tolerancia cero", y solicitando que se refuercen las medidas preventivas para proteger a los profesionales y al conjunto del sistema sanitario

Madrid 14/03/2019 medicosypacientes.com/S.P.

Los Colegios de Médicos se sumaron a la celebración del Día Nacional Contra las Agresiones en el Ambito Sanitario que nació como iniciativa del Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC), tras el asesinato, en 2009, de la Dra. María Eugenia Moreno, una residente de 34 años, cuando se encontraba trabajando en el centro de salud de Moratalla. (Murcia).

Andalucía
 
El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM) ofreció los principales datos sobre agresiones a médicos en su Comunidad Autónoma en el último año, de los que caben destacar (Almería, 7; Cádiz, 45; Córdoba, 7; Granada, 16; Huelva, 5; Jaén, 3; Málaga, 28; y Sevilla, 13.
 
Asimismo, el CACM presentó una iniciativa a través de una pulsera que refuerza el lema #STOPAGRESIONES A MÉDICOS para fortalecer la unión de todos los médicos andaluces en su lucha contra esta lacra. 
 
El Consejo Andaluz de Colegios de Medicos recordó su disponibilidad para todos los médicos andaluces en la lucha contra este grave problema, ofreciendo todos los medios de los que se disponen.  Recientemente, el CACM solicitó el apoyo del TSJ para la modificación del Código Penal, con el objetivo de que vuelvan a penalizarse (delito leve de atentado) las actitudes de insultos, vejaciones que tanto daño causan a la integridad psíquica del médico. Asimismo, defendió ante el TSJ que sea el acto sanitario el bien jurídico protegido con independencia donde se realice ya sea en ámbito público o privado, agravándose las penas que atenten contra el mismo, debiéndose igualmente promulgar una ley que reconozca la autoridad pública de los médicos en ejercicio de sus funciones, como la que ya existe en otras comunidades autónomas.
 
El Colegio de Médicos de Almería se sumó a la celebración de la jornada e informó de que ha actualizado recientemente el protocolo para que los colegiados sepan cómo actuar tanto ante una situación de amenaza o agresión como frente al supuesto en que la agresión se haya consumado.
 
En la misma Comunidad Autónoma, el Colegio de Médicos de Cádiz recordó la importancia de que los colegiados conozcan y apliquen el protocolo de agresiones que el COMCADIZ ha actualizado recientemente y al mismo tiempo insistir sobre la necesidad de que, de consumarse la agresión física o verbal, el profesional no tienda a minimizar el acto violento del que ha sido víctima y lo denuncie inmediatamente a su Colegio Profesional. 
 
Asimismo desde el Colegio de Médicos se insiste en la importancia de que el médico lleve a cabo una formación específica frente a las agresiones para saber prevenirlas y anticiparse a ellas. En este sentido el COMCADIZ viene programando cursos y realizando campañas dirigidas tanto a los propios colegiados como a la población en general, orientadas a sensibilizar a la sociedad frente a esta lacra. 
 
La corporación gaditana recordó que actualmente está plenamente operativo el Interlocutor Policial Territorial Sanitario en la provincia, destinado a proporcionar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (FCSE) un plan de actuación y mecanismos para la prevención, el seguimiento y una acción homogénea y conjunta con los Colegios de Médicos que permitan aumentar la seguridad del profesional médico frente a agresiones en su centro sanitario.
 
En este día tan señalado la corporación médica gaditana instó a que se refuercen las medidas preventivas para proteger a los profesionales y, con ellos, al conjunto del sistema sanitario, con un tratamiento multidisciplinar del problema. A la vez volvemos a reclamar que todas las agresiones sean consideradas como delito de atentado también en el ámbito de la sanidad privada como ya lo es en el público y que las amenazas, insultos e intimidaciones tengan la consideración de agresión y, por tanto, de delito contra la autoridad.
 
En Huelva, su Colegio de Médicos celebró en su sede una rueda de prensa con motivo de este Día Fueron participes en dicha presentación el Presidente de COM Huelva, Dr. Don Antonio Aguado, la Delegada de Salud en Huelva, Doña Manuela María Caro, estando acompañados por los interlocutores policiales sanitarios de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Durante el encuentro con los medios se expusieron los datos estadísticos correspondientes al ejercicio 2018 en materia de agresiones tanto de Huelva y del resto de España. Además, se difundió el manifiesto de la OMC: "Respetar a los médicos es cuidar de la salud de todos”.
 
Desde el Colegio de Médicos de Málaga, su presidente, Dr. Juan José Sánchez Luque señaló que “realmente no tenemos nada que celebrar. Es muy triste acudir a trabajar y enfrentarte a gritos, insultos y amenazas. Por desgracia se han convertido en algo más habitual de lo que parece”, afirmó.
 
Por su parte, el vicepresidente 1º de la corporación colegial, Dr. José Antonio Ortega, animó a la colegiación a que denuncie pues la mayoría opta por no presentar denuncia. Uno de los motivos, explicaron desde la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos, es que las agresiones verbales y los insultos están despenalizados desde la reforma del Código Penal de 2015. A su favor, dicha reforma incluyó el artículo 550 que tipifica como “delito de atentado” todo aquel que se cometa contra funcionarios de la sanidad. De los 28 médicos que fueron agredidos en 2018, tan sólo la mitad denunciaron. De esos 28, 16 eran mujeres y los 12 restantes, hombres, según datos del Commálaga.
 
El informe de la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos revela otro dato alarmante: el incremento de los procedimientos iniciados a raíz de los insultos y descalificaciones a los médicos a través de las redes sociales.
 
El Commálaga recordó el teléfono de atención urgente de que dispone para casos de agresiones y que está operativo de 8 a 20 horas todos los días del año (incluidos festivos). Al otro lado de la línea telefónica el/a médico/a es atendido/a por uno/a letrado/a de la Asesoría Jurídica. Fuera de ese horario, el Colegio recomienda llamar al 091 donde la asistencia ha mejorado gracias a la creación de los interlocutores policiales sanitarios, que son agentes especializados en este tipo de delitos.
 
Además, editó el año pasado la guía “Respétame. Soy tu médico” en la que da a conocer toda la labor que realiza en su lucha contra las agresiones a sanitario. El Colegio dispone también de un servicio psicológico atendido por el psiquiatra Dr. José Miguel Pena Andreu ya que tras el suceso, la víctima puede padecer un shock postraumático.
 
Por su parte, el Colegio de Médicos de Sevilla (RICOMS) celebró una rueda de prensa para compartir los datos registrados sobre denuncias de facultativos de Sevilla y provincia en 2018. En total, el RICOMS recibió en 2018 13 denuncias, dos menos que en el año anterior, pero con la certeza de que el número real de ataques es mayor, dado que muchas víctimas no recurren al Colegio para registrar la denuncia. Según señaló, todas las agresiones denunciadas se han llevado a cabo en el ámbito público, sin haberse notificado ninguna en el sector privado. 
 
El acto estuvo presidido por el presidente del RICOMS, el Dr. Alfonso Carmona Martínez, y el secretario general, Juan Manuel Contreras Ayala. Además, participaron el presidente del Sindicato Médico de Sevilla, Rafael Ojeda Rivero, y el secretario general del SMS, Nicolás Fernández de la Fuente.
 
“Las agresiones a sanitarios es una de las peores lacras que sufre nuestra profesión. Urgen propuestas concretas desde la Administración para contar con una mayor protección. El facultativo sabe que esta es su casa y que haremos todo lo posible para ayudarle y protegerle; pero lo primero es notificarnos que se ha producido la agresión. No debe haber miedo a dar ese paso”, afirmó el presidente del RICOMS, Dr. Carmona Martínez.
 
Aragón
 
En la comunidad aragonesa, el Colegio de Médicos de Zaragoza (COMZ) junto con otros Colegios sanitarios como el de Enfermería y de Odontología además del Interlocutor Policial Sanitario, se han unido para hacer un llamamiento y concienciar sobre este grave problema que afecta a los profesionales sanitarios. 
 
En una comparecencia conjunta ante los medios de comunicación, la presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concepción Ferrer, el presidente del Colegio de Enfermería de Zaragoza, Juan José Porcar, el presidente del Colegio de Odontólogos de Aragón, Luis Rasal, acompañados por Interlocutor Policial Sanitario, el inspector Esteban Zorrilla, han reivindicado una vez más las demandas de sus organismos colegiales ante esta lacra y han recordado los procedimientos de actuación que deben seguir los sanitarios de la provincia de Zaragoza ante cualquier tipo de agresión. 
 
Para atajar este problema, los Colegios vuelven a solicitar más seguridad en los centros sanitarios. Para ello piden poner agentes de vigilancia en aquellos centros que presenten mayor riesgo así como otras medidas disuasorias como la implantación de cámaras. 
 
Insistieron en la necesidad de que los profesionales sanitarios estén concienciados de la importancia de denunciar una agresión, e hicieron un llamamiento al colectivo para que denuncien aquellos hechos violentos (físicos o verbales) ante la policía y ante sus organizaciones para poder adoptar las medidas necesarias.
 
Igualmente se pide un registro único que incluya toda la información sobre agresiones y además de una reforma legislativa para considerar, entre otras cuestiones, autoridad a los profesionales sanitarios tanto si la agresión se produce en en la sanidad pública como en el privada. 
 
Por otra parte, dieron importancia a que la sociedad esté sensibilizada ante este problema y haya tolerancia cero ante las agresiones de cualquier índole, además de que la Administración Sanitaria dedique recursos económicos y humanos acordes a las necesidades reales del SNS. La saturación de las consultas o los servicios de Urgencia, las listas de esperas, la infradotación de la Atención Primaria afecta directamente en muchas de las conductas violentas que tienen lugar.
 
El Colegio de Médicos de Zaragoza registró cinco agresiones en la provincia de Zaragoza durante el año 2018. Para ayudar a los facultativos ante este tipo de situaciones, el Colegio de Médicos de Zaragoza ha puesto en marcha un teléfono de asistencia para aquellos colegiados que se sientan en peligro o hayan sufrido algún tipo de agresión, tanto verbal como física.
 
Canarias
 
En Canarias, durante el pasado año 2018, el teléfono de asistencia 24 horas del Colegio de Médicos de Las Palmas contra agresiones al médico, 928 360 012, registró 17 agresiones a médicos, de las cuales 1 fue física; verbales, 14; y mixtas 2. Más de la mitad de los profesionales que reciben una agresión son mujeres, esto es el 59%. La edad media de los médicos agredidos es de 45 años y este año, a diferencia del pasado año, se ha registrado mayoritariamente en el ámbito hospitalario, el 64%, mientras que en Atención Primaria el 24%.
 
“Se trata de un dato muy preocupante, no sólo por el número, sino porque en realidad es la punta del iceberg. Sabemos que muchas agresiones finalmente no se denuncian”, comentó Marta León, secretaria general del Colegio de Médicos de Las Palmas.
 
Cantabria
 
El Colegio de Médicos de Cantabria analizó la realidad de las agresiones a personal sanitario y lanzó un mensaje para que los profesionales denuncien. Su secretario general, José Ramón Pallás, recordó que las denuncias registradas en la entidad colegial han subido un 50 por ciento en los dos últimos años: en el 2018 ha habido 18 agresiones  registradas;   en el 17 hubo 12;  y en el 2016 solo  8.  
 
Cantabria es la segunda Comunidad Autónoma con más incidencia de agresiones notificadas, con un total de 154 agresiones registradas por el SCS el año pasado, un 50 por ciento más que en el anterior; que los más agredidos son los médicos y enfermeros (superan entre ambos el 70 por ciento de las agresiones registradas), y sobre todo  los que trabajan en Atención Primaria y en los Servicios de Urgencias (SUAP), que son los que más consultas tienen; y en cuanto al  género de los agredidos, hay muchas más mujeres que hombres, 84 por ciento frente al 16.  
 
El secretario general del Colegio de Médicos insistió en que “hay que denunciar ante una agresión y comunicar al Colegio la situación porque tiene una asesoría especializada y estamos ante un problema muy grave”, un asunto en el que incidió el asesor jurídico del Colegio de Médicos, Jesús Pellón, que también intervino asegurando que “el punto de inflexión para que podamos conseguir la plenitud de lo que conseguimos es la denuncia”.
 
En el encuentro intervinieron los interlocutores policiales sanitarios, la inspectora de la Policía Nacional, Marta Carbajo, y el teniente coronel de la Guardia Civil, Juan Martínez Ros, que dieron consejos a los asistentes sobre cómo actuar ante una agresión, cómo comunicarse con los pacientes para evitarla, y hasta ofrecieron a los asistentes, con dos agentes especializados, las técnicas de autoprotección y de defensa más indicadas ante agresiones en el ámbito sanitario.
 
Castilla-La Mancha
 
Colegios de Médicos de Castilla-La Mancha realizaron diversas actividades con motivo del “Día Nacional contra Agresiones a Sanitarios”, bajo el lema “Respetar al médico, cuidar de todos”, el lazo dorado como símbolo y el hashtag en redes sociales #StopAgresiones. El presidente del Colegio de Médicos, Dr. José Molina, presentó los datos de violencia registrados en 2018 que ascienden a 22 en Castilla-La Mancha y 7 en Ciudad Real.
 
Entre otras acciones, la corporación médica incluyó en las redes sociales y en la web colegial el lazo dorado que simboliza este día al igual que un cartel en la fachada de la sede colegial, y se ha enviado a todos los hospitales y centros de salud de la provincia carteles con el lazo dorado y el lema de esta efemérides, instando a los gerentes y coordinadores médicos a participar en esta campaña.
 
El Dr. Molina hizo hincapié en que “es necesario denunciar en los centros de trabajo, ante las fuerzas de seguridad, por supuesto, en el Colegio de Médicos, pero denunciar siempre cualquier acto de violencia física o verbal. Es la única forma de evidenciar el problema y adoptar las medidas oportunas para erradicarlo”.
 
El problema, según indicó el presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real, requiere un abordaje multidisciplinar y la colaboración de todos los agentes implicados: Los profesionales que trabajan en el entorno de los servicios de salud, las Administraciones públicas (Ministerio de Sanidad, Consejerías de Salud de las Comunidades Autónomas, Ministerio de Justicia, Fiscal General del Estado, Fiscalías y Cuerpos de Seguridad del Estado), la sociedad en general y por supuesto, los medios de comunicación que nos ayudan a difundir el mensaje.
 
Por su parte, el Colegio de Médicos de Guadalajara (ICOMGU) expuso sus datos de agresiones, tres en total. Su presidente, el Dr. Julio D. Cuevas, explicó que “el objetivo es que estas cifras se unifiquen y los médicos denuncien siempre las agresiones en la Policía o la Guardia Civil e informar al ICOMGU. "Sin denuncia, la agresión no existe”, remarcó el presidente.
 
En este sentido, el presidente del ICOMGU insistió en la importancia de trabajar de manera coordinada: “la implantación de la figura del interlocutor policial sanitario ha contribuido a mejorar el flujo de información en materia de agresiones en los hospitales y centros de salud. Los médicos estamos muy agradecidos por su labor”. La concienciación a los profesionales que trabajan en el entorno de los servicios de salud, la cooperación con las Administraciones públicas -Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Ministerio del Interior, Ministerio de Justicia, Consejerías de Salud de las Comunidades Autónomas, Fiscal General del Estado, Fiscalías y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado – y la sensibilización de la sociedad en general ante este grave problema, ha sido de gran ayuda para abordar esta problema que requiere de la unidad de todos.
 
Por su parte, el interlocutor policial de la Policía Nacional, Alfonso Rodríguez Rodríguez, coincidió con el Dr. Cuevas en la necesidad de que los agredidos denuncien. Mientras, el capitán de la Guardia Civil, Antonio Alañón González expuso uno de los casos más llamativos de los últimos tiempos, la agresión a dos médicos y dos enfermeras en El Casar: “además de la agresión de octubre de 2017, el agresor reincidió en abril de 2018, en el mismo horario. Se le volvió a detener y pasó a instancias judiciales”.
 
Castilla y León
 
En Castilla y León se registraron 395 casos de agresión, entre los meses de enero y septiembre de 2018, en los que se vieron afectados 437 trabajadores, de los cuales, 167 fueron médicos, según se informó desde el Colegio de Médicos de Segovia. La corporación segoviana  se sumó a las denuncias de instituciones y personas que, de un modo u otro, han sido víctimas de algún acto de este tipo. Su presidente, Dr. Enrique Guilabert, expresó su “total rechazo a estos comportamientos” y aseguró que lo seguirá haciendo tantas veces y tantos años como haga falta, hasta que entre todos consigamos que se acaben los episodios de violencia en nuestras consultas, centros de salud y hospitales”.
 
Según el doctor Guilabert, lo más importante en estos momentos es que los profesionales de la Sanidad continúen denunciando cualquier agresión, ya sea física o verbal, puesto que en los últimos años “hemos conseguido mejorar el sistema de notificaciones y la interposición de denuncias está siendo más efectiva que nunca, pero es necesario registrar estas agresiones”. 
En la provincia de Segovia, el número de profesionales sanitarios que se vieron involucrados en una veintena de incidentes fue de 22, siendo diez los médicos agredidos, principalmente de Atención Primaria.
 
También se sumó a esta iniciativa el Colegio de Médicos de Zamora que ofreció los datos correspondientes, en consonancia con los ofrecidos por la Organización Médica Colegial.
 
Cataluña
 
Varios Colegios de Médicos de Cataluña se han sumado a la jornada de ayer contra las agresiones. En esta comunidad autónoma, se registraron el pasado año 61 agresiones. El Colegio de Médicos de Lleida colgó una pancarta con un lazo dorado en la fachada de su sede. Este lazo, como recordó la corporación médica, simboliza el posicionamiento de los 52 Colegios de Médicos del Estado de tolerancia cero ante la violencia verbal y física que sufren los médicos y las médicas en los diferentes puestos de trabajo.
 
.El mayor número de agresiones a facultativos se dio a los centros de Atención Primaria y el Hospital Universitario Arnau de Vilanova del ICS, donde en registraron 9 y 5 casos respectivamente. Otros 5 casos se registraron en el Hospital Universitario de Santa María y los CAP de GSS. El resto se produjo a la gerencia territorial de Alt Pirineu-Aran y los Servicios Sociosanitarios (PADES).
 
El COMLL considera prioritaria la lucha contra las agresiones a los profesionales de la Medicina. Por este motivo, ha firmado un contrato con la Fundación Mutual Médica que garantiza a los colegiados y colegiadas una cobertura de 50 € / día y hasta 15 días de baja por incapacidad motivada por una agresión verbal o física. Esta cobertura no implica ningún coste para los profesionales. Además, la Mutual Médica hará una aportación económica al Colegio para cursos de formación y para divulgar los protocolos a seguir ante una actuación violenta.
 
El Colegio de Médicos de Tarragona ofreció datos sobre las agresiones a médicos en 2018 que ascienden a 79, cifra que representa un aumento del 58% respecto a las del año 2017 (50). De éstas, 63 (el 79,75%) han afectado médicas, mientras que en el resto, 16 (el 20,25%) han sido implicados médicos. 73 (92.4%) de las agresiones fueron de carácter verbal y las 6 restantes fueron físicas. Del total de profesionales médicos afectados 7 de ellos eran residentes (6 médicas y un médico).
 
El presidente de la corporación, Dr. Fernando Vizcarro, recordó que "las agresiones a los médicos son consideradas delito penal" y afirma que "hay que aplicar tolerancia cero contra estos hechos". La agresión al profesional sanitario, al igual que la agresión de género es reflejo de la agresividad social existente y la violencia nunca tiene justificación. Además, anima a todos los profesionales a denunciar estos episodios ante la fiscalía y recuerda que recibirán todo el apoyo de la corporación. El doctor Vizcarro señala que si algún profesional quiere participar en un curso de formación sobre cómo afrontar una posible agresión, el Colegio pone a su disposición cursos gratuitos
 
Comunidad Valenciana
 
Los Colegios de Médicos de la Comunidad Valenciana hicieron un balance de las denuncias por agresiones a médicos a lo largo de 2018. En esta Comunidad se registraron 41 denuncias, diez menos que en 2017, de las que 61% fueron a mujeres y 39% a hombres, según el informe del Observatorio de la OMC.
 
El Colegio de Médicos de Alicante (COMA) registró diez denuncias judiciales, siete menos que en 2017. Hay que tener en cuenta que, a diferencia de otros años, que tras la despenalización de las faltas, las resoluciones judiciales son desfavorables a la persecución y sanción de este tipo de conductas.
 
La presidenta del COMA y también del Consejo Autonómico de Colegios de Médicos de la Comunidad Valenciana, Dra. María Isabel Moya, quiso recordar a la sociedad que frente a este tipo de conductas la “tolerancia debe ser cero”. “La profesión sanitaria es una profesión de alto riesgo y las agresiones que podamos sufrir no sólo constituyen un problema para los profesionales, también para las administraciones, la sociedad y los mismos ciudadanos. Hay que cuidar al que cuida, con lo cual el mensaje de tolerancia cero es vital”, afirma la presidenta, quien insta a los médicos a comunicar a su colegio profesional todos los incidentes que sufran. 
 
Otras iniciativas del COMA en estos días han sido la celebración de la ‘I Jornada sobre agresiones a personal sanitario’ y la colocación en todos los centros sanitarios de la provincia de carteles para concienciar a la sociedad informando sobre los artículos jurídicos que protegen a los médicos, y que se encuentran a disposición de cualquier profesional en la sede colegial. 
 
El Colegio de Médicos de Castellón (COMCAS) registró durante el último año 6 agresiones a médicos en la provincia de Castellón, una denuncia más que en 2017 y las mismas que en 2016. En términos de género, las mujeres siguen sufriendo el mayor índice de violencia y padecen 5 de las 6 agresiones denunciadas. Insultos y amenazas verbales han copado la totalidad de las agresiones de 2018 y por especialidades las víctimas fueron tres especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria tres especialistas en Pediatría. Cuatro de las denuncias provienen del ejercicio de la profesión en centros de salud y otras dos de hospitales.
 
Por otra parte,  el COMCAS insistió en su propuesta de crear un registro único de agresiones, una petición que el presidente del Colegio, José María Breva, ya trasladó a la consellera de Sanitat Universal, Ana Barceló, “porque este problema no cesa y es necesario trabajar de forma coordinada para prevenir y erradicar estas acciones” explica. El objetivo es unificar las estadísticas acerca de denuncias por agresiones, físicas o verbales ya que, a día de hoy, pueden ser tramitadas tanto por la Conselleria como por el propio Colegio de Médicos, lo cual facilita a las víctimas el proceso, si bien, a juicio del doctor Breva, “esto no tiene que suponer una dispersión de datos”, y apuesta por “optimizar el trabajo y las campañas de visibilización, como sucede con los accidentes de tráfico o en materia de adicciones, a partir de unos números irrefutables”. El COMCAS ha sido la primera institución en asistir jurídicamente, de manera gratuita a los colegiados víctimas de violencia, pese a los cual reconoce que sigue habiendo una “infradeclaración” de agresiones.
 
El Colegio de Médicos de Castellón, apuesta en esta nueva etapa por firmeza en las sanciones por los atentados contra la autoridad médica y por redoblar esfuerzos en sensibilización social y la reinvención de la relación médico-paciente. El objetivo a corto plazo debe ser, según el doctor Breva “alcanzar las cero agresiones”. 
 
Por su parte, el Colegio de Médicos de Valencia (ICOMV) computó un total de 26 agresiones, de las cuales el 17% de las mismas corresponden a agresiones físicas y el 83% son relativas a insultos o amenazas graves. Estas cifras suponen un aumento del 45% de las agresiones a facultativos desde 2016. El informe realizado por ICOMV concluye que el 77% de las agresiones se han producido en el ámbito de la Atención Primaria. 
 
Además, la entidad colegial destacó, como una de las principales causas de agresión, discrepancias en el diagnóstico y tratamiento ante la patología del paciente. Otros de los motivos de agresión en este ejercicio han sido los relativos al tiempo de espera, el mal funcionamiento del centro o las discrepancias personales, entre otros. Además, en cuanto a las consecuencias, en 16 de las 26 agresiones se presentó denuncia por parte del agredido, y en 3 de los casos, los médicos afectados tuvieron que solicitar la baja médica. Asimismo, se recoge que en 12 de los casos se produjeron agresiones previas.
 
Por otro lado, el informe publicado por el ICOMV detalla que la mayoría de las agresiones se producen en el ejercicio público, computando 25 agresiones en centros públicos y 1 en consultas privadas. Asimismo, destaca en el perfil del profesional agredido el sexo femenino, siendo víctimas las mujeres representando un 61,5% del total de las agresiones registradas.
 
Desde el ICOMV lamentaron que hayan aumentado los casos de agresiones a médicos pese haberse reconocido como autoridad al personal sanitario en ejercicio de sus funciones en la Ley de Salud Valenciana promulgada en 2014. 
 
Del mismo modo, su presidenta, la Dra. Mercedes Hurtado recordó a los facultativos valencianos que tienen a su total disposición los servicios jurídicos de la corporación ofrecerles cobertura jurídica integral y apoyarles ante cualquier agresión sufrida, así como la Oficina de Atención Social para prestar atención psicológica en el caso que fuera requerido. “Es necesario que nuestros colegiados pongan en conocimiento del Colegio cualquier tipo de agresión ya sea verbal, física y de carácter intimidatorio”, manifiesta la Dra. Hurtado, presidenta del ICOMV.
 
Por último, desde el Colegio de Médicos de Valencia instaron a la Administración a potenciar los controles de seguridad e incidir en la educación a la ciudadanía para tratar de revertir la tendencia en el aumento de las agresiones al personal sanitario.