Lunes, 16 Septiembre 2019

Complemento exclusividad

Asturias regulará por ley la renuncia de los médicos a la exclusividad  

El Principado de Asturias regulará por medio de una ley la renuncia del personal facultativo al complemento específico de dedicación exclusiva al sistema público. La Consejería de Sanidad ha decidido trasladar próximamente un texto legislativo a la Junta General del Principado con el objetivo de establecer un nuevo marco de relación de los profesionales con el Servicio de Salud

27/01/2013 medicosypacientes.com

 

Madrid, 28 de enero 2013 (medicosypacientes.com)

El Principado de Asturias regulará por medio de una ley la renuncia del personal facultativo al complemento específico de dedicación exclusiva al sistema público en el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa). La Consejería de Sanidad ha decidido trasladar próximamente un texto legislativo a la Junta General del Principado con el objetivo de establecer un nuevo marco de relación de los profesionales con el Servicio de Salud.

Esta nueva regulación deberá conjugar el cumplimiento estricto de la normativa vigente sobre incompatibilidades con la capacidad del Servicio de Salud de establecer una organización profesional que permita una atención sanitaria eficiente y que mantenga los actuales estándares de calidad de la sanidad asturiana.

La futura regulación concretará en qué supuestos cabe la renuncia a la exclusividad y en cuáles no, y cómo ha de ser la vinculación profesional de los facultativos con la empresa. En este sentido, la norma básica estatal contempla la renuncia como un acto voluntario del facultativo, pero no libérrimo, sino condicionado a las condiciones que pueda fijar la Administración autonómica en su aplicación y desarrollo.

La Consejería de Sanidad entiende que, al igual que ocurre en otros sectores de conocimiento, la dedicación exclusiva afecta al sistema sanitario, a la calidad y organización de su cartera de servicios y a un importante número de los profesionales.

Sanidad considera asimismo que esta reflexión enlaza con el ámbito de las unidades y áreas de gestión clínica, que es un marco adecuado de organización sanitaria de los diferentes dispositivos, permitiendo compatibilizar un óptimo nivel de autonomía profesional con el cumplimiento de los objetivos de salud, eficiencia y calidad esperados.