Domingo, 11 Abril 2021

Advierten del riesgo que encierran algunas acciones gubernamentales para luchar contra la obesidad

01/09/2008

Hay expertos que consideran que hay que hacer frente a este trastorno desde la educación y desde la pedagogía “no desde el código penal”

Madrid, 2 de septiembre 2008 (Redacción/E.P)

Acciones emprendidas por distintos gobiernos con el objetivo de evitar el aumento de la población obesa “pueden hacer más daño del que quieren evitar", según un especialista en trastornos de ansiedad y alimentación.

El psicólogo Ricardo Ros se refiere a algunas en concreto como la de la Government Association de Reino Unido, que propone quitar la custodia a los padres que tengan hijos con sobrepeso, son para Ros propuestas "absurdas". "No es que esté mal luchar contra la obesidad, al contrario, hay que luchar contra ella, pero hay que hacerlo desde la educación, desde la pedagogía, no desde el Código Penal", advierte.

Además, este experto considera que la mayoría de las leyes antiobesidad se basan en "eliminar los síntomas y no en solucionar el origen del problema, por lo que van a hacer más daño del que quieren evitar". A su juicio, la Administración tiene que centrar todos sus esfuerzos en medidas "educativas" que faciliten un "cambio de hábitos".

Educación nutricional

El psicólogo Ros defiende que la alimentación tiene un componente psicológico y recuerda que muchos obesos lo son "como consecuencia de ocultar emociones negativas y tapar vacíos emocionales", del mismo modo trastornos alimenticios, como la anorexia y la bulimia están relacionados con emociones ajenas a la comida.

"La educación nutricional debe ir más allá de una dieta equilibrada, ejercicio, composición de alimentos, etc. Debe enseñar a comer para alimentarse, a no comer de una manera emocional", explica. Asimismo, considera necesario luchar contra creencias como que no hay que dejar nada en el plato o hay que comer tres platos y postre.